Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Pescando en el paraíso

¿Qué es el Paraíso sino un lugar donde las cosas son perfectas y los acontecimientos armónicos? Cada uno de nosotros puede imaginar esto de diferentes maneras, de acuerdo a nuestras propias vivencias, credos o necesidades.


Entonces, y sin lugar a dudas, puedo afirmar que la semana pasada estuve pescando en el Paraíso. Un lugar bello como pocos, un clima benigno, una pesca excelente y acompañado de amigos con los que compartimos todos esos regalos de la naturaleza. 

¿Dónde queda este paraíso? En el lago Meliquina, en el refugio que el club de pescadores Norysur tiene sobre su margen sur. Allí pasamos tres jornadas memorables donde los diversos factores se conjugaron para que nos olvidáramos de todo excepto de pescar y disfrutar.

El primer día nos dedicamos a pescar en el lago, recorrimos cada arroyo y lugar conocido con muy buenos resultados, truchas medianas pero en cantidad.

El lugar de partida fue la desembocadura de la arroyo Pichi Liu (también conocido como Blanco) aquí solo obtuvimos un par de arco iris pequeñas, el agua en ese lugar estaba muy fría (unos 6° aproximadamente) y partimos pronto en busca de otros arroyos más productivos.
Nuestra segunda parada correspondió a la desembocadura del río Hermoso que en esta época del año trae bastante agua y es imposible vadearlo. Aquí realizamos una excelente pesca, tanto con ninfas como streamers. Si bien no se veía actividad en superficie José Luis probó con una tarántula sobre los últimos tramos del río y pudo obtener una linda marrón que vino del fondo para tomarla con gran voracidad.
En este lugar pudimos observar el accionar de una familia que con un bote se dedicó con total impunidad a extraer y matar cuanta trucha pudieron, hacían trolling a remo y una caña sin reel.
Hicimos la denuncia correspondiente al cuerpo de guardafaunas, respondieron a nuestro llamado muy cordialmente pero ese día ni en los dos días siguientes jamás aparecieron a constatar la infracción.

El próximo arroyo donde paramos nuestro bote fue el Verde, este se dividía en un par de bocas, la principal fue la más rendidora y la mayoría de los piques se obtuvieron con streamers y líneas de hundimiento rápido, generalmente tirando sobre la junta de agua que genera el arroyo al penetrar en el lago.
El siguiente lugar visitado es conocido como "el acuario", a diferencia de los anteriores, aquí no hay un arroyo sino que es una zona baja con su fondo cubierto de algas y piso firme de arena y grava, cuando no hay viento es ideal para utilizar moscas secas y líneas de flote, en el momento en que llegamos no estaban dadas las condiciones para esa pesca ya que había ráfagas de viento de fuerte intensidad y nos inclinamos por líneas de hundimiento y ninfas, la técnica que mejores resultados dio fue la de traer la ninfa muy lentamente arrastrándola por el fondo. Esto provocaba enganches en las algas pero si se tira de la línea firmemente y con una presión continua y en aumento la mosca se desengancha, nunca hay que realizar tirones con la caña.

El siguiente punto de parada fue el arroyo conocido como Doña Mica, este también suele desembocar divido en varios brazos, en esta oportunidad había dos, uno principal y otro muy pequeño con escaso movimiento de agua, este fue el único punto flojo en todo nuestro periplo y casi no obtuvimos capturas.

Para el primer día había sido suficiente, solo pescamos un rato más en la playita del club antes de que oscureciera y no nos fue bien, solo un par de arco iris pequeñas. Las marrones grandes que en otras oportunidades dieron un broche de oro a nuestras jornadas en este lugar faltaron a la cita.

