Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Relatos históricos de la Patagonia
Los destinos de Jemmy Button

Este relato lleva título, solamente para diferenciarlo de los demás. Es que cuesta determinar a qué o a quién adjudicarle el mayor protagonismo...

 

Corre el año 1825. Como España monopoliza la cartografía existente de muchas regiones del globo, Inglaterra resuelve realizar la propia. Para tal fin, el capitán Philip Parker King, comandando la "Beagle" y Pringle Stockes a cargo del "Adventure" vienen a explorar costas, islas, canales y bahías.

King y Stockes, buscando una salida al Pacífico, bautizan el canal "Beagle" en honor a su barco insignia. Pringle Stockes se suicida a bordo, y es sepultado en Puerto Hambre. King solicita se designe en su reemplazo al Teniente Skyring, pero el Almirante Ottway otorga el comando al joven Robert FitzRoy. Puerto Hambre queda al sur de Punta Arenas. Fue bautizado así por Cavendish (ver relato titulado "La increíble y triste historia de Pedro Sarmiento de Gamboa" en este mismo sitio) pero en la actualidad se llama Fuerte Bulnes.

Estando Roberto FitzRoy frente a la isla Navarino, su contramaestre, Murray, desembarca en cabo Desolación. Durante la noche, su bote desaparece, debiendo construir con ramas una suerte de canoa, que más que embarcación semeja una canasta, para poder regresar a la Beagle. Era febrero de 1830.

Se dispone la búsqueda de la embarcación ballenera, tarea que insume muchos días. Se toman algunos indios como rehenes, muchos escapan. Pero al final de la búsqueda, quedan cuatro fueguinos a bordo, que el capitán FitzRoy decide llevarse a Inglaterra.

Estos cuatro, fueron los primeros indígenas -yaganes- fueguinos en Europa.

Un hombre robusto y hosco de alrededor de 26 años, llamado York Minster, porque así
habían bautizado los ingleses a una roca cercana al sitio donde lo capturaron.

A otro, de unos 20 años, le llamaron Boat Memory porque no recordaba donde estaba la ballenera robada, aunque en su canoa se hallaron algunas botellas de cerveza.

Una niña de unos 9 años, apodada Fuegia Basket por los marineros porque algunos regresaron a la "Beagle" flotando sobre una estructura de ramas revestidas con lienzo, que parecía una gran canasta.

Un niño que se conoció como Jemmy Button, porque FitzRoy pagó por él con botones.

La idea del capitán es que, si estos indios residen algunos años en el seno de la "civilización", a su regreso transferirán a sus familiares lo aprendido, resultando en un gran avance para esta inculta gente. A bordo, fueron provistos de ropas, ya que los de su raza vivían totalmente desnudos. A lo largo del viaje, todos parecían muy contentos con su suerte.

Al llegar a Inglaterra, son vacunados por segunda vez, pues FitzRoy es conciente de la vulnerabilidad de los nativos a las enfermedades de los blancos. Los lleva a vivir en una casa de campo, donde espera que también el aire libre y el aislamiento resultarán una protección. No obstante las precauciones, en noviembre de 1830 Boat Memory presenta síntomas de viruela. Recibe la mejor atención, en el hospital real de Plymoth donde el Dr. Armstrong le prodiga amorosos cuidados, pero fallece igualmente.

Después de esta pérdida, el capitán confía a los tres restantes a una Sociedad Misionera, haciéndose cargo de los gastos de manutención y educación de "sus" indios, que permanecen en Walthamstow hasta octubre de 1831. Durante este período, reciben incontables obsequios de los misioneros y hasta de ocasionales visitantes. Se les enseña el idioma inglés, las verdades del Cristianismo, y el manejo de herramientas básicas. Durante el verano, son invitados a la corte de Saint James por Sus Majestades. La Reina Adelaida obsequia a la pequeña Fuegia con uno de sus propios sombreros, uno de sus anillos y algo de dinero.

