Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Relatos históricos de la Patagonia
Popper, el magnífico

Sus padres, los esposos Hanna y Neftalí Popper, no imaginaron siquiera, que el destino llevaría a su hijo Julio, a la lejana Patagonia, donde crearía un efímero imperio.

 

Nació en Bucarest, capital de Rumania, en 1857. Estudió ingeniería en minas, en París, y desembarcó en Buenos Aires justo cuando la "fiebre del oro" había irrumpido en la ciudad.

Se introduce rápidamente en la sociedad porteña... Esgrimiendo sus conocimientos sobre minería y su carismática personalidad, pronto organiza su primera exploración patagónica. Parte de Montevideo en diciembre de 1886, transportando los elementos y animales necesarios. Le acompañan otro ingeniero en minas, Julio Carlsson, técnicos y peones, 18 personas en total, que incluyen una guardia armada y uniformada.

Desembarca en Punta Arenas, y lo hace a lo grande! su guardia personal saluda con honores al gobernador de Magallanes, y toda la población se asombra ante el enorme campamento. Consigue transporte para cruzar el estrecho, hasta Porvenir, y desde allí, explora minuciosamente, hasta alcanzar el Atlántico. Este avance incluye enfrentamientos con los onas, de los cuales han perdurado testimonios fotográficos.

Descubre oro en San Sebastián, y rápidamente retorna a Buenos Aires dando cuenta de su aventura, nada menos que en el Instituto Geográfico Argentino, donde exhibe fotografías de "belicosos" indios fueguinos y relata sus descubrimientos. Es tan grande su éxito, que de inmediato funda la empresa "Lavaderos de Oro del Sud" realizando una asamblea. Sus accionistas son, entre otros, Bernardo de Irigoyen, José M. Ramos Mejía y Emilio Lamarca.

Instala su lavadero de oro en El Páramo, el norte de la bahía San Sebastián, sobre la costa atlántica de la isla Grande. Se construyen instalaciones de envergadura, como el edificio para el personal administrativo realzado con una torre que mira con sus troneras a los cuatro puntos cardinales; una gran casa con capacidad para ochenta cuchetas; almacén, depósito, cocina, y el lavadero propiamente dicho con todos sus anexos. Para el lavado de las arenas auríferas, se instalaron cuatro aparatos invención del propio Popper, que pronto comenzaron a rendir medio kilogramo de oro cada día.

La noticia cundió rápidamente, y comenzaron a llegar oreros procedentes de Punta Arenas... lo que no le gustó nada. Viajó a Buenos Aires en procura de garantías, logrando la creación de la primera comisaría de San Sebastián, y la designación de su propio hermano Máximo como Comisario, con 12 gendarmes a sus órdenes.

Pero cuando llega de regreso... encuentra a El Páramo totalmente abandonado. Toda su gente había partido llevándose 24 kilogramos de oro! Popper los recupera, pues persigue a los prófugos a bordo del mismo barco que lo trajo, el "Toro", que posee un cañón.

Se reanudan las labores, extendiéndose a otros arroyos fueguinos, como el Beta, el Cullen y el Carmen Sylva. Como todo está bajo control, Popper adquiere una embarcación, la "María López", y se dedica a lo que más le gusta: explorar. Reconoce el estrecho Le Maire, la bahía Aguirre y las islas Picton y Nueva.

De vuelta a El Páramo, se encuentra con que un grupo de oreros ajenos a su empresa, se ha instalado en cercanías del arroyo Beta; los que expulsa a tiros. Este hecho provocó un gran revuelo en Punta Arenas. El 9 de agosto de 1888 se produjo una manifestación pública en la plaza de la ciudad, donde la población pedía "la cabeza" de Popper. A todo esto, ya el acuerdo de 1881 había establecido claramente los límites territoriales, y lo de Popper estaba sin duda alguna, en territorio argentino. Los mineros, sintiéndose respaldados por la opinión pública, volvieron a la carga, destruyendo las instalaciones del arroyo Carmen Sylva. Un amanecer de enero del año 1889, Popper ataca otra vez, en lo que se recuerda como "el combate del arroyo Beta". El triunfo de Popper se debió más a su ingenio que a su poderío militar: lanzó en primera fila a caballos montados por muñecos! mientras los oreros malgastaban municiones contra estos "jinetes", Popper se deslizó a la retaguardia apoderándose de los caballos de su enemigo.
Estos éxitos bélicos, le brindan a Popper un prestigio irreal. A partir de la batalla del Arroyo Beta, no hubo quien le disputara su dominio fueguino.

Se permite algunas licencias: no sólo dispone de guardia propia, uniformada y armada; tiene monedas propias acuñadas en oro, cinco series de 200 de 5 gramos cada una y 1.000 de 1 gramo y, en 1891 imprime sus propias estampillas de 10 centavos que llevaban la inicial de su apellido por lo que, obviamente, tendrá problemas con las legítimas autoridades locales.

En 1891 Popper patenta bajo el Nº 830 su célebre "máquina cosechadora de oro" que, según él, es capaz de lavar 75 toneladas de arena por día extrayendo el 99,6% del oro que contenga.

Se enfrenta con el gobernador Félix Paz desde el mismo momento que se hizo cargo de la gobernación del territorio, cuya sede era Ushuaia. Paz concede permisos de cateo a oreros chilenos, lo que lógicamente le granjea el odio inmediato de Popper. El rumano se instala en la bahía Slogget amparándose en la autorización que le concediera el Poder Ejecutivo Nacional, pero el gobierno del territorio lo considera una intrusión y dispone arrestos.

