Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Atando... sueños

Otro invierno más en mi ciudad, el día le hace honor, soleado pero con una temperatura de cinco grados bajo cero, que con la leve brisa te hace endurecer la cara y te hace fruncir el...cuerpo; saqué a pasear a mi perro.

 

Ya en casa me siento frente a la mesa de atado, comienzo a mirar materiales, no se todavía qué "mosca" voy a realizar.

Sería fácil revisar algún catálogo, ver uno que otro libro, pero lo que siempre me atrajo al atar fue desarrollar algo no visto, diferente; podría quizás, atar una imitación de un insecto, pero siempre me sobreviene, la misma idea: en el agua seguro que no se moverá de igual manera que el verdadero; además he notado que las truchas año a año, van desechando "moscas"; es como si reconocieran específicamente un determinado engaño, lo cierto es que la que fue sumamente pescadora por dos temporadas seguidas, hoy no hay trucha que la tome.

Todo me lleva nuevamente a tener que ampliar mi imaginación, veamos: materiales que no produzcan movimientos dentro del agua y su corriente, no figuran en mis gustos; para principio de temporada con aguas no muy claras, me gustan colores brillantes, no así en aguas cristalinas, pero ¿ qué ato? sigo mirando el anzuelo fijo en la morsa.

Sigo pensando, cuento con materiales para atar una hermosa mosca a mi vista, pero realmente, ¿será efectiva con la trucha, se dignará "ella" a tomar por comer, posiblemente lo haga si no le demanda esfuerzo, gastará energías por algo tan pequeño?, la tendrá que tener muy cerca de su boca?. No, mejor me inclino a que va a tomar por fastidio o irritación. Si, siempre logré con ese tipo de método buenos resultados.

Bueno voy a atar, ¡epa! de este material me queda muy poco, no va a ser fácil volver a comprarlo, a valor dólar se me fue al carajo... y bueno... los amigos sabrán comprender (no Juancito?, pedí tranquilo sabes que para vos siempre tengo una "de las que andan"). Pero después de todo tengo que ver la parte buena, con el precio del combustible no iré tan seguido al río, por lo cual no "gastaré" tantas moscas, y quien dice que las truchas además por verlas muy poco las tomen durante varios años, eso, brindemos optimismo que todavía podemos reír (muchas veces sin tener que pagar) o no.

Y el anzuelo sigue en la morsa como al comienzo, ni siquiera le monté el hilo, en fin me están ocupando mis pensamientos, pero se que tengo tiempo, estamos en invierno y faltan como tres meses para que se inicie la temporada, ¡ojo no es tanto!. Mejor ya me pongo a atar pero la verdad ahora me dio fiaca, mañana será otro día, voy a dormir una siesta y quien dice no sueñe con la mosca a realizar y que ésta sea la nueva tentación de las futuras truchas del "Gallegos" .

por Lalo Barcia



Categorías

Buscador