Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
El futuro ya no es lo que era antes

¿Somos ilusos e inocentes? es posible.

 

Esta mañana cuando venía hacia la oficina para pasar lo más rápido posible mi último día de trabajo antes de las ansiadas vacaciones patagónicas, escuché por la radio esta simpática y profunda frase de labios de Julio Lagos, haciendo mención a que los tiempos han cambiado tanto que los antiguos parámetros con que estábamos acostumbrados a medir las cosas no existen más y hoy nada puede darse por seguro.

Recuerdo haber leído en el libro "Caminos de la intemperie" de Joaquín Rocca Rivarola hacer mención a que en sus tiempos de mosquero no había prácticamente caminos ni alambrados ni dueños de estancias que impedían el paso a los pescadores, todo estaba a su disposición. Puedo agregar además experiencias personales de cuando era un muchacho y podía ir a cualquier laguna de la provincia de Bs. As. sin tener que pagar a nadie para entrar y pescar.
Hoy todo es más materialista, no se cobra el aire que respiramos porque aun no han podido envasarlo, las reglas varían de acuerdo al valor del dólar o del precio del barril de crudo, la palabra de los hombres, la honorabilidad, las buenas costumbres, la justicia y el respeto se venden al mejor postor.

En la pesca con mosca he encontrado idealismos, la captura y suelta, el conservacionismo, la protección del medio ambiente, el pensar en que nuestros hijos y nietos puedan continuar pescando y trasmitiendo este sentimiento es algo que siempre está presente tanto en mis pensamientos como en el de muchos amigos pescadores que frecuento, en los miembros de las asociaciones y en los mosqueros en general.

¿Somos ilusos e inocentes? es posible.

En este pequeño sector /actividad de la sociedad, quizás no tan importante como muchos otros, sigamos ilusionándonos y soñando con ríos abiertos, sin furtivismo, sin polución, sigamos pensando que si no contaminamos, si cuidamos, si devolvemos lo que pescamos nuestros hijos y nietos podrán pescar y a su vez continuar la obra.

Sigamos trabajando para lograr que las autoridades controlen y hagan respetar la constitución y el código civil, sigamos para adelante, aprendiendo y enseñando porque el futuro no está escrito sino que lo construimos día a día, con nuestros actos pero también con nuestros sueños e ilusiones.

Héctor Gugliermo



Categorías

Buscador