Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Historia de la Matona

Hice mi primera mosca con dos plumas de perdiz chica, sacada de un almohadón traído de la provincia de Bs. As. Eran solamente dos plumas atadas a un anzuelo, sin cuerpo ni nada más. Le até un pedazo de tanza larga después unos siete u ocho metros de piolí

Historia de la Matona

En 1937 pasé dos años en el pueblo de Aluminé trabajando, era empleado nacional, estuve haciendo tres oficinas nuevas en la comisaría de Aluminé.

Me pasaba casi todo el día en el río, pescaba todos los días. En ese entonces no había más que truchas de arroyo, yo sacaba todas las que podía, pescaba con cuchara, hasta que llegó marzo, para esa fecha se acabó, no picaban más con cuchara, y yo hice lo mismo que hace mucha gente, cuando ya no podía sacar nada traté de pescar con mosca.

Hice mi primera mosca con dos plumas de perdiz chica, sacada de un almohadón traído de la provincia de Bs. As. Eran solamente dos plumas atadas a un anzuelo, sin cuerpo ni nada más. Le até un pedazo de tanza larga después unos siete u ocho metros de piolín grueso, y este atado a una larga caña de colihue. Así armado me fui al río, estaba muy bajo era el atardecer, las truchas saltaban por todos lados, empecé por tirar la mosca donde las veía saltar, primero despacio y con cuidado, todo lo que conseguí fue hacer subir alguna trucha hasta la mosca, pero no tomaban. Si hubieran sido arco iris seguramente hubiera sacado, peor, eran de arroyo en marzo son muy difíciles de pescar, además entonces como ahora, que hubiera muchas truchas no quiere decir que uno va a sacar todas las que quiera, por último perdí la paciencia, ya era casi de noche, saltaban truchas que era un horror, me metí al río con el agua a la cintura y tiraba la mosca en todas direcciones. Claro que tiraba mal, no conseguí sacar nada. Este fue mi primer intento por mucho tiempo.

Conociendo cada vez más el río y los sitios de pesca para entonces sacaba bastante, llegaron las primeras arco iris y sacábamos más o menos igual cantidad de una y otras. Las arco iris venían subiendo desde el Collon Cura, nos dábamos cuenta porque cuando más lejos íbamos aguas abajo por el Aluminé más arco iris encontrábamos. Siempre quise aprender a pescar con mosca. Me hice la primera caña con madera de (pita o piata...?) de tres tramos, compré una línea inglesa de mosca, como no sabía la compré demasiado liviana, me costó 30$ no podía tirar lejos. Las moscas las hacía yo, muy mal hechas, solamente dos plumitas atadas a un anzuelo sin cuerpo sin hackle, pero el primer día del mes de noviembre que fui a pescar a la confluencia del Quillén con el Aluminé en los de Ochoa, saqué varias truchas lindas, la mosca era color marrón.

Llegó por esos días a Quillén el Dr. Donovan a pescar le mostré las moscas, me dijo que les hiciera cuerpo, que la caña era muy blanda y que por eso y la línea tan liviana no podía tirar lejos, que hiciera una caña un poco más rígida y usara una línea más pesada.

Un día llegaron a pescar a lo de Ochoa, dos ingleses, ellos me regalaron varias moscas inglesas y también me regalaron un Streamer Americano grande color rojo y negro. ¡Hay qué ver la cantidad de truchas que saqué con esa mosca!, hasta que di con ella contra una piedra y rompí el anzuelo, pero no la tiré, la desarmé con cuidado y vestí otro anzuelo con las plumas, me siguió dando resultado, hasta que una trucha me la llevó.

Mientras tanto seguí haciendo moscas, como me resultaba tanto el rojo, quise teñir plumas de rojo, fui al boliche de Nadur en Rahue a comprar anilina pero rojo no tenía, lo más parecido al rojo que tenía era el color naranja.

Entonces no lo sabía pero el naranja es uno de los colores más efectivos en el agua. Teñí plumas de avutarda blancas y negras, quedaron naranja y negro, con estas plumas hice varias moscas sin cuerpos, dos plumas de avutardas con canuto atadas a un anzuelo con la curva hacia fuera y sin barba o hackle, observaba lo que hacía la mosca en el agua, se abrían y cerraban las plumas dándole gran apariencia de cosa viva.

