Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
P.N. Los Alerces, Marzo de 2008

Con el pasar de los días y retornada la calma, los vecinos de la Ciudad de Esquel, prudentemente nos aventuramos a transitar la zona y a simple vista pudimos observar los estragos del incendio, laderas completas arrasadas producto del fuego.

 

Semanas más tarde de sofocado el incendio forestal, visitamos la zona del río Arrayanes, observando en el camino y producto de la sequía, arroyos y ríos con escasa cantidad de agua transcurriendo por los rocosos lechos de piedras desnudas.

Con el equipo de pesca en busca del encuentro con el salmónido que nos permitiese sentir la agradable adrenalina que el pique genera en todos esos casos, caminamos aguas arriba desde el camping del río Arrayanes, ubicando a poco de andar, una lengua de piedras, que desde hace algún tiempo genera una importante corredera en la orilla de enfrente, cruzando un sector de agua medio estancada, pude finalmente intentar colocar una ninfa en la junta del agua que corría fuerte, con el remanso que producía la islita de piedra antes mencionada.

Coincidió en ese momento la presencia de una pareja de jóvenes turistas, que momentos antes llegara al lugar, dispuestos a tomar fotografías retrataron la secuencia que muestro en esta nota y que gentilmente después de mostrarme en el visor de su cámara digital, me enviaran por correo electrónico. Agradezco enormemente a Carolina y Carlos, su amable gesto.

La hermosa arco iris que tomó al primer y único intento de esa tarde la pequeña ninfa, luchó por desprenderse mostrando su muy buen estado de salud, sus brillantes colores resplandecieron sobre el increíble paisaje que daba marco a la emocionante captura.

Minutos más tarde, tras la devolución del pez a las aguas, el visitante coronó la secuencia fotografiando la bocanada del inofensivo humo del cigarrillo que nos recuerda el frágil equilibrio de las personas y su medio ambiente.

La temporada ha continuado sin demasiadas variantes, sigue seco, con límpidos cielos, algo de viento y con una marcada baja en las temperaturas durante las mañanas, la naturaleza hará su trabajo y con el tiempo volverá a cubrir de verde las grises laderas de los bosques quemados, las lluvias y nieves refrescarán las aguas y repondrán el oxigeno de los agotados estuarios, preparando todo para un nuevo encuentro.

Horacio Galván



Categorías

Buscador