Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Un cierre inolvidable

Cierre de la temporada 2002-2003, Semana Santa en el Limay Medio.

 

Gran problema este de escribir sobre el cierre de la temporada. Se supone que esta es una página de pesca y el tema principal debería pasar por ella; por describir el estado del río, las capturas, las moscas y equipos usados. Sin embargo me cuesta mucho separar o al menos focalizar la atención solamente en la pesca.

Ocurre que disfruto tanto de los preparativos del viaje como del trayecto mismo, del reencuentro con los amigos, de los asados multitudinarios y por supuesto, como a la mayoría de los pescadores, me gusta pescar y sacarme una foto con alguna buena captura. Entonces se me hace difícil hablar exclusivamente de la pesca.

El Limay Medio en esta última semana de la extensión de la temporada, me brindó la posibilidad de realizar mis expectativas en todos esos sentidos, ¿qué más puedo pedir?. Nada más, por supuesto, solo agradecer.

Como en los últimos años elegí el Limay para hacer mi cierre, otras alternativas a considerar eran el Chimehuín y el Caleufú, este último, con un gran cierre en la temporada anterior era tentador pero luego de meditarlo muy poco y ayudado por mis amigos Patagónicos que aman este río casi como a ningún otro, el destino quedó sellado: sería Piedra del Águila y en busca de las grandes marrones que allí se pescan.

Hablando del Caleufú, amigos de la AMBA que por segundo año consecutivo hicieron el cierre en sus aguas, me comentaron que al igual que en el año anterior, la pesca estuvo excelente. Habrá que tenerlo en cuenta y seriamente para la próxima.

Pero volvamos al Limay, los preparativos fueron por demás excitantes: la primera consigna fue averiguar que moscas estaban rindiendo mejor (aunque costó convencer a algunos para que me dieran esos datos), pude finalmente enterarme que las moscas blancas eran las de mejor funcionamiento. A atar en blanco entonces: woolly buggers, big limay, rabbits, ambulancias, blondes. Por supuesto que moscas en diseños y colores tradicionales no faltaron. Los reportes de amigos y conocidos de la zona y también de aquí de Bs. As. que pescaron en semanas anteriores fueron llegando y haciendo más entretenida pero a la vez agónica la espera. Líneas de hundimiento intermedio para el fin de semana y de hundimiento rápido para los días de semana fueron revisadas y preparadas para las jornadas que se avecinaban. Por último, la confección de líderes y un repaso general del resto del equipo ayudaron a aliviar la espera pero a la vez me dieron alas para la mente.

Esta vez no viajaba con los amigos de siempre, distintos motivos me dejaron como único representante del grupo que integramos en Semana Santa y en muchas otras salidas previas, pero rápidamente otros ocuparon los lugares vacantes y la duda sobre cómo nos llevaríamos quedó disipada en los primeros kilómetros de autopista y ruta, todo fue de lo mejor.

El encuentro con una gran cantidad de amigos de la lista Fogón Mosquero fue emotivo y por demás satisfactorio, vino gente de Esquel, de Allen, de Cipolletti, de La Plata y de toda la provincia de Bs. As., con ellos departimos diariamente en un encuentro virtual a través del correo, y en esta oportunidad nos vimos personalmente en Piedra del Águila y pasamos juntos tres hermosos días con la excusa de la pesca.

Y aquí la corto con este tema del encuentro y los momentos compartidos, porque la cosa es muy personal y pasa más por los sentimientos que el relato y el relator no pueden expresar en su justa medida, solo voy a agregar que me considero muy afortunado al poder vivir estas experiencias y de haber conocido a tanta buena gente.

Vamos entonces a La pesca. Los resultados en si son difíciles de catalogar, darle un rótulo de buena, regular o mala depende de muchos factores que van más allá de la calidad y cantidad de peces obtenidos; voy a comentarles un ejemplo que servirá para la explicación: en el viaje de vuelta escuchamos hablar por una radio de Neuquén y en un programa de pesca a uno de nuestros amigos que había pescado junto a nosotros los tres días, me refiero a Chiche Aracena. Su respuesta a la pregunta del conductor sobre cómo había sido el cierre fue la siguiente: "Las marrones faltaron a la cita", y está bien dicho. Sin embargo Uds. verán las fotos que adornan esta nota y podrán pensar que las mismas no representan para nada ese concepto, y también está bien. ¿Entonces cuál es la verdad? Diré entonces que ambas afirmaciones son verdaderas y a continuación daré una explicación para tratar que Uds. entiendan mejor.

En principio tenemos que remontarnos al menos 10 años atrás, lamentablemente en esa época yo no pescaba con mosca pero amigos que si lo hacían cuentan maravillas de esos tiempos. Todo el Limay medio era una fuente (que muchos creían inagotable) de grandes salmónidos, hoy esos amigos reconocen y lamentan que el río ya no es el mismo. Para ellos el obtener en un día 2 ó 3 buenas truchas marrones les parece poca cosa, este río tiene inmensas posibilidades y una historia anterior de esplendor inusitado. No estamos hablando de otros muchos ríos patagónicos que conocemos y pescamos habitualmente y donde obtener tres o cuatro salmónidos de un kilo es una pesca fantástica, aquí hay marrones grandes en serio y muchos vamos en busca de ellas, Chiche como pescador de todas las épocas sabe que es así y opina en consecuencia.