Con es mosca sacaba muchas truchas, el éxito me sirvió de aliento para seguir haciendo pruebas. Pero hay que tener en cuenta la inocencia de las truchas del Aluminé en ese tiempo, agregado a que las arco iris toman cualquier cosa que se mueva y tenga apariencia de cosa viva.

CÓMO EMPECÉ A USAR EL AMARILLO Y NEGRO EN LAS MOSCAS.

Llegaron a lo de Ochoa un matrimonio de escoceses con un hijo, todos ellos muy buenos pescadores. La Señora viendo que yo hacía moscas, me dio varias moscas rotas inglesas para que le cambiara el anzuelo. Hablando con la Sra. me encargó que le hiciera una mosca amarilla y negra, pero sin darme la descripción de forma ni tamaño, me dijo que ese color siempre le había dado gran resultado en los ríos del país.

La mosca la hice sobre un anzuelo Nº 6, cuerpo amarillo hecho de pluma amarilla envuelta en el anzuelo y recortada con tijera, alas negras rígidas, hechas de la punta de unas plumas de ala de gallina negra, la pluma con canuto, pero el ala era chica. Cuando volvió la Sra. a la noche me contó que tomó una trucha tan buena con mi mosca que le cortó la tanza y se fue, me encargó que le hiciera otra igual. Al día siguiente sacó con mi mosca una trucha de 2 Kg. y varias más, grandes.

En base a esto empecé a hacer moscas amarillas y negras. Yo había llevado de Pigüé huevos de gallinas Susex y Juan José Blaquier que venía a pescar a Quillén, nos mandó una jaula con pollos y gallinas Susex. Teñí de amarillo plumas de golilla de gallinas susex y quedaron negras y amarillas. Con estas plumas hice la primer Matona sin que todavía tuviera ese nombre. Até en un anzuelo Nº 4 dos plumas de golilla largas para las até al revés que las Strimer americanas, que tienen las curvas hacia adentro, yo las até con las curvas hacia fuera, y con las variantes de velocidad de la corriente se abrían y cerraban, dándole más vida a la mosca, el hackle lo hice circular con dos plumas envueltas pero las dejé rectas sin peinar hacia atrás.

Estaba muy mal hecha, pero sin embargo el resultado fue asombroso, la tomaban con verdadera furia, además después de muchas pruebas iba dándome cuenta que esta mosca le interesaba a las truchas grandes, como sigue sucediendo hasta el presente.

Una tarde bajamos a caballo dos leguas por el río Aluminé, llegamos a un lugar donde no hay caminos de ninguna clase, solamente se llega a pie o a caballo. Fuimos con un Sr. que pescaba y pesca muy bien. Era en enero pescamos por espacio de tres horas en aguas muy descansadas. El Sr. que era muy hábil en el manejo de la mosca, pescó con moscas inglesas de trucha, las clásicas las Tails, burchar, Profesor, Peter Ros, pescamos cuatro correderas, yo pesque con "Matona". El Sr tiró primero en todas las correderas, téngase en cuenta que siendo un buen pescador cubrió bien el agua. Yo tiré después que él en aguas ya pescadas, pero con "Matona".

Cuando volvimos donde estaban los caballos vaciamos cada uno su bolsa en el pasto, teníamos seis truchas cada uno, las del Sr. Pesaban 600 gr a 800 gr y las sacadas con Matonas pesaban 1,600 a 1,800 gr.

Pasó por Quillen de paso para Pulmarí el Sr. Harry Wesley Smith, le vendí varias de estas moscas, después vino el Sr. Federico R. Bennett que también llevó de estas moscas ese verano, los dos pescaron en el Collon Cura juntos con mis moscas, el resultado fue extraordinario. Un día hicieron una prueba en el Chimehuín, uno de ellos pescó con cuchara y el otro con mi mosca a ver quién sacaba más y ganó la mosca.

