Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Moscas tubo

Desde hace muchos años que vienen pescadores de todas las latitudes a pescar al río Grande de Tierra del Fuego,

 

trayendo consigo toda clase de técnicas y equipos, extraños para nosotros, pero muy usados por ellos, sobre todo los británicos y escandinavos, quienes son los mas tradicionales pescadores del salmón del Atlántico.

Así fue como aprendimos a usar las cañas de dos manos, primero los guías de pesca, quienes veíamos como con gran facilidad se lograba poner la mosca donde debía ir y sin el menor de los esfuerzos y, posteriormente y gracias a alguna Clínica dada en 1997 por Simon Gawesworth, Instructor de Spey Cast en Inglaterra y con alguna clase particular dada por el también muy afamado instructor inglés Michael Evans, el resto de los pescadores locales comenzaron a interesarse en la nueva modalidad.

Pero, al mismo tiempo que estos pescadores británicos y escandinavos utilizaban sus cañas de dos manos para poder lanzar en las condiciones difíciles de este río Grande, también trajeron sus moscas a las cuales ya estaban acostumbrados y a las que les tenían mucha fe. Había gran variedad de moscas en su caja. A los guías no nos alcanzaban los ojos para ver tantas formas, colores y tamaños. Moscas salmoneras clásicas con alas de plumas casadas, en anzuelos simples o dobles; moscas salmoneras mas modernas, con alas de plumas simplificadas o de pelos de diferente tipo, largo y color, también en anzuelos salmoneros simples o dobles, variando los tamaños en ambos casos entre 2/0 y 12.

Como los pescadores, por lo general, colocan en su líder la mosca que le sugiere el guía y los guías estábamos acostumbrados a nuestras moscas, las salmoneras eran usadas pocas veces. Es más, casi las despreciábamos por ese espíritu localista que todos tenemos.

Pero había un adminículo el cual, creo, le llamó la atención a todos los guías: las "tube flies" o "moscas tubo". Además de ser algo novedoso y práctico a la hora de atarlas y pescarlas, eran indestructibles y pescaban como la mejor de las Woolly Buggers!
Algunos de los guías empezaron a atar las suyas propias, en base a su propio ingenio o en base a los modelos que les iban regalando sus clientes, destacándose algunos modelos sobre otros. Era muy difícil conseguir los elementos necesarios para su atado, pero, ahora, éstos se pueden encontrar en prácticamente todas las casas de pesca con mosca.

Descripción de las Moscas Tubo

La "invención" de la mosca tubo es muy reciente, comparándola con la de las moscas clásicas, tanto salmoneras como para truchas. Fue atada por primera vez por la señora Winnie Morawski en Inglaterra en 1945. Esta señora era atadora profesional en la casa Charles Playfair & Co. en Aberdeen cuando un buen día, al no tener nada que hacer, se puso a atar una mosca tradicional sobre el cálamo de una pluma de ala de pavo con un anzuelo triple insertado en su interior. Alguien vio lo que ella estaba haciendo y le sugirió que lo hiciera en un tubo de plástico, de esos que se utilizaban en esa época en cirugía, para hacer la mosca más duradera.

Inmediatamente esta clase nueva de moscas cobró sus fanáticos y revolucionó, de alguna manera, tanto el atado de moscas como su posterior uso en la pesca, sobre todo, de los grandes salmones del Reino Unido y de Escandinavia.

La mosca tubo consiste, justamente, en una mosca atada sobre un tubo, a la manera tradicional, o sea, cola, cuerpo, ala y barba, utilizando un tubo como base de atado en lugar de la pata del anzuelo. Esta forma de atado fue evolucionando al ritmo de la imaginación de los miles de atadores que fueron surgiendo con los años. Así fue como aparecieron moscas con ala arriba y ala abajo, ala en los 360 grados, o sea, una mosca simétrica que se ve de la misma manera sin importar su posición de navegación.

Se atan moscas tubo siguiendo las recetas tradicionales de las moscas salmoneras o streamers, o modificaciones de las mismas. También surgieron recetas propias de las moscas tubo, algunas rebuscadas y otras muy simples.

Para el atador de moscas, digamos, comunes, se le abre un mundo nuevo con estas moscas tubo, ya que puede hacer correr la imaginación mas libremente que al atar moscas de recetas "tradicionales", donde las mismas son mas estructuradas. Aquí la base es un elemento que reemplaza la pata del anzuelo y que es un tubo de diferentes longitudes y tres distintos materiales con los que se lo construye.

