Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Campamento Pantanito

Quizás debí decir Campamento Chiche Aracena.

 

En los últimos 3 años lo vi y pesqué con él en varias oportunidades, hablé por teléfono e intercambié correos innumerables veces. Me envió fotos, recibí opiniones y pareceres de varios amigos y mosqueros conocidos que visitaron su campamento, sin embargo jamás imaginé lo que iba a encontrar hace un par de semanas cuando visité este lugar por primera vez.

Conociendo a Chiche, su prolijidad y meticulosidad para planificar y ejecutar cualquier tarea, es fácil suponer el orden y la funcionalidad del campamento, sin embargo todos dicen y debe ser cierto nomás, que la realidad supera a la ficción, o lo que es más o menos lo mismo, a la imaginación.

Este año su campamento se encuentra a unos nueve kilómetros aguas arriba de la ubicación original de los dos años anteriores, parece ser que el río, en aquella primera locación, ha cambiado su fisonomía abriéndose en varios brazos y la navegación se ha tornado dificultosa en extremo, entonces este año ha decidido su trasladado a un nuevo lugar justo frente a la estancia Pantanito, en la margen rionegrina del río Limay.

Llegamos a la estancia Pantanito el viernes 31 de marzo, habiendo salido de Bs. As. el jueves 30 a las 7 de la mañana. Luego de sortear algunos inconvenientes como ser la escasez de combustible en la ciudad de Neuquén y un piquete de maestros en Senillosa, finalmente arribamos a Picún Leufú el jueves a las 20 hs., hicimos el trayecto cómodamente sentados en el Honda de Eduardo Bresba aunque con parada obligada en Neuquén para comprar las vituallas necesarias para tres días de campamento y retirar la camioneta de Chiche desde su casa para entregársela sana y salva en Pantanito, Cenamos y dormimos en un modesto pero cómodo hotelito del pueblo y tempranito salimos hacia nuestro destino final.

Chiche nos esperaba y en tres viajes en su lancha pudimos llevar todos nuestros enseres al campamento, lugar de residencia para los próximos tres días.

La sensación al ver el campamento por primera vez es rara y difícil de explicar, en realidad lo dificultoso es darse cuenta de que todo está contemplado.

Parece un campamento de combatientes, probablemente lo seamos a nuestra manera, al menos nuestras esposas y amigos no pescadores creen que estamos locos o algo parecido, nadie cree que con esto nos divertimos y gozamos. Quizás nadie supone semejante organización, planificación y ejecución.

Lo primero que se ha resuelto magníficamente es el tema iluminación, un generador eléctrico convenientemente ubicado y resguardado provee la energía necesaria para cocinar, lavar, circular por el perímetro y hasta leer y preparar nuestros equipos de pesca para cada nueva jornada, lámparas de bajo consumo con interruptores se encuentran diseminados por todo el campamento: cocina-comedor, asador, carpas y hasta un farol en la playa para guiar la embarcación de algún fanático que se haya quedado pescando hasta el último instante de luz diurna.

Lo siguiente que Chiche ha planificado es el tema higiene, aquí su inventiva se muestra en todo su esplendor y una serpentina colocada en medio del fogón resuelve el tema de calentar agua con el simple recurso de prender un fuego y hacer funcionar una bomba que trae agua limpia y pura del mismísimo Limay Medio. Como dijimos, el agua pasa por la serpentina y se calienta con el fuego y luego se deposita en un pequeño termo tanque que la mantiene caliente, a pocos metros de allí, una carpa con ducha y mezcladora de agua hacen el resto. Me olvidaba mencionar que dos bidones con sendas canillas y una tabla colocada a su costado resuelven el problema del lavado de vajilla y aseo personal menor como el lavado de manos, cepillado de dientes, etc.

El aspecto culinario es atendido con una carpa cocina-comedor de amplísimas dimensiones, a través de una gran puerta central se ingresa al lugar que está dividido en dos secciones, hacia la izquierda una mesada contiene una cocina de dos anafes a gas envasado y una estantería muestra la excelentemente provista almacén. Hacia la derecha las dos mesas y sillas para más de una docena de comensales y al fondo el toque de distinción: una gran salamandra a leña con chimenea externa y un horno de fundición encima de ésta que se calienta por simple transmisión de calor. "Temperatura ideal para hacer pizzas y empanadas".

Alrededor del espacio central se encuentran diseminadas las carpas de los amigos habituales del campamento, la mayoría con calefacción a gas envasado y camas con elástico y mullidos colchones, uno de los amigos de Chiche nos mostró de que manera se había confeccionado su elástico para el colchón: troncos gruesos y ramas finas.

La provisión de leña es enorme, solo hay que juntar las muchísimas ramas secas de árboles caídos o arrastrados por las corrientes de las épocas de lluvias y deshielo, una motosierra y hachas varias colaboran eficazmente para mantener un importante stock, el consumo es elevado, los asados son frecuentes.

Otro punto destacable es el lugar de amarre de los botes, excelente profundidad y playa de arena fina, ideal para maniobrar y fondear con seguridad las embarcaciones por la noche o bajo condiciones de poca luminosidad, viento, etc.

Hasta el paisaje colabora para que todo sea armónico y bello, un enorme pozón discurre aguas abajo, el río ancho y caudaloso sugiere la gran posibilidad de pesca, las barrancas típicas del Limay Medio brindan su sinfonía de colores, luces y sombras. Mejor imposible.

Para finalizar solo resta mencionar el orden y la limpieza reinante en el lugar, todos colaboran para que esto sea así y se pueda disfrutar plenamente.

Chiche es el fundador y el alma máter, sus amigos acompañan y nosotros los colados (auto invitados) disfrutamos y agradecemos, enormemente, eternamente.

por Héctor Gugliermo




Artículo Relacionados
Limay Medio - I parte
Cuando un pescador define el destino de su próximo viaje de pesca, son innumerables las razones por las cuales pudo haber llegado a esa elección.

Categorías

Buscador



Relacionados


 
Eduardo Bresba, Aurelio de la Pina, Mario Ratti y Chiche Aracena
Eduardo Bresba, Aurelio de la Pina, Mario Ratti y Chiche Aracena
observen cada detalle... que lujo!
observen cada detalle... que lujo!
termotanque y ducha
termotanque y ducha
colchón y elástico de ramas y tronquitos
colchón y elástico de ramas y tronquitos
playa y sitio de amarre de lanchas
playa y sitio de amarre de lanchas