Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Pescando en Parques Nacionales

El lunes 11 de noviembre partimos con Mario hacia San Martín de los Andes,

 

la idea era pescar un par de días "calentado el brazo"en algún río o lago dentro de parques nacionales y el jueves 14 continuar hacia Villa La Angostura para hacer la apertura tradicional en el Río Correntoso.

El martes 12 apenas llegados comenzamos a averiguar sobre el estado de ríos y lagos donde se pudiera pescar por la zona (recordemos que este año Neuquén abría el 15 de noviembre en todos sus ríos). Nos comentaron que el Filo Hua Hum y el Caleufu tenían muchísima agua y llegar a la desembocadura del primero era solo posible desde una embarcación y por el lago, fue en ese momento que decidimos ir a pescar el Río Meliquina.

Llegamos a eso de las 17:30 hs., apurándonos teníamos unas 3 horas y media de pesca, armamos los equipos y partimos desde la embocadura río abajo. El primer lugar de parada fue una corredera pareja con algunos pockets en la costa contraria, si bien se podía vadear unos cuantos metros no nos animamos a penetrar demasiado porque el agua corría muy fuerte. En ese lugar solo obtuvimos una arco iris de regular tamaño.

Continuamos bajando un poco más e intentando detrás de cada piedra y pozo que encontramos pero sin suerte. El río venía fuerte y muy distinto del que se pesca habitualmente en verano con mucha menos agua. Truchas seguramente debía tener, el problema era encontrarlas.

En un determinado momento decidimos emprender la vuelta con la idea de probar en algún otro lugar pasado por alta a la ida y estar cerca de la embocadura para la última hora. Encontramos una curva con un buen desborde y mucha agua sobre el césped de la costa, comenzamos a tirar desde afuera y el pique fue casi inmediato, una linda marroncita a cargo de un amigo residente de SMA que nos acompañaba y que nos dio la pauta que estábamos en el lugar correcto.

En un corto rato y adentrándonos más en el río pude obtener tres lindas arco iris y Mario dos más. La última hora la pasamos allí casi sin darnos cuenta. Siete truchas en 3 horas y media de pesca no estaba mal para el primer día.

Al día siguiente y atendiendo a lo bien que nos había ido la tarde anterior decidimos repetir la experiencia. Lamentablemente nos perdimos las primeras horas porque el cansancio y la cena de la noche anterior nos hizo dormir más de lo originalmente calculado.

Llegamos a la embocadura del río bajo una persistente lluvia que nos acompañó desde la salida de SMA y no nos abandonó en ningún momento hasta nuestro regreso, apenas armé mi equipo #5 puse una línea de hundimiento rápido y comencé a pescar la boca, en 15' saqué dos arco iris medianas y se me escapó una marrón muy linda a pocos metros de mis pies. Pintaba lindo a pesar del tiempo.

La lluvia por momentos se hizo torrencial y los lugares tan rendidores de la tarde anterior misteriosamente no produjeron, intentamos con streamers y líneas de hundimiento primero, con ninfas y líneas de flote luego, tampoco pasaba nada.

Recién por la tarde y en una corredera baja pudimos obtener un par de arco iris muy peleadoras, esta vez con líneas de hundimiento intermedio y streamers.

A las 18:00 nos fuimos a reponer fuerzas a la confitería que está apenas pasando el puente sobre el río y cuyo camino lleva al paso Córdoba. Allí dentro además de consumir algunos buenos y calientes cafés con leche pudimos secar la ropa en una gran estufa a leña.

A última hora y teniendo la boca del río ahí nomás no pudimos resistir la tentación de hacer los últimos intentos y otra vez nos empapamos, además no tuvimos ni un solo toque.

El jueves 14 era nuestro último medio día en la zona puesto que a las 14:30 nos pasaban a buscar para emprender el camino hacia nuestro destino final: Villa La Angostura y el río Correntoso. Amaneció con algo de sol y pensamos -equivocadamente- que era el fin de los días lluviosos.

Decidimos ir a un lugar más cercano y la decisión fue la desembocadura del río Hermoso en el lago Meliquina, nos desilusionamos un poco al pasar sobre el río en el puente de la ruta 234 ya que el mismo se encontraba muy turbio debido a las precipitaciones constantes de los días anteriores pero de todas maneras decidimos continuar, no teníamos otras opciones cercanas y el tiempo apremiaba.

Al llegar a la entrada pública que se encuentra apenas pasado el puente sobre el arroyo Pichi Liu doblamos hacia la izquierda y luego de recorrer unos 300 mts. bordeando hermosas casas que de a poco van poblando la zona, llegamos al lago. Allí armamos nuestros equipos y nos dirigimos resueltamente a la desembocadura del río el cual dejaba una profunda marca más oscura en las azules aguas del lago. Había un mosquero casteando y ante nuestra pregunta sobre como estaba el pique nos respondío que había pinchado una arco iris pero se le había escapado. Una señal no del todo mala.

Puse una línea de hundimiento y una woolly bugger verde y realicé mis primeros lances, al poco rato una linda marroncita plateada tomaba mi mosca.

Un rato más tarde cambié la línea y el tipo de mosca y una ninfa de hare's ear me dió una buena arco iris que se escapó en la pelea. Luego, al ver una pequeña eclosión de caddis y cierta actividad en superficie pusimos líneas de flote y moscas secas pero no logramos concretar ningún pique. Mario entre tanto insistía en la corriente que bajaba del Hermoso y se adentraba en el lago, mucho sedimento y un color achocolatado pero ninguna trucha.

No había tiempo para más, volvimos a San Martín de los Andes a preparar las cosas y partir hacia el Correntoso pero esa es otra historia.

por Héctor Gugliermo
noviembre 2002



Categorías

Buscador



 
Mario Ratti en Meliquina
Mario Ratti en Meliquina
Héctor en la boca del lago Hermoso
Héctor en la boca del lago Hermoso