En Buenos Aires, Popper se desquita publicando todo tipo de denuncias en los diarios porteños, a comienzos de 1890. Paz se siente agraviado, y lo demanda judicialmente por calumnias e injurias. Pero Popper goza de enorme prestigio social y fama intelectual. Publica no menos de 20 cartas en el diario La Prensa, de las que emana su espíritu cáustico, dominante y valiente. O mejor diríamos temerario? Recorre la puna jujeña buscando los yacimientos de oro de los incas. En "El Diario" publica seis artículos sobre su visita a Humahuaca, los indios y el oro de la Puna.

Es reiteradamente invitado a dictar conferencias en el seno del paquetísimo Instituto Geográfico Argentino. En su segunda conferencia, presenta un mapa de los límites internacionales en Tierra del Fuego. En esta oportunidad, canta loas a la noble raza fueguina, contradiciendo la imagen de onas belicosos que pintara en 1887. Ya acepta también que la ganadería ovina será pronto mejor negocio que la extracción de oro. Para trasladarse por zonas fueguinas, Popper generalmente recurre a la goleta "Julieta", propiedad de Gente Grande, o a la "Toro" facilitada por el gobernador de Magallanes, ambas naves de bandera chilena. El mapa limítrofe por él trazado, resultó uno de los más valiosos para la tesis argentina en el canal de Beagle.

Finalmente, el gobernador Paz es destituido. Lo reemplaza frente a la gobernación el doctor Mario Cornero, quien no tiene mejor suerte que su antecesor: Popper lo agrede de inmediato!

Popper presenta ante el Congreso un proyecto de colonización para los indígenas. El Gobierno nacional concede al rumano 80.000 hás. en Tierra del Fuego para ejecutar el proyecto que es informado favorablemente por Nicasio Oroño. Popper entregaría lotes de 100 hectáreas cada uno a 250 familias indias, es decir que 55.000 hectáreas le quedarían para él. Se compromete a construir viviendas, capillas, proveer alimentos y hacerse cargo de la subdivisión. Estima en 2.000 a los indios fueguinos.

Se disuelve, finalmente, la Compañía Lavaderos de Oro de Popper, a quien los restantes socios transfieren sus respectivos derechos. Popper está inscripto en la Logia Docente de la poderosa masonería criolla, cuyo presidente es Vicente Fidel López y entre otros, integrada por Miguel Sorondo, José y Ezequiel Ramos Mejía, Lucio Vicente López, Bernardo de Irigoyen, Hipólito Yrigoyen, Leandro Alem y Roque Sáenz Peña.

¡Pero tiene más ideas! Solicita 375.000 hectáreas fueguinas para radicar 100 familias europeas y 40.000 ovejas, ofreciendo ejecutar varias obras, como el balizamiento del río Grande, un muelle en San Sebastián, un faro, 100 kilómetros de carreteras, viviendas para las 100 familias y desde luego, la subdivisión. Proyecta facilitar la navegación del estrecho de Magallanes mediante remolcadores; otro para llevar la red telegráfica desde Viedma hasta el cabo Vírgenes y desde el cabo Espíritu Santo hasta el estrecho Le Maire.

Asegura haber extraído en Tierra del Fuego 600.000 gramos de oro. Existen registros oficiales en Buenos Aires y Punta Arenas, de la no despreciable cantidad de 265.000 gramos.

No puede con el genio, y realiza una serie de denuncias contra el gobernador Cornero, desacreditando sus informes y acusándolo de hostilizar su empresa. A todo esto, Cornero ha expresado su oposición a la concesión de 357.000 hectáreas a favor de Popper, en desacuerdo con la entrega de "toda la tierra poblable" a una sola persona. Cornero acusa a Popper de fraude al fisco mediante la emisión propia de estampillas. A su vez Popper desprestigia al gobernador en las más altas esferas políticas, donde tiene muchísimas relaciones. Popper descalifica el proyecto de presidio en Ushuaia presentado por Cornero, recomendando su ubicación en la isla de los Estados. Propone la unión institucional de los territorios de Santa Cruz y Tierra del Fuego en una gobernación única. Para examinar la conducta del gobernador, la Nación comisiona a Carlos Beccar quien respalda a Cornero, pero Popper continúa su campaña de instigación y hasta gana una demanda de Cornero por injurias.

El sucesor de Félix Paz frente a la gobernación de Tierra del Fuego, Mario Cornero, es finalmente relevado del cargo en 1893. Popper tiene totalmente seducidas a las autoridades porteñas.

Otro proyecto de Popper: la fundación de una ciudad marítima y pesquera fueguina que se llamaría Atlanta, como oposición al poderío comercial de Punta Arenas.

El 6 de junio fallece repentinamente en su casa de Tucumán 373, en Buenos Aires, a los 36 años de edad. Lucio Vicente López pronuncia un sentido discurso durante el sepelio. Su féretro es inicialmente inhumado en el mausoleo de la familia Ayerza; más adelante, al ser trasladado a otro sitio de La Recoleta, se corren rumores que el sarcófago ha desaparecido. El Instituto Geográfico Argentino dicta una Resolución autorizando el traslado (y el gasto que ocasione) del cadáver de Popper a Tierra del Fuego, pero nunca se concreta. Al cierre de su sucesión, las deudas superaban ampliamente a los bienes. Desde su arribo al país hasta su muerte, han transcurrido solamente 8 años! Si la muerte no hubiese truncado esta joven vida, indudablemente Popper hubiese tenido más éxito que Tounens y gobernaría un reino patagónico.

En Bucarest, Rumania, en transcurso del año 1947, una hermana de Julio Popper es asesinada. Sus asaltantes creen que conserva pepitas de oro.

por Raine Golab

Fuente: "Julio Popper, el dictador fueguino", por Armando Braun Menéndez, en Revista Argentina Austral.



Categorías

Buscador



 
residencia de Popper en Buenos Aires, donde falleció
residencia de Popper en Buenos Aires, donde falleció