Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Pequeño relato

El invierno pasado muy cerca de la primavera comencé a darle los primeros pasos del fly a mi hija de sólo 11 años.

 

Cerca del faro la observaba practicar el rollcast, no dejando de sentir emoción; ya la imaginaba a mi lado recorriendo el río, sin más testigos que el viento.

Llegada la temporada de pesca, después de una intensa caminata bajo el so, arribamos al río, la tarde era atípicamente calurosa.

Dejamos las mochilas y cada uno eligió el lugar, Luisina, mi otra hija, se limitó a contemplar el paisaje, el padre se alejó con su caña y la flamante mosquerita fue a hacer sus primeros intentos.

Después de clavar unas "chicas marrones", oigo un grito de alegría, sí, era ella.... con su primera pieza. No medía más de 20 cms. pero logró engañarla, temblando un poco mojó sus manos, le sacó la mosca y la puso en la corriente.

Ni falta hacían las palabras, saltamos de alegría, respiramos hondo y con sólo una mirada cómplice nos reunimos a tomar unos buenos mates. Un día sin dudas memorable.

Luego, pensándolo bien, me pregunté si estaría haciendo bien las cosas, si se apasiona por esto, como yo, puede tener tantos gratos momentos como otros que podrían frustrarla.

Cada año pasa que se limitan más los lugares de pesca, por la ambición de unos pocos que lucran con algo que es de todos, no hay programa serio de actualidad donde no se trate el tema de la usurpación de los de "afuera". Esos que por tener dinero y no sentir nada, le quitan momentos de placer a muchos argentinos.

Por eso tengo miedo, me dolería saber que un inglés, chileno o norteamericano de esos que abundan en esta zona, le prive a mis hijos y nietos de disfrutar una tarde de pesca.

Me duele como argentina, me siento de alguna manera cómplice por dejar que la impotencia me supere, en fin... creo que a muchos les pasa lo mismo, solo queda la esperanza, nada más utópico.

Los políticos seguirán robando y rifando nuestra tierra, como si les perteneciera, pero a pesar de todo la balanza se inclina hacia lo bueno, así que voy a darle para adelante, Agustina mi pequeña pescadora tendrá que decidir libremente.

Se que no va a equivocarse.

por Chícharo



Categorías

Buscador