Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
La Federación Virtual
Leyendo un boletín mosquero de septiembre de 1985, encontré un informe de la entonces comisión directiva de la AAPM sobre "La labor de la comisión asesora de pesca de Parques Nacionales".

 

En el mismo se mencionan varios aspectos de la actividad desarrollada durante los días 30 y 31 de agosto de 1984 en la intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi por la comisión asesora de pesca integrada por el coordinador de la actividad de Parques Nacionales, un vocal del directorio de la misma institución, funcionarios de la provincia de Neuquén y Santa Cruz, un representante de la Cámara de Hoteleros de San Martín de los Andes, representantes de clubes de pesca de Junín de los Andes y San Carlos de Bariloche y la AAPM.

La parte positiva del informe radica en el hecho de que esa reunión motivó los primeros pasos para la creación de un reglamento unificado con independencia de las jurisdicciones políticas que incluía como novedades más trascendentes la creación de zonas de devolución obligatoria y la utilización de anzuelos sin rebaba.

En el mismo se menciona a modo de resumen que "durante la temporada que duró entre el 17 de noviembre de 1984 y el 28 de abril de 1985, se advirtieron muchas violaciones a la reglamentación, generalmente no sancionadas, debido, fundamentalmente a la falta de un adecuado control por parte de las autoridades". (sic) "Habrá que acentuar la aplicación de la legislación, mediante el incremento del control y la tarea educacional y la concreción de medidas complementarias al efecto, todo lo cual será materia de trabajo en las próximas reuniones de la Comisión Asesora". (sic)

Por último, el informe concluye con el facsimil de una carta dirigida a las autoridades de Hidronor respecto del inicio de las actividades de construcción de la represa de Piedra del Águila y donde en cumplimiento de los objetivos estatutarios, se menciona la preocupación por la falta de dispositivos que les permita a los peces la libre circulación por el río, tales como escaleras, ascensores y otros análogos, así como reclamar una mayor preocupación de este organismo por los temas ecológicos.

Analizando el informe anterior y comparándolo con la situación actual, con un par de nuevas represas construidas sin ninguna preocupación por los temas ecológicos, podemos concluir en que los problemas de los mosqueros en particular y de todos los pescadores en general siguen siendo los mismos a pesar de acciones concretas desarrolladas a lo largo del tiempo. En este punto voy a hacer una aclaración: en mi nota anterior sobre la federación, algunos creyeron entender que yo decía que las asociaciones nada habían hecho. Por el contrario dije y digo que hicieron muchas cosas, pero no fueron ni son suficientes. ¿Entonces que es lo que ocurre?

Hay una serie de factores que influyen en el fracaso de las políticas empleadas y que a mi modo de ver pueden enunciarse de la siguiente manera:

1) No hay fuerza suficiente como para imponer o al menos llamar la atención de las autoridades y de los organismos de decisión en aquellos temas relacionados con la ecología y los derechos civiles, como por ejemplo: construcción de represas, contaminación por parte de las petroleras y otras industrias, violaciones de los derechos de acceso a lugares de dominio público, furtivismo, etc. Esto es debido a que la AAPM en primer instancia - por ser la primer organización de mosqueros del país - y luego las que fueron desarrollándose provincial o regionalmente tienen escasa representatividad (cantidad de socios) y ambientes de influencia reducidos o limitados.

2) Muchos de los esfuerzos volcados a desarrollar actividades importantísimas tales como la educación, el control, la difusión de la pesca con mosca y la captura y suelta se desperdician en la concreción de experiencias propias de cada asociación, desechando o ignorando importantes avances, éxitos y fracasos que algunas obtienen individualmente, al no existir información y trabajo compartido y organizado.

3) La exclusión de pescadores de otras modalidades así como de los mosqueros no asociados, va en detrimento tanto de la educación y el control como del reglamento mismo.

4) El fracaso o el escaso avance en la concreción de logros importantes en algunos de los objetivos estatutarios desmotivan a las comisiones directivas de turno y un relajamiento e incluso una declinación en la lucha por nuestros derechos son sombras que peligrosamente se avizoran en el horizonte de todos los pescadores.

Hemos conversado sobre esto y la posibilidad de creación de una federación que nos nuclee con algunos directivos y ex-directivos de asociaciones así como con muchos pescadores preocupados por la situación; la idea que mayor fuerza tiene por estas horas es la de crear una federación virtual, es decir la interacción de todas las asociaciones utilizando los recursos provistos por los avances tecnológicos en cuanto a comunicaciones tales como el correo electrónico, internet, chat y teleconferencias. Este escenario permitiría una mayor integración y trabajo coordinado tanto como la evaluación de políticas e intereses comunes, también la posibilidad de hacer presentaciones conjuntas con la firma de una gran mayoría de asociaciones lo cual daría mayor fuerza y presencia al reunir la voluntad de varios miles de asociados cubriendo todo el país. Este funcionamiento podría incluir a alguna agrupación también virtual de pescadores que no forman parte de las distintas asociaciones, los cuales además, son mayoría absoluta.

¿Porque una federación virtual y no real?

Como hemos sostenido hasta ahora, la situación requiere de ideas innovadoras y de decisiones rápidas. La creación de una federación real podría demandar mucho tiempo y dinero mientras que la virtual no necesita modificaciones a los estatutos, elecciones, local donde funcionar, personal, autorización ni inscripción.

Hace unos pocos días leí un artículo en un diario capitalino sobre el poder de los "ejercitos en red", esto es conjunto de comunidades e individuos unidos por una idea o ideología y conectados a través de la red pública de comunicaciones, con Internet como vía principal. Ya ha dado muestras de su poder al obtener resultados sorprendentes en la cumbre de Seattle, que generó todo tipo de protestas, desde la de los agricultores franceses hasta la de los activistas de los derechos de los animales, pasando por la de los nacionalistas de Québec y la de los sindicalistas de todo el mundo... Las agendas de estos grupos no tenían nada que ver, pero todos coincidían en que la globalización es algo negativo.

La federación virtual quizás no sea la solución definitiva, pero como paso intermedio y fundamentalmente como herramienta de funcionamiento rápido y efectivo se presenta como una excelente opción.

Tal vez si damos este paso podremos comenzar a dar respuesta a muchos interrogantes e ilusiones que hoy tenemos: el libre acceso a los ríos, donde no haya polución, con controles efectivos, sin furtivos ni depredadores, con una institución fuerte que sea escuchada cuando reclama, con peces para pescar y con pescadores que respeten la naturaleza. Entonces, solo entonces podremos decir con certeza, que nuestros hijos podrán disfrutar de algo mejor de lo que nosotros tenemos hoy.

por Héctor Gugliermo




Artículo Relacionados
La Federación: repercusiones
Hemos recibido varios correos con distintas opiniones sobre nuestra nota sobre la necesidad de crear la federación, elegimos dos de ellos para compartir con todos nuestros lectores:
¿Y los pescadores?
¿Quién se acuerda de los mosqueros?
La Federación Argentina de Pesca con Mosca
Hace algunos días una triste noticia corrió como reguero de pólvora entre los mosqueros: la estancia Fortín Nogueyra se habría vendido

Categorías

Buscador