Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Las vueltas del río De las Vueltas

El pionero santacruceño Fred Otten, se estableció a los pies del cerro Chaltén (FitzRoy) allá por 1903.

 

Si no el primero, sin duda uno de los primeros en conocer el disputado Lago del Desierto (quién le habrá puesto nombre tan inadecuado a este bello lago?).

Personaje bastante escurridizo, el tiempo y pormenorizadas investigaciones han permitido comprender porqué procuró pasar inadvertido a lo largo de su breve residencia en la Patagonia más austral.

Para imaginarlo espacial y temporalmente, puede leerse "La Patagonia Vieja", puesto que Andreas Madsen convivió con Otten varios años. Madsen relata en este libro, con terrible realismo las circunstancias de su primer invierno a orillas del río de Las Vueltas.

En 1907, Jean de Liniers (bisnieto del Virrey Santiago de Liniers) visitó a Otten en su estancia, y fue quien notó detalles comenzando a develar el misterio. Fred le habló en perfecto francés, se presentó como austríaco, poseía una interesante biblioteca inesperada en un arriero, y por fin, le rogó a Liniers que no comentara a nadie sobre su paradero, ni siquiera el haberlo conocido.

Si nos remontamos al Imperio Austro-Húngaro, resulta que la Princesa Margarita de las Dos Sicilias y el Archiduque Leopoldo II de la Casa de los Habsburgo, Gran Duque de Toscana y hermano del Emperador de Austria, tenían un hijo de nombre Juan Salvador que, debido a su linaje y a su sangre azul, ocupaba cargos jerárquicos en el ejército imperial. Pero conspiró, con su primo Rodolfo, contra el emperador Francisco José. Su primo murió en circunstancias misteriosas, y Juan Salvador renunció a sus privilegios. Igualmente, en 1889, el emperador lo desterró.

Se dirigió primeramente a Londres, acompañado por su querida, la hermosa bailarina Ludmilla Strubel, cuyo rastro se perdió allí.

Bajo otro nombre, el archiduque embarcó en la goleta "Santa Margarita" que pasó por Buenos Aires en julio de 1890, continuando viaje hacia el sur. La goleta naufragó cerca del cabo de Hornos, y en Europa se lo dio por muerto.

Sin embargo, ya con el nombre de Fred Otten, llegó a la costa y a Punta Arenas. En Chile, ocupó tierras fiscales a orillas del río Tres Pasos, en 1894, vendiendo posteriormente estas mejoras a un tal Enrique Wagner.

Dos años después, registró en los libros del territorio de Santa Cruz, la marca de sus equinos, y para 1903 lo tenemos instalado a los pies del mítico Chaltén. Andreas Madsen estaba con él y dejó su testimonio.

Liniers, que lo visitó en 1907, al regresar en 1910, se enteró que Otten había fallecido de pulmonía el año anterior, y que había sido enterrado a orillas del río de las Vueltas, al lado de la sepultura de Albert "Milodón" Konrad.

Del esplendor de las cortes europeas, Otten se adaptó pronto a la aventura de vivir en las estepas patagónicas, y no obstante su empeño en pasar desapercibido y los pocos años que recorrió la región, dejó su impronta en la historia.

Pero el misterio continuó... el fallecimiento de Otten fue registrado en Punta Arenas, recién en 1922, aunque no se establecieron la fecha ni el lugar de su muerte, sólo aclarando "se presentaron huesos del cráneo descarnado...".

El "cráneo" tuvo su propia historia. Ganó notoriedad internacionmal, fue objeto de intercambio valuado en 10.000 pesos, hasta que en 1923, unos sabios lo estudiaron concluyendo que se trataba de una piedra natural, tallada por los elementos...

Engrosando la imaginación, en transcurso de 1891, Julio Popper comentó, en una de las conferencias que dictó en Buenos Aires, lo que el capitán Harry Michelson, de Punta Arenas, le había refirido: que había encontrado un barril con carne humana salada sobre una playa de la isla de los Estados, tal vez el último recurso de náufragos, supuestamente del "Santa Margarita", aguardado ser rescatados.... Estaría Ludmilla en el barril???

por Raine Golab

Principal fuente:
"Entre el río de las Vueltas y los Hielos Continentales", por Patricia Halvorsen. Ed. Viniciguerra, 1997.



Categorías

Buscador



 
arroyo llamado Milodón en honor a Konrad
arroyo llamado Milodón en honor a Konrad
lago del Desierto, Santa Cruz
lago del Desierto, Santa Cruz