Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
La Cueva de las Manos

Declarada "Patrimonio cultural de la humanidad" por la UNESCO en 1999,

 

es "Monumento histórico Nacional" por el Congreso de la Nación en 1993, y la "Capital arqueológica de Santa Cruz" desde 1981; el sitio arqueológico de arte rupestre ubicado en el Noroeste de la provincia de Santa Cruz conocido como Cueva de las Manos, es un testimonio único de la historia de los antiguos moradores de la Patagonia.

Se encuentra enclavada en el cañadón del río Pinturas y su acceso es posible en vehículos, tanto desde la localidad de Perito Moreno como desde Bajo Caracoles, por un camino secundario que se desprende de la ruta nacional N° 40.

La cueva contiene muchísimas figuras de manos en negativo, animales varios aunque predominan los guanacos y escenas de cacerías. Pinturas superpuestas y de diferentes períodos caracterizan esta obra que fue desarrollada por grupos de cazadores que habitaron el lugar.

Existen pinturas que representan tres períodos bien definidos: 1) entre el año - 7400 aproximadamente y -5400 según los expertos este período se caracteriza por un mayor dinamismo y predominan los colores negro, ocre y diversas tonalidades de amarillos. 2) entre -5400 y -1500 donde se refleja una pérdida del dinamismo que caracterizó al período anterior y también una disociación entre el hombre y los animales, el color blanco es el predominante de este período. 3) el tercer nivel cultural fue desarrollado entre - 1500 y -700, comprende pocas pinturas y se superponen a las anteriores, el color predominante es el rojo intenso, también se observan manos en blanco sobre fondo rojo.

Las últimas expresiones datan del año -700 aproximadamente y es muy probable que los ejecutores hayan sido los antecesores de los tehuelches, históricos pobladores de la Patagonia.

Si las visita, trate a todo el lugar con cariño y respeto, recuerde que nuestros hijos tienen el mismo derecho que nosotros de observar y admirar ese espacio ritual y cultural de nuestros antepasados, para ellos fue un santuario y debemos cuidarlo para que lo siga siendo.

Por Héctor Gugliermo
fotografías de Ana Kobrak y Juan Ferruchelli



Categorías

Buscador



 
Cañadón del río Pinturas
Cañadón del río Pinturas