Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Motín a bordo

Hace un par de días, un amigo virtual español, Faustino, me escribió que los relatos patagónicos parecían guiones de Hollywood... y lo son!

 

Este relato no ocurrió aquí, pero a modo de botón, es una muestra de la inspiración cinematográfica y de que muchos, muchísimos cuya historia se escribió en otras latitudes, alguna vez pasaron por el fin del mundo, rumbo a novelescas aventuras.

¿Quien no ha visto una de las versiones de "Motín a bordo"?

El "Bounty", legendario navío al mando del no menos recordado capitán William Blight, después de varios intentos fracasados por penetrar los terribles vientos australes, logró doblar el cabo de Hornos. Corría el año 1787.

Es que hasta la apertura del Canal de Panamá, los barcos en tránsito hacia el Pacífico debían tomar esta ruta, aún sabiendo que bajo sus heladas aguas ya existía, como presagio y desafío, un macabro cementerio de naufragios.

Blight fue uno de los afortunados que logró navegar a través del -literalmente- choque de los dos océanos más grandes del mundo. Lo consiguió, seguramente, gracias a la férrea disciplina que, como era costumbre entonces, lograba a fuerza de latigazos y otros morbosos castigos.

El interminable cruce del océano más vasto del planeta, alimentó rencores hasta que, en inmediaciones de Tahití, liderado por el oficial Fletcher Christian, estalló el motín.

Consumada la rebelión y las inevitables muertes, la tripulación incendió el "Bounty" para borrar todo rastro de lo ocurrido. Luego, la mayoría se refugió en la isla Pictairn.

Sin embargo, los rebeldes perdonaron la vida al capitán y a otros 18 marinos que le fueron leales, abandonándolos en un bote a 3.618 millas náuticas de tierra firme. Créase o no, con simples remos de madera, estos 19 hombres lo lograron en apenas 41 días, alcanzando un asentamiento holandés de la isla Timor.

En 1791, el Almirantazgo envió al "Pandora" en busca de los amotinados del "Bounty". La literatura y el cine han convertido al capitán Blight en un villano; sin embargo, fue el capitán Edward Edwards, del "Pandora", el malvado que no liberó de los grilletes a sus prisioneros ni aún en peligro de naufragio. Edwards logró recuperar a 14 amotinados que habían tenido la mala idea de permanecer en Tahití; el "Pandora" se estrelló contra arrecifes próximos a Australia, pero igualmente 10 rebeldes fueron llevados de vuelta a Inglaterra y juzgados.

Transcurridos 18 años, en la islita Pitcairn del Pacífico, quedaba sólo uno de los amotinados del "Bounty", John Adams, quien regenteaba su propio rebaño de mujeres y niños.

En la actualidad, la isla tiene unos 45 habitantes, todos ellos descendientes de tripulantes del "Bounty" y mujeres nativas.

por Raine Golab

* Imágenes: Cartelera de la película de 1935, obtenida de www.filmsite.org


* La pintura del Bounty es de:
  http://library.puc.edu/Pitcairn/bounty/bounty.shtml

 



Categorías

Buscador



 
afiche película de 1935
afiche película de 1935