FitzRoy ya quiere regresar a la Patagonia y devolver a los tres yaganes a su terruño; el Almirantazgo dice que ya no existe interés, de modo que contrata un barco, el "John of London" para venirse por las suyas. Finalmente, le asignan el mando del "Chanticleer", que al no resultar apto, es reemplazado por la "Beagle" que ha sido sometida a modificaciones, y tiene ahora 242 toneladas. Se le encomienda continuar la labor cartográfica iniciada en la expedición anterior. A estos fines, compra 22 cronómetros para confirmar las mediciones longitudinales de la tierra. En octubre, embarcan sus 3 indios. Los botes deben hacer varios viajes a la costa para transportar tantos regalos, ropas, libros, herramientas, víveres, que les regalaron durante su permanencia en Inglaterra.

Cuando FitzRoy reclama un naturalista para la expedición, el empleo es otorgado a un jovencito apellidado Darwin.

Charles Robert Darwin nació en Shrewsbury en 1809 y falleció en 1882. Autor del famoso "El origen de las especies por la selección natural" y la polémica "Expresión de las emociones en el hombre y en los animales", quería seguir el derrotero de su inmediato antecesor Alcides d'Orbigny. Darwin era un aristócrata que estudió medicina sin terminar la carrera, y luego pretendió ser clérigo sin mayor interés en la religión. De estudiante tenía inclinación hacia las ciencias naturales. Darwin sufrió terribles mareos a bordo, por lo que desembarcaba a la menor oportunidad: he hecho, pasó la mayor parte del viaje en tierra firme.

El otro personaje de la expedición es Richard Matthews, clérigo catequista, joven y entusiasta, cuya misión será predicar a los indios.

La "Beagle" zarpa el 27 de diciembre, esta vez solita, pues no se autoriza un segundo barco para esta expedición.

Robert FitzRoy tiene 26 años de edad, Charles Darwin 22. Toda la tripulación seleccionada por el capitán es muy joven. Son 74 personas a bordo, los oficiales tienen todos alrededor de los 20 años, hay tripulantes de apenas 14. En todo el viaje -que duró cinco años- 25 hombres desertaron, 38 fueron expulsados y se propinaron 611 azotes de castigo. El 1er. oficial, John Wickham ya había participado del primer viaje de la "Beagle", será su capitán en el tercero, y llegará a ser Gobernador de Queensland, Australia. El 2do. oficial, Sulivan, botánico amateur, finalizado este viaje explora costas africanas y se radica por un tiempo en Malvinas con su familia. El cirujano Benjamin Bynoe participa del tercer viaje de la "Beagle" hacia Australia, donde escribe la primera descripción del nacimiento de los marsupiales. Philip Gidley King, de 14 años de edad, hijo del capitán del primer viaje, también es de la partida; el pequeño acompañó a su padre a los mares del sur cuando apenas tenía 9 años. De los jóvenes oficiales de la "Beagle", 5 llegaron a almirante y a varios cargos relevantes. Sin ninguna duda, FitzRoy eligió una tripulación talentosa.

El "artista" es Conrad Martens, que se incorpora recién en la escala de Montevideo. Su función es documentar el viaje, en tiempos que no existía todavía la cámara fotográfica. (Dos de sus dibujos ilustran este relato).

El 17 de febrero de 1832, la "Beagle" cruza el Ecuador, desarrollándose a bordo la habitual gran parranda. El 4 de marzo, Darwin, Wickham y Sulivan, se atreven a desembarcar en Brasil para callejear en pleno carnaval, en Bahía.

El primer año de la expedición se va con los trabajos de cartografía a lo largo de la costa atlántica de América. En Carmen de Patagones FitzRoy alquila a Jaime Harris dos embarcaciones menores: "Paz" de 15 toneladas, en la cual embarcan Stoke y Roberts, y "Liebre" de 9 toneladas, en la que viajan Wickham y Harris. Mientras la "Beagle" continúa al sur, estas dos sumacas reconocen las cosas a las cuales la nave mayor no puede acceder debido a su calado.