Al año siguiente cuando volvió el Sr., Bennett a Quillén, me dijo teniendo en alto una de mis moscas ¡Es una Matona bárbara! Y ahí quedó bautizada la mosca. Quiero aclarar que hasta entonces era opinión muy corriente entre los pescadores en general que con cuchara se pescaban más y mejores pescados que con mosca, cosa que desde la aparición de la Matona hasta nuestros días se ha demostrado que se saca mejor con mosca que con cuchara.

LA OTRA " MATONA".

La mosca descripta hasta ahora era hecha con plumas de suxes largas lanceadas, la que voy a describir ahora es la otra, la amarilla y negra mezclado, es decir plumas de bataraza teñidos de amarillo y quedan de un amarillo sucio.

Por recomendación del Dr. Donovan, a quien estaré eternamente agradecido por todas sus enseñanzas empecé a revisar el contenido estomacal de las truchas, para ver que comían, así conocí las larvas de todas clases que viven bajo el agua, y también a veces encontraba pescaditos en el estomago de las truchas, eran bagrecitos, truchitas o percas, pero en todos los casos, ya habían empezado la digestión y estaban blancas, sin color y así sin piel.

La primera perca grande que vi la sacó el Sr. Luis Cullen Crisol, pude ver bien el amarillo sucio moteado de negro. Después un día en Noviembre con el rió muy crecido vi en un charquito a la orilla una perca chiquita de diez centímetros muerta, se ve que una trucha no muy grande, había estado tratando de comérsela, estaba muy mordida tenía una mordedura en el centro, cómo si hubieran querido dividirla en dos, pero a pesar de las magulladuras tenía todo el color amarillo sucio entremezclado con negro.

Era en los de Ochoa, mataron un gallo bataraz ordinario, a mí me habían empezado a interesar todas las cosas referentes a las gallinas, guardé todas las plumas, las teñí de amarillo, y ahí tenía justito el color de las percas. La forma de esta mosca fue igual que la otra, dos plumas largas con las curvas hacia afuera hackle circular de plumas sin peinar hacia atrás. Yo no sabría decir cual de las dos Matonas es la mejor, la de suxes no se parece a nada de lo que comen las truchas, pero la de bataraz además de parecerse a las percas, se parece a los bagres de los ríos de la cordillera, que no son negros, sino amarillo negro sucio, tirando a negro barriga blanca, son delgaditos y largos, no son barrigones ,son finitos estilizados.

Creo que el gran resultado de la Matona es su gran parecido a una perca chica y a un bagrecito, dos bocados a los que están acostumbradas las truchas.

LA MATONA Y LA DISFERENCIA DE LA PESCA CON MOSCA

Es indudable que la Matona ha contribuido en gran parte a la difusión de la pesca con mosca, aún que hay que aclarar que según los puristas ingleses, no es una mosca, toda mosca grande que se parezca a un pescadito, es un lur o lure y con un lur no se debe pescar truchas.

Hace 30 años una gran mayoría de los pescadores de mosca creían que con mosca no se podía sacar pescados grandes y todos llevaban dos cañas. También en Traful era así. Hoy las cosas han cambiado y se pescas mucho más con mosca que con cuchara, hay una marcada tendencia a pescar más con mosca.

Según los ingleses con lur no se deben pescar truchas, pero hay que tener en cuenta que las truchas inglesas o europeas son chicas, son de menos de una libra de promedio. Entre nosotros las truchas son muy grandes en el Limay, en el Trafúl y en el Chimehuín, allí se pueden sacar truchas de 5 o 6 kg.

Es bien sabido que las truchas a medida que aumentan de tamaño comen cada vez menos insectos y se alimentan cada vez con más pescaditos, cangrejos y bocados suculentos, camarones lauchas, pájaros, de ahí que para interesar a una trucha grande, hay que poner una mosca grande. Con Matona pican más las truchas en general y por eso es una mosca de gran ayuda para los que aprenden, pues con Matona tiene que ser muy chambón para que no pesque. En cambio usando otras moscas, hay que hacer las cosas muy bien para que piquen.