Otros varios y diversos factores influyen para que la pesca sea irregular, veamos algunos de ellos. Un tema no menor es que el caudal está regulado, las grandes represas que cortan el río determinan cuanta agua dejarán pasar y lamentablemente las diferencias de caudal y altura son muy grandes entre el día y la noche así como entre días de semana y feriados, esto también determina que la pesca varíe notablemente de una jornada a otra, incluso en diferentes momentos de un mismo día.

Las distancias entre la presa y los diferentes lugares de pesca es otro factor que influye en el comportamiento del río, en la zona más cercana a la presa la altura del mismo y su caudal bajan o suben inmediatamente que se produce la detención o puesta en funcionamiento de las turbinas, en cambio en zonas más alejadas como por ejemplo en las Estancias La Picasa o Pantanito, las fluctuaciones tardan más tiempo en notarse, tanto por nosotros los pescadores como por los peces y se producen mucho más lentamente.

Me ha ocurrido de estar pescando en inmediaciones de la presa de Piedra del Águila y tener el agua absolutamente quieta y muy bajo, en esas condiciones la pesca se torna extremadamente difícil y las marrones grandes desaparecen por completo dejando su lugar a pequeñas y medianas arco iris que patrullan todo el sector tomando pequeñas ninfas y secas. A los pocos minutos de sonar la sirena de advertencia y comenzar a correr el agua, estas truchas desaparecen y toman su lugar las marrones, entonces es hora de cambiar de equipo y pescar con shooting y streamers.

El último punto que quiero mencionar es que este es un río difícil. El ancho del mismo así como su extensión y su muy variada profundidad en cada tramo lo hacen un jeroglífico muy complejo de resolver para aquellos que no están acostumbrados.

Retomo el relato esperando que se entienda un poco más el ambiente de pesca y los motivos por los cuales para algunos la pesca puede ser fantástica y para otros apenas discreta o un fracaso total.

Mis amigos de Allen el día jueves 29 se lucieron y demostraron una vez más que el conocimiento, la experiencia y la dedicación dan resultados más allá de una eventual mala jornada. Como decimos habitualmente, "nos hicieron un sobretodo de escamas". Solo en la mañana tres marrones por encima de los 3 kilos (una de 4,5 kg. casi exactos) y varias más apenas un poco más chicas. Uno de ellos coronó la jornada con un soberbio macho de 5,2 kg. Me saco el sombrero ante ellos.

Un amigo que me acompaño en esta oportunidad y que hacía su debut en este río tuvo la suerte de pescar un extraordinario macho que no pesamos pero que calculo andaba por los 4 kilos. Luego de una pelea extraordinaria y las fotos de rigor, Guillermo me confesó que le temblaban las manos.

Los dos días siguientes fueron de menor pique, el viernes 30 el río estaba altísimo lo cual dificulta tanto el vadeo como la localización de las truchas, el sábado por el contrario, estaba en un caudal mínimo que hizo aun más esquiva la actitud de los salmónidos ante nuestras moscas.

La cantidad de pescadores de ese último día de la extensión daba miedo, prácticamente no había lugar donde ponerse y los botes de los ocasionales pescadores así como -lamentablemente- de algunos guías del lugar llevando a sus clientes, molestaron sistemáticamente a los que como nosotros preferimos pescar vadeando. Hay denuncias y fotos así que esperamos se les llame la atención y que aprendan a respetar tanto al reglamento como a los demás pescadores.

Los corderos asados del jueves y el sábado así como el guiso del viernes en la estancia de Martínez fueron soberbios, las cenas en el restaurante de la terminal de ómnibus buenas aunque un poquito caras y el hotel Piedra del Águila muy aceptable.

Para ir finalizando... este es un lugar excepcional para la pesca con mosca. Dios quiera iluminar a todos los que directa o indirectamente están relacionados con el mismo: a los habitantes de la zona para que cuiden, respeten y hagan respetar esta fuente de ingresos; a los guías para que piensen que su trabajo depende de los peces y de los pescadores que los contratan hoy y los que pueden contratarlos mañana, a los prestadores de servicios para que cada día los mejoren, a las autoridades regionales y provinciales para que vean esto como una forma de mejorar una región y a los pescadores para que siempre tengan presente que el recurso es frágil y que si quieren venir a pescar en el futuro, ellos y/o sus hijos tienen que respetar el reglamento.

por Héctor Gugliermo




Artículo Relacionados
Fortín Nogueira
La Estancia “Fortín Nogueira” se encuentra ubicada en la Provincia de Neuquén,
Limay Medio - II parte
En algunos lugares, corre sin brazos, tan lento y profundo que apenas se nota un pequeño movimiento en sus aguas, en momentos hasta podemos creer que estamos pescando en un lago.
Limay Medio - I parte
Cuando un pescador define el destino de su próximo viaje de pesca, son innumerables las razones por las cuales pudo haber llegado a esa elección.

Categorías

Buscador




 
el imponente Limay Medio
el imponente Limay Medio
debut de Guillermo Cavallieri
debut de Guillermo Cavallieri
Fernando logró una de 5,200 ks. Pura Dinamita!
Fernando logró una de 5,200 ks. Pura Dinamita!
obtuve esta belleza cerca del puente
obtuve esta belleza cerca del puente
como siempre, el Gallego García
como siempre, el Gallego García