La "Beagle" pasa de largo el estrecho de Magallanes para detenerse frente a la Tierra del Fuego, a la altura del cabo Peñas. En el primer desembarco, a mediados de diciembre de 1832, FitzRoy se encuentra con los onas (sus yaganes le piden que les dispare insistiendo que son "Onas, hombres malos"). Continúa alrededor del Cabo de Hornos buscando el extremo occidental del canal. Al fin encuentra familias yaganas, el eco de sus gritos retumba entre el espeso bosque, pero como no se producen reacciones particulares, FitzRoy elige una playa accesible de la isla Navarino para desembarcar a sus indios, en Wulaia, sobre el estrecho de Murray. Aquí se construyen 3 chozas techadas y se desembarcan, junto con los indios, todos los regalos que recibieron en Europa. Esta tarea demanda 5 días y Matthews, que para eso había venido, también se queda y procede a casar a Fuegia con York, cuando ella no tendría más de 12 años.

FitzRoy parte para efectuar una breve exploración del canal, y a los 9 días regresa, encontrando al pobre clérigo histérico: le habían robado todo y dejado solo, así que embarca nuevamente. A Jemmy en dos oportunidades le ofrecen seguir viaje también, las dos veces se niega, de modo que parten nomás.

En enero del 33, Darwin y FitzRoy recorren los canales fueguinos en embarcaciones descubiertas, llegando a alejarse hasta a 200 Kms. de la "Beagle" durante 21 días.

En las Malvinas (ocupadas por los ingleses desde el 3 de enero), FitzRoy compra al legendario lobero William Low su goleta "Unicorn" y lo rebautiza "Adventure". El nuevo barco, de 170 toneladas, es enviado a Maldonado, a cargo de Chaffers, para su reacondicionamiento. Darwin aprovecha para explorar la isla oriental acompañado por dos gauchos argentinos, quienes le hacen conocer el asado con cuero.

En agosto, la "Beagle" está frente a la desembocadura del río Negro; FitzRoy estima en 2.000 los habitantes del Fuerte del Carmen. De ellos, 500 son negros.

Darwin, acompañado por Jaime Harris (quien participó en el combate del 7 de marzo de 1827 contra Brasil), hace a pie la travesía hasta Bahía Blanca. De pasada, permanece dos días con el general Rosas en su campamento de Fortín Mercedes, a orillas del Colorado. Días después, la "Beagle" ancla frente a Bahía Blanca y luego se dirige a Buenos Aires; Darwin opta por hacer también este trayecto por tierra, y de Sierra de la Ventana, cerca de Punta Alta, se lleva unos cuantos dinosaurios fósiles. A su paso por territorio bonaerense, deja constancia de la forma de obtener buenos perros pastores: de cachorros se los hace mamar de las mismas ovejas, y luego se los castra.

Wickham parte hacia Maldonado para asumir el comando de la "Adventure".

FitzRoy está nuevamente al sur de Tierra del Fuego. Vuelve en busca de Jemmy encontrándolo, después de casi un año, otra vez desnudo y semiagazapado, sucio y hambriento. Le cuenta que una noche York y Fuegia se fueron llevándose todo, incluyendo su parte de los regalos. Una vez más le ofrecen seguir viaje con ellos, y se niega. Una jovencita yagana desnuda lo esperaba... había echado raíces.

La expedición opta por Puerto Deseado para pasar la Navidad, donde la tripulación de los dos barcos celebra en tierra.

En enero de 1834, FitzRoy desembarca algo al norte de San Julián. Luego se entrevista, en bahía Gregorio, con toda la gente de María, cacique principal de los tehuelches, realizándose toda suerte de trueques. Los tehuelches ofrecen cueros de guanaco, plumas de ñandú, y lo que más piden a cambio son armas de fuego y tabaco, antes que cuchillos o hachas. En febrero, la "Beagle" ancla nuevamente en Puerto Hambre mientras la "Adventure" se dirige a Malvinas, donde Low, que seguía de mala racha, resuelve finalmente incorporarse a la expedición; sus servicios son muy apreciados pues tiene unos 30 años de experiencia navegando los intricados canales fueguinos.

FitzRoy y Darwin remontan 47 leguas el río Santa Cruz hasta las llanuras de la Desilusión. Sin saberlo, habían estado a sólo 7 leguas del lago Argentino. El pobre Darwin, que caminó media Patagonia, se quedó sin haber visto ni sospechado la existencia del grandioso glaciar Perito Moreno. Retornan a la costa, después de 18 días de exploración terrestre hacia el oeste. El 18 de mayo desembarcan en Cabo Vírgenes.