Los pescadores buenos no la usan, no la quieren porque dicen que con Matona saca cualquiera. Pero no crea que la Matona es infalible, cuando la temperatura del agua llega a los 16 ºC. con el río muy bajo, las truchas suben hasta la Matona y no la tocan ,la empujan ,y hay que usar moscas más chicas y menos vestidas, desplumadas, a veces en febrero toman moscas casi peladas con muy pocas plumas.

LA MATONA Y LOS SALMONES

También con los difíciles salmones a contribuido la Matona a que se pesquen más con mosca, es una gran mosca de salmón.

Especialmente la Matona grande, pero creo que la hemos usado mal con los salmones hasta ahora. Me parece que no es un buen sistema, poner una Matona a la mañana y no cambiarla hasta la noche.

Da mucho mejor resultado cambiar de mosca casi continuamente y usar la Matona en forma sorpresiva y no en forma continuada. En estos últimos tiempos a sido notable el resultado de los cambios y he notado algo en los salmones, que hasta ahora me había pasado desapercibido. Tienen los salmones una marcada preferencia por las moscas simples sin muchas combinaciones de colores, se puede afirmar que los Streamers de 2 o 4 plumas negras, blancas, marrones, rojas y las Matonas y las moscas de pelo son las moscas que más salmones sacan. Además los salmones diferencias o distinguen los colores a pesar de que hay quien afirma que no.

Dicen los que saben que lo que mueve a un pez hacia la mosca es la primer impresión, es solo un golpe de vista del pez, y si la mosca da una impresión de cosa viva el pez toma, y si hay corriente es casi seguro que tome, pero si es en aguas quietas y profundas lo más probable es que no tome. Tiene tiempo de analizar las cosas y ver el engaño. Voy a dar un ejemplo de que los salmones prefieren las moscas simples.

Meliquina un día de Diciembre 1950: Lo llevé en bote a las 10:30 de la mañana a la boca del hermoso río al Dr. Alan Gordon, lo dejé allá pescando y me volví al Club. Regresé un poco antes de las 13 a buscarlo (en días anteriores había sacado salmones); llegué y le pregunté ¿Y?, ¿Cuántas?, NADA, cambié infinidad de moscas pero no pican, había probado Jock Scott, Silver Doctor, Disty, Muller, Silver Wilbingsen. Le pregunté; ¿Por qué no prueba con un Streamer blanco? En los últimos días he sacado muy bien, el Dr. reviso las cajas y me dijo: ¡ No tengo ninguna más blanca !. Voy a casa a buscar unas.

A los cinco minutos estaba de vuelta con la mosca blanca, un anzuelo N°4 dos plumas, cabeza roja. Al primer cast con esa mosca prendió un salmón de 3.600 que lucho espléndidamente, se defendió muy bien. Así que los salmones estaban en la boca, vieron pasar las moscas inglesas y no se movieron, pero a un streamer no lo dejaron pasar.

Dijo el Dr. Gordon a modo de comentario:-¡No toman las moscas inglesas porque no están educadas todavía!

Para ver la receta de la Matona presionar aquí.

Texto original de José Navas

Nota : agradecemos este material a la familia de José Navas.

NdR : Existen dos moscas distintas a las cuales el autor llama Matona, esa diferenciación no se desprende de este texto con lo cual probablemente debamos concluir que la segunda variante sea una modificación introducida años después.

Staff de FFA




Artículo Relacionados
Matona de Navas
La Matona de Navas ocupaba en las viejas cajas de moscas el sitio que hoy tiene la Woolly Bugger, incluso figura en varios libros extranjeros donde famosos pescadores relataban sus aventuras por estas tierras.
Navas
Autor: Pepe Navas
De Matonas y otras Navas
Releyendo unas notas vertidas semanas atrás con referencia a moscas autóctonas, más específicamente a la Matona, me vino el recuerdo de un par de moscas que me fueran obsequiadas por mi amigo Ricardo del lago Meliquina
Biografía de José “Pepe” Navas
Observador incansable de la naturaleza, crea numerosas moscas, como Morín, Ciervo, Dalila, Hormiga, Eslava, Marrón, Julieta, Ninfas... La Matona contribuye a difundir la pesca con mosca en el país. Acompaña como guía a pescadores, capitaliza sus consejos

Categorías

Buscador