Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Relatos históricos de la Patagonia
Navegando los rápidos

Para trazar “la línea de las más altas cumbres que divida las aguas” determinada por Chile y Argentina como límite internacional, ambos países debieron conformar distintas comisiones exploradoras.

 

El trabajo contra reloj de estas comisiones no fue realizado por uno ó dos hombres, sino por un gran número de técnicos, siendo desde el propio Moreno hasta el más humilde peón, protagonistas de hazañas increíbles.

Esta es apenas una anécdota vivida por uno de ellos: don Emilio Frey. En 1898 la comisión a su cargo construyó dos botes a remo en la cabecera del lago Futalaufquen, en el actual Parque Nacional Los Alerces. Corría la segunda quincena de abril.... ya otoño avanzado en esta región. Ya iniciada la travesía, Frey acampó en la desembocadura del lago Krüger sin dejar de notar la abundancia de pejerreyes. Navegando aguas abajo del río cuando todavía existían los lagos originales en la zona, se encontraron con unos rápidos. Los peones originarios de Chiloé que lo acompañaban, aconsejaron probar la bajada puesto que el río venía muy cargado. Frey decidió que el primer intento lo hiciese uno solo de los botes, donde iría él mismo con tres experimentados remeros chilotes.

Una ola provocada por los rápidos despidió a don Emilio del bote, quien milagrosamente alcanzó la orilla. Lanzó al segundo bote con remos recogidos y a favor de la corriente en auxilio de los tripulantes del primer bote. Los demás continuaron avanzando por la orilla hasta encontrar a uno dado vuelta y vacío, y al segundo bote hecho astillas. Es paradójico, pero estos tres chilenos fueron los mártires en la gesta por mantener la soberanía argentina sobre toda la región.

Ya a media ración puesto que los víveres se habían perdido en el naufragio, el grupo continuó su penoso avance con el calzado destrozado, la ropa en jirones, y para sobrevivir apenas un poco de té y avena arrollada. Frey despachó a un joven italiano quien cruzó el cordón Situación con la misión de llevar aviso a Martín Underwood, de la Colonia 16 de Octubre, en procura de socorro.

Bordeando el lago Situación, dos de los hombres se desplomaron y eligieron permanecer en el lugar. Los demás continuaron la terrible travesía, hasta avistar alborozados la curva del río Grande; alcanzaron el punto donde ondeaba una banderita a manera de señal, pero para su desencanto, sólo encontraron un bote, pero dentro de una lata había un mensaje indicándoles la huella a seguir. Finalmente, extenuados y al borde de la inanición, llegaron al campamento de rescate, donde manos previsoras ya tenían el asado casi listo. Repuestas las energías, y habiéndose quitado las cientas de espinas que tenía clavadas, Frey destacó de inmediato una partida en busca de los dos hombres que quedaron atrás, mientras los vecinos de la colonia se arrimaban a saludar a los expedicionarios.

En enero del año siguiente, Frey regresó en busca de su teodolito y demás instrumental que debió abandonar en cercanías de los rápidos. Con este objetivo, nuevamente en la cabecera del lago Futalaufquen construía una chatita, cuando observó que cruzando el lago venían tres hombres en un bote. Grande fue su sorpresa, pues sabía que desde El Bolsón hasta ese punto no había poblador alguno.

 

En el bote llegaba el Dr. Pablo Krüger, que al servicio de Chile venía también relevando la zona. Krüger había partido desde el Pacífico, bordeado el lago chileno Yelcho y remontado el río Grande. Además, había hallado el instrumental de Frey.

El Ing. Emilio Frey dedicó ocho años de su vida (durante los cuales protagonizó muchas hazañas más) a explorar la zona cordillerana. No se amilanó, puesto que ya retirado aceptó acompañar a Bailey Willis que recorrió la norpatagonia entre 1911 y 1914. La luna de miel de Frey transcurrió en una carpa levantada cerca de San Antonio Oeste donde no existía agua potable.

En 1939, ya creado el Parque Nacional Los Alerces, llegó al lago Futalaufquen Diego Neill que después de navegar el lago Menéndez llegando al lago Cisne, se propuso llegar a Cholila. Todavía el único acceso al lago era una huella de catangos, pero la escuela de la villa ya contaba con 60 alumnos. Con un bote de 6 metros y un motor marino de 15 caballos, cruzó el lago Futalaufquen, remontó el río Arrayanes, atravesó el lago Verde, navegó el río Rivadavia y el lago homónimo, continuó por el río Carrileufú llegando al lago Cholila donde desagua el río Tigre. El mismo recorrido que había concretado Frey tantos años antes, con la salvedad que Neill lo hizo en contra de la corriente, 120 Kms. en 14 horas de navegación.

El magnífico escenario de la gesta de Frey y los lagos naturales Situación, Uno, Dos y Tres se encuentra hoy bajo las aguas de un único lago artificial, el "Amutuy Quimey" (Belleza Perdida). Los rápidos originales tenían un caudal muchísimo mayor del que se aprecia en la foto que acompaña a esta nota. La empresa privada propietaria de la presa ha instalado un portón electrónico que acciona a discreción limitando a argentinos y turistas el tránsito sobre la ruta y el acceso al Parque Nacional Los Alerces. ¿Don Emilio Frey descansará en paz?

por Raine Golab

Fuente: "Donde nace el Futalaufquen" por Diego Neill en revista Argentina Austral.



Categorías

Buscador



 
donde el río Corinto desagua en el Futaleufú
donde el río Corinto desagua en el Futaleufú
ocasionales rápidos del Futaleufú en la actualidad
ocasionales rápidos del Futaleufú en la actualidad
lago Amutui Quimey, Parque Nacional Los Alerces
lago Amutui Quimey, Parque Nacional Los Alerces