En diciembre de 1934, la "Beagle" ancla en Puerto Low, en las islas Guaytecas, después de pasar por Chiloé, Valparaíso y Concepción, donde es vendida la "Adventure".

FitzRoy se encuentra en enero del 35 en Ancud, donde permanece unas semanas, y vuelve a navegar hacia el norte. Visita en Valdivia el fuerte Corral construido por holandeses en 1643, luego ampliado y mejorado por España y ahora en ruinas, igual que el fuerte de Niebla.

Darwin recorre vía terrestre la isla grande de Chiloé cuya población estima en 42.000 habitantes, y anota que tres volcanes se encuentran en actividad incluyendo el Osorno que está vomitando humo, registrando el hecho que los volcanes Osorno y Aconcagua hicieron erupción la misma noche del 19 de enero de 1836 (el Aconcagua es un cerro, no un volcán). La "Beagle" finalmente ancla en Talcahuano, justo para el gran terremoto del 20 de febrero. Desde Santiago, Darwin cruza la cordillera de los Andes por Portillos llegando a Mendoza, y regresando por Uspallata, 17 años después que lo hiciera San Martín. Luego, la expedición pone proa a las Galápagos (aquí fue donde Darwin tuvo su éxtasis y concibió la teoría que comenzó a elucubrar en Tierra del Fuego y que revolucionó la ciencia mundial), siguiendo después hacia Australia.

Jemmy, que había tenido el poco frecuente honor de haber sido invitado a la corte británica, que había cruzado dos veces el Atlántico a bordo de la "Beagle" amparado por FitzRoy, que había convivido con un sabio de la talla de Darwin, que había recibido instrucción en Inglaterra, que había dormido sobre mullidas camas entre sábanas de hilo, volvió a establecer su hogar a bordo de una canoa, a vivir desnudo, a recuperar su nombre indígena y a perderse entre los misteriosos archipiélagos fueguinos, casi mimetizado con la salvaje naturaleza de una de las regiones más inclementes del globo. Durante años, no volvió a saberse de él.

¿Los tres yaganes fueron olvidados? Alguien los recordaba a diario... especialmente a Jemmy.

Desde la trágica muerte del pastor Allen Gardiner en Tierra del Fuego (ver relato titulado "El intrépido Allen Gardiner" en este mismo sitio), su sucesor frente a la Misión, el reverendo Despard, estaba empeñado en continuar la obra del mártir. Gardiner había concebido la idea de una suerte de misión ambulante-flotante, que recorrería las costas predicando a los indios. Durante estos años, continuó la recaudación y se comenzó la construcción de un barco propio. Jemmy era la clave de todo el asunto, pues Despard confiaba en que resultaría el nexo entre los misioneros y los demás yaganes, tal como había imaginado el propio FitzRoy cuando se lo llevó a Inglaterra.

En 1854 queda lista la "Allen Gardiner", buena goleta de 2 mástiles. Es cargada en el puerto de Bristol. El reverendo Despard ha elegido la Isla de Keppel (Vigía), un territorio deshabitado de 2.500 hás., en una bahía al norte de la Malvina Occidental, lejos de la capital malvinera, para establecer la base de operaciones. El mando de la nave es confiado al capitán William Parker Snow. En este viaje inicial, Snow transportará al grupo avanzado integrado, por Garland Phillips, un médico de apellido Ellis, un carpintero y un albañil. Despard no participa de este primer viaje; prefiere quedarse hasta consolidar la Misión Patagónica.

El "Allen Gardiner" zarpa al fin, en octubre de 1857 (primer barco construido específicamente para prestar servicios en esta región), llegando a Puerto Stanley al cabo de 3 meses. Las Malvinas están a cargo del gobernador británico Rennie, a quien no le gusta nada la Misión Patagónica ni la empresa que se propone realizar. Snow se dirige a la isla Keppel donde descarga todos los suministros. Phillips y Ellis se quedan allí solos. Snow hace lo que le ordenaron: dirigirse al canal de Beagle en busca de Jemmy. Arriba a Spaniard Harbor, donde con su esposa rinde homenaje al desaparecido pastor Gardiner. Después navega hacia la isla Picton. El nombre de Jemmy, retumba desde el bosque, regresa de cada ladera, multiplicado por el eco... al fin, se presentan los primeros indios.

