Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Textual I

Si hoy viviese Villarino, seguramente escribiría lo mismo.

 

Basilio Villarino, el primero que navegó el río Negro, escribe en un informe dirigido a Francisco de Viedma, fundador de la actual capital de la Provincia de Río Negro y de Carmen de Patagones, en el transcurso de 1870:

"Si no vemos, si no andamos, si no descubrimos, siempre estaremos metidos en nuestra ignorancia... No puedo ver que un inglés como Falkner nos esté enseñando y dándonos noticias individuales de los rincones de nuestra casa que nos otros ignoramos... Dicen muchos (yo he oído diferentes veces): ¿de qué nos puede servir la Costa Patagónica? ¿Qué hemos de sacar de ally? Y estos sugetos que tal vez no saben otra cosa que disfrutar sueldos, sin que puedan formar la más mínima idea de lo que es la Costa Patagónica ni aun entender el plano más sencillo. ¿Temerario arrojo que hombres de tales circunstancias quieran penetrar los arcanos del Soberano! Pero ¿para qué me canso, si va cerca de tres siglos que se formó la Colonia de Buenos Ayres y todavía no se sabe si hay o no Cabo de San Antonio, como suele decirse, detrás de la puerta?... He dejado correr la pluma movido por el fervoroso zelo al servicio del Rey y a la Nación, pues no quisiera que ninguna extrangera, en ningún tiempo, tuviera la gloria de enseñarnos lo que nos otros devíamos saver, haciendo ver al mundo nuestra ignorancia y pereza quando esto sucediese... De Buenos Ayres hablan de la Costa Patagónica... sin que la hayan visto ni pintada... ni entienden su pintura... y esta inaplicación, pereza, cobardía e inaptitud no les deja que se separen quizás 400 pasos de la orilla del agua o habitación... Y éstos tienen en toda asamblea voto decisivo... Y como están unidos con su pereza y aborrecen el trabajo, son los más empeñados en formar corrillos en contra de estos Establecimientos...".



Categorías

Buscador