Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Malleo abajo

Uno de los ríos trucheros más renombrados de la Patagonia norte es el Malleo,

 

para refrendar esto hace algunos días escuché en una radio de San Martín de los Andes que algunos norteamericanos consideran a este río como uno de los cinco con mayor población de truchas de todo el planeta.

Como contrapartida diremos que a muchos mosqueros, en especial los neuquinos y rionegrinos, no les gusta este río porque prefieren la posibilidad de pescar truchas grandes, cosa que aquí ocurre con poca frecuencia aunque el año pasado se capturó una marrón de 5 kilos, quizás la excepción que confirma la regla.

Existe una polémica sobre las verdaderas posibilidades de capturar truchas respetables, lo que nadie discute de este río es su belleza tanto como la facilidad de acceso a los lugares de pesca, al menos en el Malleo aguas abajo del puente sobre la ruta al paso Tromen, motivo de esta nota.

A unos 22 km. de Junín de los Andes por la ruta provincial 23 cruzamos el puente sobre el río, como nota de atención para todos aquellos que deseen hacer el viaje, vayan con precaución, la ruta está en construcción (desde hace más de un año y parece que va para largo) hay sectores terminados y desvíos por caminos de tierra y ripio. Una vez cruzado el puente tomamos hacia la derecha (aguas abajo) y entramos por un camino que penetra en tierras de mapuches quienes cobran $2 la entrada y nos obsequian con un folleto ilustrativo sobre su gente y el río y una bolsa para juntar nuestros residuos que deberemos llevarnos al salir.

Una vez franqueado el acceso, el camino va acompañando el curso del río y en el trayecto nos encontraremos con varias casas, cultivos y corrales todos propiedad de esta comunidad mapuche. Si nuestro deseo es acampar tenemos varios campings agrestes regenteados por estos pobladores indígenas donde encontraremos agua, parrillas, baños y otras comodidades, también podremos comprar pan, tortas fritas y algunos elementos de almacén. Supuestamente no está permitido acampar fuera de estos campings sin embargo en nuestro trayecto nos encontramos con varias carpas diseminadas a lo largo de la rivera del río.

Encontramos un lugar bellísimo para hacer un picnic, árboles para darnos sombra, césped como cortado a máquina y un pequeño arroyo a unos pocos metros del cauce principal, un par de caballos pastando libremente y un sinfín de pájaros alegrando el entorno con sus cantos y revuelos; allí paramos sin reparar demasiado si el lugar era bueno para pescar, ya habría tiempo de buscar las truchas.

Vayamos ahora a la pesca, en el sector de río elegido teníamos varias posibilidades de pesca: flats, correderas y pozones que nos permitían intentar tanto con secas como con ninfas y hasta algún streamer para tentar a las más grandes.

Toda la tarde el pique se mostró franco a pesar del calor reinante, la altura del río estaba óptima y el vadeo se podía realizar sin dificultades. La mejor pesca se hizo con ninfas, pheasant tail, prince, hare's ear fueron las más rendidoras fallando en esta oportunidad la carrot. Todas en tamaños del #12 al #18, cuento más chica mayor cantidad de piques pero los tamaños siempre fueron muy discretos, solo un par de capturas superaron los 500 gr. Algo para tener en cuenta: si aumentábamos el tamaño del anzuelo el pique se cortaba inmediatamente.

El Malleo nos mostró una vez más que su población de truchas es excelente pero los tamaños siempre fueron pequeños, podemos justificarlo en el excesivo calor y lo templado del agua por lo que tendremos que esperar un tiempo hasta que el verano vaya cediendo para volver a intentarlo.

Ya regresando, el atardecer a pleno y con el volcán Lanín de fondo poniendo un marco extraordinario a la pintura de colores que esta región regala a cada visitante, nos despiden con un hasta luego, porque saben que su belleza es cautivante y que no podremos liberarnos del embrujo de retornar, aunque las truchas sean chicas.

por Héctor Gugliermo




Artículo Relacionados
Caleufú, Quemquemtreu, Collón Curá, Malleo y Chimehuín
En estos días pasados no les escribí pues estaba juntando información que seguramente les servirá para programar sus vacaciones y escapadas de pesca. Esto es San Martín de los Andes en la provincia del Neuquén.
Mi primer encuentro con el Malleo
Corría el año 1982, mi primer viaje al sur gracias a Roberto un amigo que había vivido en el Maitén;

Categorías

Buscador




 
el Malleo con buen nivel de aguas
el Malleo con buen nivel de aguas
hermoso lugar para pasar el día
hermoso lugar para pasar el día
truchas pequeñas, que con equipos livianos siempre es divertido
truchas pequeñas, que con equipos livianos siempre es divertido
Leo con una de las mejores capturas de la jornada
Leo con una de las mejores capturas de la jornada