Encuentra a Jemmy en una maraña de islitas cerca de la Isla Hoste; otra vez está sucio y encorvado, semiagazapado como todos los yaganes. Snow le invita a ir a las Malvinas o regresar a Inglaterra, pero Jemmy no quiere, así que el capitán regresa a Keppel.

A bordo del "Hydaspes" finalmente llega el propio reverendo George Pakenham Despard con su esposa, trayendo más suministros; todo y todos son trasladados a Keppel. Despard no puede creer que Jemmy no haya querido ir, y culpa a Snow de no haber sido convincente. Como además Snow considera una locura trasladar 30 vacas salvajes sobre la cubierta, es despedido y reemplazado por el capitán Robert Fell.

Despard envía a Allen Weare Gardiner, hijo del mártir, en busca de Jemmy; lo encuentra, y esta vez simplemente acepta trasladarse a la misión. El 16 de junio, el "Gardiner" pone rumbo a Malvinas con Jemmy a bordo, junto con su esposa y 3 niños, dispuesto a quedarse 6 meses. Esta vez Jemmy holgazanea, no ve ventaja alguna en aprender lo que los misioneros insisten en enseñarle, aunque comprende la importancia de conocer el idioma inglés. A la inversa, ningún inglés aprende el idioma yagán, salvo uno... que se introduce en el círculo familiar de Jemmy: es un hijo adoptivo de Despard, un niño de 13 ó 14 años: Thomas Bridges, quien asimila rápidamente el lenguaje indio y muy pronto es el intérprete reconocido.

Despard se harta de las veleidades de Jemmy. Lo lleva de vuelta a su lugar de origen, donde intercede para que otros 9 yaganes, que conforman 3 familias, entre ellos uno de sus hijos a quien llaman Billy Button, sean trasladados a Keppel. En este mismo viaje, Despard reconoce la zona eligiendo como localización para la futura misión, el lugar ya conocido como Wulaia, al oeste de la isla Navarino, sobre el canal de Murray, al sur de la Tierra del Fuego. Despard vuelve a Keppel donde retiene por 10 meses al segundo grupo de yaganes.

Ya estamos en 1859. Al mando de la nueva expedición organizada para construir la base de la misión se designa a Phillips, y al capitán Fell a cargo de la nave con más 7 tripulantes, entre ellos carpinteros. Entre la partida de Keppel, el paso por Stanley y el arribo a la isla Navarino, se produce una situación conflictiva debido a que los yaganes que son llevados de vuelta, se apropian de algunas cosas y los revisan para recuperarlas. Por esto están muy disgustados, y al llegar, Jemmy los defiende y se enoja aún más porque no le llevaron regalos. No obstante, se descargan los materiales y se inicia la construcción en el sitio indicado por Despard. Resulta complicado porque los indios revolotean intentando apoderarse hasta de los clavos, ocasionando crecientes molestias. Así que los constructores deben cuidar sus materiales, herramientas, y estar, además, atentos a sus armas. Garland Phillips diseña una bandera roja, con una cruz y en letras blancas dice "Tierra del Fuego", y la iza.

Llega el domingo 6 de noviembre en Wulaia. Conforme a las instrucciones del reverendo Despard, la misión debía ser inaugurada con un servicio dominical amistoso. Así que Phillips y los demás desembarcan desarmados, sólo llevan una Biblia. A bordo queda únicamente el cocinero Coles. Los nativos, muchos de los cuales hablaban algo de inglés, habían tenido contacto con la civilización y habían sido bautizados, atacan y masacran a todos. Alfred Coles resulta el único sobreviviente y testigo. Del susto, huye en un bote; deambula solo por el bosque unas semanas hasta que lo encuentra una familia indígena que lo desnuda y lo afeita rudamente, pero le permite quedarse.

