Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Lisas con mosca

Si luego de mi experiencia en pescar lisas con carnada, me preguntaban que opinaba de pescarlas con mosca, sin dudarlo diría "casi imposible".

 

Lo he intentado un par de veces, con resultado absolutamente negativo. Si de mis carnadas las muy astutas se burlaban, de mis moscas ni hablar. Siempre lo intente con moscas pequeñas (ninfas) y diminutos plumeritos de marabou rojo. Todo era para mi improvisación pura en la materia y lo único que lograba eran frustraciones.

Pero como dijo alguien, en cuestiones de pesca, no hay nada absoluto, y queda demostrado en mis últimas experiencias.

La ciudad donde vivo, (Azul, en la Provincia de Buenos Aires) esta dividida por un arroyo de vertientes naturales, que nace en las sierras del sistema de Tandilia, bien poblado de dentudos, bagres, carpas, mojarras y tarariras. Hasta ahora las lisas que remontaban sus aguas, llegaban hasta aproximadamente a 20 km. de la ciudad (aguas abajo), pero como consecuencia de la limpieza y dragado del cauce, en estos últimos días, las hemos recibido con agrado en pleno centro de la ciudad. Las corridas características y los borbollones en la superficie delataban una importante cantidad de lisas, ante el asombro de los muchos pescadores que a diario se dan cita para despuntar el vicio en el Callvú Leovú (aguas azules) que así es como se llama nuestro arroyo.

Hace unos días, me encuentro con mi amigo, y maestro en lo que a pesca con mosca se refiere, Fabio Guzmán, y me comenta que había sacado cinco lisas, casi en pleno centro de Azul, y CON MOSCA. Era mucho para mí, no lo podía creer. Habiendo observado que se hallaban comiendo en superficie, pequeños trozos de verdín, que eran arrastrados por la corriente, Fabio me comenta que pone una Wooly Bugger en anzuelo # 10 color negra , efectúa un lanzamiento a través de la suave corriente, y luego de poco mas de un metro de deriva, la Guly desaparece bajo un borbollón, clava y comienza la lucha, luego de unos minutos, una lisa de aproximadamente 800 gramos, se deja arrimar a la orilla, desprende la mosca de la parte superior de la boca, y la devuelve. Esa tarde fueron cuatro más las capturas. Y fue el comienzo de la "fiebre de las lisas".

A la tarde siguiente, como era de esperar, éramos varios los mosqueros que nos dimos cita a la vera del arroyo, cambiamos los streamers blancos que usamos para los dentudos y pusimos manos a la obra con las lisas. Luego de intentar con algunas ninfas como Carrots, Montanas, etc.(de puro porfiado nomás) y no obtener respuesta alguna, ato una Wooly Bugger verde oscura, efectúo unos lanzamientos hacia donde estaban comiendo, deriva y... tengo mi primer pique. Que sensación!! Dinamita pura. Que pena olvidar la maquina fotográfica!!! La devuelvo, y sigo insistiendo, tengo otro pique, pero logra soltarse, no es nada, ya estaba satisfecho, había sacado mi primer lisa con mosca! No lo podía creer!

Con el correr de los días, y los piques, uno le va tomando mas la mano a esta enigmática especie. Le empieza a conocer los horarios de actividad, (que generalmente se da entre las 11.00 y las 16 hs), los lugares que ocupa y las técnicas de pesca a utilizar.

Generalmente usamos cañas de 7 ½ pies, para línea 3 o 4, líneas de flote, y un leader trenzado, de 7 pies, terminado en un tippet 3 x . La mosca, como ya dije, Wooly Bugger en anzuelo # 10 negra o verde.

Los piques se logran lanzando un metro aguas arriba de donde las vemos comer, en deriva muerta, dejando navegar la mosca lo más natural posible, (he podido comprobar que al tensar la línea, o traccionar la mosca, las lisas no la toman), pudiendo detectar el pique visualmente en la punta de la línea.

Bueno espero haber sido lo suficientemente claro, y que luego de leer este artículo, sean muchos los que se animen a practicar la pesca de esta hermosa especie.

por Darío Pellegrino
Asociación de Pescadores con Mosca de Azul



Categorías

Buscador