Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Dorados y algo más

Aproximadamente a mediados del mes de marzo decidí llamar por teléfono a Goya, Corrientes

 

y hablar con Carlos Scheller (quien junto a su hijo Alejandro son nuestros guías habituales en la zona y también en los esteros "una experiencia imperdible") le comente entonces mi deseo de ir por allá próximamente junto con mi compañero de pesca Sergio Villar, lamentablemente las noticias no fueron buenas, la pesca estaba muy dura y era conveniente esperar. Decidí entonces hablar con Sergio quien después de escucharme me dice:

- No Claudio, yo espero que este bueno, acordáte lo que pescamos en junio del año pasado, además fue en ese mes que salió el de 10 kilos.

Realmente no sabía que hacer, entonces decidí llamar a mi socio y amigo Daniel Fernández que junto a sus dos hijos, Laureano y Emiliano, que estaban por hacer su debut con el dorado, ellos sin dudarlo decidieron afrontar el riesgo. Me contacte nuevamente con Alejandro para comunicarle que en una semana seriamos cuatro los que estaríamos por allá.

El viaje

Lunes 5 de Abril, 20.30 horas, terminal de Retiro, cuatro locos disfrazados de pescadores esperaban abordar el expreso Silvia con destino a la ciudad de Goya.

Martes 6 de Abril, 6 de la mañana, llegamos a nuestro destino, allí estaba Alejandro esperándonos, nos alojamos en el hotel, revoleamos los bolsos en las habitaciones, desayunamos rápidamente y partimos hacia el náutico. A las 8 horas ya estabámos embarcados, en un bote subimos Laureano, Alejandro y yo, en el otro Emiliano, Daniel y Carlos. Arrancamos río arriba, cosa que me llamó poderosamente la atención ya que siempre lo hacemos río abajo, Alejandro me explicó que sospechaba que el río Santa Lucía estaría más limpio ya que trae sus aguas de los Esteros de dicho nombre. Al Paraná nunca lo había visto tan sucio, por lo tanto estaba más que seguro que la pesca iba a ser bastante dura.

A la pesca ahora

Anclamos cerca de la boca, armamos los equipos, yo con mi Loomis #7 GL4 de 9´ running line y shooting taper de máximo hundimiento, líder de 1 metro con un tippet de acero de 18 libras, mosca oscura y al agua.

La mañana fue más que dura solo Daniel de la embarcación de enfrente clavó un hermoso dorado que le calculo peso unos 5 kilos, Daniel disfrutó doblemente ese momento ya que fue su primer dorado y muy peleador.

La tarde para mí mejoró un poco tres dorados con uno de 4,5 o 5 kilos en el mismo lugar que por la mañana salió el de Daniel. Veníamos mal, la otra lancha nada, nosotros sólo tres, hasta que a última hora ya volviendo hacia el náutico Alejandro decide probar una vez más en la boca ¡y acá está lo bueno! Primer tiro de Laureano, un hermoso chafalote de 2,5 kilos y así durante media hora, Laureano sacó 5 y yo 3 todos de unos portes bárbaros podría llegar a decir que en total tuve unos 20 piques de una violencia incalculable de los cuales sólo 3 pude llegar a sacar y otros 5 se fueron muy cerca del bote dándome una pelea muy entretenida siendo esto bastante común en esa pesca.

Podríamos decir que hemos hecho todo lo posible para perder la menor cantidad de piques, achicamos las moscas, aseguramos la clavada con un mayor control de la línea pero así y todo se complicaba, la mejor formula era un cast largo que llegue bien a la costa dejar hundir, traer y soltar para simular una mojarra muerta (es así como la prefiere el chafalote). En cuanto a las moscas las mismas que utilizamos para dorados, tipo deceiver, o las de Alejandro que son streamers con cabeza muddler bien pesadas, otra posibilida son las andino que personalmente las considero más rendidoras. En cuanto a los colores podríamos decir que las oscuras fueron las más efectivas aunque si me pidieran un consejo para un día que la pesca viene mal es probar, probar y cambiar, tanto como lo crean necesario, no es una perdida de tiempo sino lo contrario es ahí donde puede estar el secreto entre un día bueno y uno malo.

El segundo día amaneció con ganas de llover, es más cuando nos acercábamos a la rendidora boca de la ultima hora del día anterior empezó a acompañarnos una lluvia que seguiría junto a nosotros por el resto del día y no nos dejaría hasta Buenos Aires. Volviendo a la pesca fue un calco del día anterior, empezó floja, mejoró por la tarde aunque pude sacar 5 dorados con un pique no muy sostenido y para dar la nota rara saque un sábalo, y no robado, por la boca. Averiguando hay otros casos que los han pescado de esta forma.

A la tarde Daniel junto a Laureano en la otra embarcación fueron hacia la boca cuando llegamos nosotros el show ya había comenzado: lachas, palometas y chafalotes con una continuidad de pique bárbaro. Nosotros nos quedamos media hora más y puedo decir que en ese lapso en que la luz es muy escasa los chafalotes de mayor porte salieron al igual que el día anterior, yo pude sacar 3 pero el último fue espectacular como de uno 3 a 3,5 kilos, lo que lamento es no haber llevado la cámara con flash para plasmar este trofeo en una foto.

Fin del viaje

Regresamos totalmente satisfechos a pesar que el dorado no fue el gran anfitrión, pero puedo decir que igualmente tuvimos una buena pesca.

¡Hasta cualquier río!

por Claudio Grossi




Artículo Relacionados
Pesca de dorados en Goya
A partir de un comentario que me hiciera mi amigo Enrique Llago, complementado luego por otro amigo, Diego Cetra,
Días dorados
Como sabemos las especies cazadoras que habitan las aguas de la cuenca del río Paraná, presentan mayor actividad en los meses más calientes.
Cuando florecen los lapachos...
Dicen que cuando florecen los lapachos, aparecen los dorados. Viajaba por la ruta admirando esos lapachos rosados florecidos.
Dorados con mosca en el Noroeste
En todo el Noroeste Argentino (Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y Santiago del Estero) hay distintos escenarios y modalidades donde se puede desarrollar una excelente pesca con mosca del dorado.
Dorados con mosca en Itá Ibaté
Hacía tiempo que con mi amigo Marcelo Gorgo veníamos conversando la idea de ir a Itá Ibaté a mojar las plumas.

Categorías

Buscador