Pasa el tiempo, y en Keppel estan preocupados. Por fin, Despard embarca en el "Perseverance" y se dirige a Puerto Stanley, donde tampoco tienen noticias. Busca al capitán Smiley, un norteamericano de Rhode Island, quien dispone de dos barcos. Para molestar a los británicos, su primer oficial es argentino: el joven Luis Piedra Buena. Smiley con su barco "Nancy" y una tripulación de 6 hombres, parte de inmediato directamente a Wulaia donde encuentra al "Allen Gardiner" a la deriva y obviamente saqueado. Ni un indio a la vista, así que se trasladan a tierra y aparece Coles, desnudo y lleno de forúnculos. También aparece Jemmy, muy sonriente; como Coles lo acusa de haber participado en la masacre, se lo llevan.

De la indagatoria realizada por el gobernador Moore no quedan claras la versión de Coles ni la responsabilidad de Jemmy. Igualmente, Despard se apaga; con esta historia se desmorona totalmente y renuncia a la Misión Patagónica. Había puesto todas sus esperanzas en Jemmy. Antes de irse, permite a su hijo adoptivo, Thomas Bridges, decidir su propio camino, y Thomas se queda.

Smiley vuelve a navegar con la "Nancy", ahora para recuperar la "Gardiner", y de paso se lleva a Jemmy de vuelta. Encuentra al otro barco tal cual. Jemmy había dicho que había sepultado a las víctimas de la masacre, pero a pesar de recorrer bastante, no se encuentran las sepulturas. Smiley deja a Jemmy otra vez allí, en la isla Navarino, pero cuando regresa a bordo, encuentra a Okokko con su familia rogando ser admitidos en Keppel.

El reverendo Despard es reemplazado por Stirling, quien asume la Misión Patagónica con un fervoroso ímpetu.

La casa de la misión en Keppel es llamada "Sullivan House". A la llegada de Stirling en 1863, ya están aquí William Bartlett con su esposa e hijos y Thomas Bridges, hijo adoptivo del reverendo Despard. También Okokko y su familia. Hay, además, 8 caballos, 83 vacas, 200 ovejas, 40 cabras, gansos y conejos. En la isla Keppel conviven residentes ingleses (los Stirling y los Bartlett), un suizo (el misionero Rau), dos alemanes (Schmidt y Hunziker), con indios yaganes (los Okokko, también un hijo de Jemmy Button) y tehuelches (Platero e hijos). Rau se dedica a enseñar a los jóvenes indios, la señora Stirling imparte clases de costura a las mujeres. Okokko y su mujer Ganela enseñan su idioma al joven Bridges.

Al año siguiente, Jemmy Button muere a una edad estimada de 47 años, durante una epidemia que reduce a la mitad a la población yagana. Los cazadores de focas dejaron una enfermedad parecida al sarampión frente a la cual los yaganes no tenían inmunidad alguna.

La pérdida de Jemmy no amilana a Stirling ni a Bridges. El joven Thomas abraza la causa misionera y, una vez ordenado y casado, se radica en Ushuaia, donde el pastor Stirling se había instalado durante seis meses, durante el año 1868, conviviendo con los indios, y viviendo para contarlo.

Para 1871, las cosas se han estabilizado.

En 1869 Stirling es ordenado obispo.

Al año siguiente llega a Ushuaia Eleonora Britten de Lewis, con su esposo Santiago y 2 niños pequeños; el menor nacido en Keppel, se llama Frank Ushuaia Lewis. También llega Guillermo Bartlett. Eleonora es la primera mujer blanca aquí. Vuelve Thomas Bridges, ahora, con su esposa Mary Varder y su hija María, de 9 meses, nacida en Malvinas. Se había encontrado con Stirling en Montevideo. Bridges se instala en Ushuaia, teniendo 28 años de edad, compartiendo la casa con los Lewis.

Este asentamiento se realiza cuando todavía no se sabe a cual país pertenecerá su ubicación; recién una década después se determinará que esta zona pertenece a la Argentina. Bridges no habla español, pero sí el idioma yagán. En cuanto se formalizan los límites internacionales, Thomas adopta la ciudadanía argentina; por otra parte, coincidía con su amigo Francisco Moreno en las pautas para la delimitación. Thomas Bridges realizó el único diccionario inglés-yagán, de alrededor de 30.000 expresiones, más 500 términos aush. Además, tradujo al yagán los Evangelios según San Lucas y San Juan y los Hechos de los Apóstoles. Como Stirling y los Lewis se van, los Bridges son la primera familia que se radica efectivamente en Tierra del Fuego, y los segundos son los Lawrence: descendientes de ambas familias aún viven en la isla grande.