Luego de un reparador baño, disfrutamos del acogedor fuego del hogar a leñas del club, una copa, revistas de pesca en todos los idiomas y la charla amena sobre el resultado de la jornada; luego la excelente y abundante cena con una larga sobremesa para planificar el día siguiente, nos fuimos a dormir con la certeza que el próximo día sería al menos igual a este que acababa de concluir.
En el segundo día repartimos nuestra pesca entre algunos lugares del lago que nos quedaron sin recorrer y el río Meliquina, primero el lago, fuimos derecho a un paraje conocido como "las lajas" que queda en la costa contraria al club y más cerca del pueblo que se está formando al final del lago. Este es un lugar bellísimo lleno de grandes piedras y lajas que penetran en el lago formando una plataforma segura sobre la que se puede avanzar casi hasta el borde mismo del veril, aquí si bien no obtuvimos grandes piezas siempre está latente esa posibilidad, nos conformamos con algunas arco iris de mediano tamaño. El viento y la lluvia aparecieron de golpe pero tan repentinamente como llegaron se fueron para otra vez dar lugar a un cielo azul matizado de blancas nubes.

Por la tarde, gracias a la invitación de otros dos pescadores que estaban alojados en el club y con movilidad propia, fuimos a relevar el río Meliquina, distante a unos 8 km. de nuestro lugar de residencia. Decidimos ingresar por la margen derecha, por la entrada a una estancia con plantaciones forestales para la actividad maderera. El río se presentaba con buena cantidad de agua y en un lugar distante unos mil metros de la embocadura hicimos nuestra primer parada; una zona inundada con vegetación subacuática nos dio la primer marrón de la tarde, lamentablemente se desprendió sola del anzuelo instantes antes de ser retratada. Otros dos piques fallidos se produjeron ni bien cayó mi mosca al agua cruzando el río, justo debajo de unos sauces. Luego de esto seguimos bajando el río aunque sin grandes novedades, salvo quizás una muy linda marrón que obtuvo uno de los dos pescadores que nos llevaron.

Ya de vuelta en la embocadura hicimos unos tiros del otro lado del puente (a propósito el nuevo puente carretero de cemento está terminado y funcionando, sin embargo el viejo puente de madera fue destruido y sus grandes pilotes se encuentran diseminados aguas abajo en todo el curso del río, ¿quién habrá sido el genio?). En este lugar tuve un pique violento seguido de una buena pelea que me llenó de ilusiones por una gran captura, en realidad todo terminó en una arco iris de regular tamaño, no reparé en que la fuerte corriente bien utilizada por las truchas suele hacernos creer que el pez puede más grande de lo que en realidad es, sobre todo si no se deja ver en ningún momento.

Ese anochecer y en la playa del club pude obtener dos buenas capturas, una arco iris y una marrón larga y un poco flaca que no peleó demasiado, luego una reparadora ducha y a cenar, todo a 50 metros del último lugar de pesca.

La mañana siguiente fue la última, esa tarde emprendíamos el regreso y no había tiempo para largas caminatas y exploraciones, nos conformamos con pescar en las inmediaciones del club, en nuestra famosa playita y no tuvimos capturas destacadas. No importaba, el escaso tiempo disponible fue aprovechado al máximo y la sensación de estar en un lugar privilegiado por la naturaleza había calado fuerte en nosotros, solo quedó despedirnos hasta la vuelta jurándonos portarnos bien y ser buenos cristianos para que la próxima vez seamos aceptados nuevamente en el paraíso.

Héctor Gugliermo




Artículo Relacionados
Pesca en el Lago Meliquina
Luego de la apertura de la temporada 2001/02 en el río Correntoso nos dirigimos hacia el club Norysur, más precisamente hacia el refugio que este antigüo club tiene en el Lago Meliquina. Allí pasamos dos días completos disfrutando de sus instalaciones, de
Lago Meliquina
A 30 kilómetros hacia el sur de San Martín de los Andes y dentro del Parque Nacional Lanín, se encuentra este espejo de origen glaciar a 850 metros sobre el nivel del mar con una longitud de 8 km por 2,5 km. de ancho.

Categorías

Buscador





Warning: getimagesize() [function.getimagesize]: Read error! in /home/flyfishing/domains/flyfishing-argentina.com/public_html/includes/pastillas/galerias/galerias.php on line 31
 
Marrón del acuario
Marrón del acuario
Trucha tamaño standard del lago Meliquina
Trucha tamaño standard del lago Meliquina
Biblioteca del Club Nor y Sur
Biblioteca del Club Nor y Sur
paraje
paraje "las lajas"
Arco Iris en la boca del río Meliquina
Arco Iris en la boca del río Meliquina