Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Asalto al viejo expreso patagónico

Los turistas viajaban cómodamente en los históricos vagones del “Viejo” Expreso Patagónico, disparando fotografías por las ventanillas mientras la guía les brindaba los datos técnicos referidos al tren

 

El viaje habitual es corto, entre la estación de Esquel y la de Nahuel Pan, unos pocos kilómetros jalonados de puentes y vistas espectaculares. La vía cruza la ruta un par de veces, puntos donde otros turistas estacionan para saludar alegremente el paso del Trochita, que retribuye con estridentes silbidos y una abundante humareda.

Pero ese día... de pronto algunos pasajeros vieron bajar a todo galope a un grupo de jinetes vestidos como cowboys de Hollywood, sus rostros cubiertos por pañuelos. Los jinetes cabalgaron ruidosamente alrededor del convoy para finalmente abordar el tren, revólveres Colt en mano. ¡Un asalto al Trochita!

Un turista alemán trepó al techo de su vagón para proteger su filmadora de última generación. Dos señoras muy pálidas mantenían, por las dudas, sus brazos en alto una hora más tarde. Antes de partir, los "bandoleros" pidieron a los pasajeros un aporte para los Comedores públicos de la ciudad y, a cambio, entregaron muestras de perfume patagónico y un beso. Se llevaron una rehén anunciando que la matarían si alguien se movía, mientras un pasajero clamaba a gritos que se llevaran también a su esposa.

El asalto invadió rápidamente las primeras planas de los medios nacionales, diarios y televisión.

A cada viaje del trencito a partir de entonces, muchos turistas concurrieron enojados a las oficinas de Turismo, quejándose porque no habían sido asaltados.
Pero, como siempre ocurre en nuestro bendito país, comenzaron a elevarse las voces opositoras: que en la realidad histórica el tren nunca había sido asaltado; que no hubo cowboys americanos por estas latitudes (al menos en esa época...); que se asimilaba el Trochita al ámbito de la Iu Es Ei.

Entre bambalinas, la movida sólo tuvo como intención entretenerse y entretener. Un grupo de esquelenses que se reúne a menudo para salir a cabalgar, en algún asado trasnochado comenzaron a idear el operativo, que sobre la marcha no resultó tan sencillo como pensaron. Todos tenían caballos y pañuelos para cubrirse los rostros. Algunos tenían sombrero, pero ninguno disponía de revólveres y no consiguieron cantidad suficiente en las jugueterías locales. Hubo que complotar a la municipalidad, a la policía, y hasta asegurar por ese viaje a los pasajeros del tren. La puesta en escena fue sufragada por los propios bandoleros.

Lo cierto es que Esquel ocupó titulares de todos los medios, hazaña que no lograron los especialistas rentados para ello. La movida no tuvo en absoluto como objetivo una recreación histórica, sino ofrecer al visitante una nueva diversión. El "viejo" Trochita, al fin y al cabo, apenas supera el medio siglo de edad.
Hoy sábado 14 de febrero del 2004, flyfishing-argentina.com tuvo, gracias al trabajo de inteligencia de Andrea Manning, el dato concreto que sería, nuevamente, asaltado el tren. Sería bien temprano, ya que el viaje de la fecha finalizaba en El Maitén.

Allá fuimos. Buscamos con tiempo un buen punto panorámico para no perder detalle. Con prismáticos detectamos a los bandoleros acechando tras unos matorrales, porque los delató el lastimero aullido de un perro. Tras una lomada, otros integrantes de la banda aguardaban con un par de carros de época.

Turistas en tránsito hacia la costa nos miraban asombrados por el extraño lugar donde se nos había ocurrido tomar mate, de parados en la banquina.

Al hacer su aparición el tren, fue un pandemonium... bandoleros mexicanos llegaron a todo galope, gritando, su perro aullando desaforado, y los chillidos de los pasajeros acompañando con adecuado coro. Todos, bandoleros, caballos, perros, pasajeros y curiosos, sintieron fluir la adrenalina ante tan frenética actividad.

Abordado el tren, mujeres fueron secuestradas, llevadas sobre los hombros como una bolsa de papas y cargadas en los carros.

A diferencia del asalto anterior, el de hoy fue efectuado por bandoleros mexicanos, provistos de sombreros con alas enormes, cada uno utilizando términos típicos y entonando, todos juntos, canciones alusivas.

El show, esta vez hasta tuvo libreto. El jefe de la banda, (caracterizado por mi amigo Ricardo Lochocki), Juan Guerrero, estaba acompañado por su compadre Emiliano Zapata. Una mujer llevando un bebé, Juanita Guerrero, reconoció en pleno asalto al padre de su hijo (Emiliano) que la había abandonado. Participó también Harry Longbaugh (el Sundance Kid). Una mezcla de personajes y épocas dejaron al "asalto" una impronta de graciosa humanidad.

Cuando de tras otra loma, emergían veloces los "federales", el jefe bandolero -saludando caballerosamente- anunció la huída. Con la persecución, todos se perdieron en medio de la polvareda, no sin antes obsequiar a sus víctimas con bombones donados por una chocolatería de Esquel...

Al adoptar en esta ocasión una identidad mexicana, los "bandoleros" intentaron demostrar que no se trataba de recrear hechos históricos, sino que toda la movida tiene por fin último, divertir a los turistas y, como tal, fue sumamente exitosa.

Para mantenerse al trencito con su perfil original, debería realizar sólo viajes de servicios en beneficio de los lugareños, con tarifas acorde. En cambio el Trochita trabaja, con boletos bastante caros, únicamente para satisfacer la demanda turística. En el marco de su prestación actual, limitada a la recaudación sin función social alguna, los "asaltos" como divertimento, resultan válidos.

Ya perdido el fundamental factor sorpresa, apenas finalizado el asalto de hoy, los testigos ya intentábamos adivinar... ¿cómo y cuando será la próxima actuación de los bandoleros del Trochita?

Texto y fotos: Raine Golab

 



Categorías

Buscador



 
Secuestro
Secuestro
Huyendo de los federales
Huyendo de los federales
El jefe
El jefe