El 5 marzo, durante una estada de Stirling, ya obispo, éste realiza 36 bautismos y 7 casamientos en Ushuaia. Un nieto de Jemmy es bautizado en la ocasión como Roberto FitzRoy Button. Esta ceremonia múltiple da inicio a un registro (el primero de las personas) que se conserva en el Museo de esa ciudad austral.

Un par de años más tarde, visita a Bridges en Ushuaia, nada menos que Fuegia Basket. Tiene más de 50 años y un esposo de 18, costumbre habitual entre los yaganes. Todavía habla algo de inglés.

Se estiman en 6.000 los aborígenes en toda la Patagonia. Bridges calcula que quedan 3.000 fueguinos en 1880.

Thomas Bridges vuelve a ver a Fuegia cerca de la isla London. Está muy anciana y enferma, temiendo que sus parientes la estrangularan. A partir de la misión de Bridges en Ushuaia, se llevan ovejas a la isla Navarino, se establecen rutinas para esquilar y algunos yaganes aprenden a hacerlo, otros a cultivar, otros hasta son tripulantes de barcos.

Bridges efectúa un censo de yaganes en 1884: quedan 1.000 de los cuales 273 son varones, 314 mujeres y 413 son niños.

En 1907, cuando en la gran misión fueguina de La Candelaria quedan unos 800 onas, la misión de Ushuaia cierra por falta de yaganes. Poco después, los salesianos abandonan su misión de la isla Dawson, trasladando a La Candelaria a los últimos nativos que allí tenían: 4 hombres, 12 mujeres, 2 varoncitos y 3 nenas.

Según el pastor Lawrence, para 1913 quedan 300 onas, 100 yaganes y 5 indígenas haush.

La Candelaria tenía, hacia 1930, solamente 30 indios internos.

En 1966, la Nación dispuso un censo de indígenas puros. En la Tierra del Fuego, según este censo, viven sólo 8 nativos puros, de los cuales dos son yaganes: Agustín y Norberto Clemente.

-0-0-0-

Este relato debería llamarse "destinos Cruzados", pero... no hubo una romántica película de Hollywood titulada así?

Pueden tomarse como protagonistas a dos ó tres embarcaciones que unieron distintas historias de vidas y muertes, la Beagle, la Nancy, la Allen Gardiner.

Si Pringle Stockes no se hubiese suicidado, FitzRoy no hubiese obtenido un mando. En tal caso, ningún yagán hubiese sido llevado a Inglaterra, ni se hubiese enunciado la Teoría de la Evolución de las Especies.

Si tanta gente bien intencionada no hubiese atiborrado de regalos a Jemmy, Fuegia y York, los yaganes de Tierra del Fuego no hubiesen desarrollado esa ansiedad por poseer cosas que desencadenó la masacre de Wulaia.

Si el intrépido Allen Gardiner no se hubiese empeñado en misionar en la Tierra del Fuego, tampoco Despard se hubiese obsesionado con Jemmy y la Misión Patagónica se habría disuelto.

Entonces, no habría venido Stirling, el primero en convivir con yaganes en su propio medio, ni se habría radicado Bridges en Ushuaia.

Siéntase libre el lector, de titular este relato como su imaginación le sugiera.

Por Raine Golab

Fuentes:
* "A Narrative of the Voyage of H.M.S. Beagle", por Robert FitzRoy. The Folio Society, 1977
* "The Voyage of the Beagle", por Charles Darwin. The great writers library, 1987
* "Tres hombres a bordo del Beagle", por Richard Lee Marks. Javier Vergara, 1994



Categorías

Buscador



 
Jemmy Button
Jemmy Button
Jemmy Button
Jemmy Button
York Minster
York Minster
Fuegia Basket
Fuegia Basket
Robert FitzRoy
Robert FitzRoy
Charles Darwin
Charles Darwin
La
La "Beagle" en el estrecho, grabado de Conrad Martens