Hay tubos de plástico, de aluminio y de bronce. Cada uno de ellos para una función específica la cual está relacionada con su peso. Los tubos de plástico, al ser mas livianos, se utilizan para atar moscas, generalizando, de superficie, aunque podrían ser utilizadas, también, con líneas de hundimiento. Las moscas atadas en tubos de aluminio, obviamente, son mas pesadas que las de plástico pero mas livianas que las de bronce. Las de bronce, entonces, son las que se utilizan para la pesca a grandes profundidades o en aguas correntosas.

Las posibilidades y variaciones en el atado aumentan al haber diferentes medidas en cada uno de los tubos. Las longitudes de los tubos son las siguientes:

1,27 cm
1,90 cm
2,54 cm
3,18 cm
3,81 cm
4,44 cm
5,08 cm
6,35 cm

Como se verá mas adelante, no necesariamente en un tubo de 1,27 cm se debe atar una mosca de la misma longitud. Hay unas moscas muy conocidas, la Temple Dog y la Collie Dog, que se atan en tubos relativamente cortos pero con un ala de unos doce a quince centímetros de largo hecha con pelo de los respectivos perros.

Como vemos, los materiales que se usan para atar estas moscas pueden ser muy variados, aunque, por lo general, se usan pelos para las alas y floss para el cuerpo. Siempre con ribbing para fortalecer ese cuerpo, sobre todo, si usamos para el mismo dubbing y algún hackle tipo Palmer.

Para los tubos grandes, se utilizan pelos largos, de gran movilidad o, a veces, algunos rígidos también. La punta de la cola de ardilla, tanto gris como colorada, teñida o natural, son uno de los pelos más versátiles ya que son muy largos y se adaptan casi a cualquier receta. Este pelo produce moscas de siluetas estilizadas. El pelo de la cola de zorro, del ártico o el que tengan a mano, teñido o natural, es un pelo muy utilizado por su longitud, gran movilidad, volumen y delgadez del mismo. El pelo de la cola del ciervo también se utiliza, sobre todo, el de la parte superior de la cola y el de la punta, ya que no es tan hueco como el de la base y el de la parte inferior de la cola. El pelo de oveja de Islandia también es muy utilizado por ser muy largo, fino, y lacio. En los lugares donde está permitido, el pelo de oso polar es el más utilizado. Es traslúcido y muy largo, permitiendo hacer moscas realmente muy atractivas.

Para los tubos cortos, entonces, pelos relativamente cortos, lacios para siluetas mas delgadas u ondulados para mayor volumen. Pelos de colas de ardilla, de la parte central que son mas cortos, los extremos de los pelos de la cola de ciervo mencionados anteriormente, pelos cortos de zorros, todos son ideales para el primer caso de moscas de siluetas delgadas. Para los tubos cortos de silueta con mayor volumen se utilizan los pelos de la cola del ternero y el mismo pelo de la cola del zorro.

Modo de empleo

Queda dicho ya que estas moscas tubo son versátiles, prácticas, indestructibles y muy pescadoras. Aunque, lo primero que salta a la vista después de la lectura hasta aquí es la falta del anzuelo. Muchos se preguntarán entonces cómo funciona el sistema. Es muy simple, se introduce el extremo del tippet por el interior del tubo sacándolo por la cola del mismo y se ata, recién en ese momento, el anzuelo elejido para la ocasión. Este anzuelo va sujeto a la mosca tubo al ser introducido dentro de una "manga" de un material plástico flexible y expandible colocada por un extremo sobre la parte posterior del tubo, dejando libre el otro extremo para que pueda ser introducido el anzuelo fijando, de esta manera, la mosca tubo al anzuelo.

La trucha cuando toma la mosca y se clava el anzuelo, éste sale de la manga elástica permitiendo que el tubo "suba" por el líder, fuera del alcance de los dientes de la trucha y del deterioro consiguiente del mismo. Para liberar la trucha lo único que tenemos que hacer es sacar el anzuelo con el forcep. Si fuese una mosca común, además de ser "masticada" por la trucha, la arruinaríamos con el forcep.

Mosca tubo, práctica, sencilla, indestructible

La versatilidad de esta mosca tubo se refleja en el hecho que podemos "enhebrar" varios tubos en el tippet buscando lograr determinado efecto en la pesca. Podemos usar dos o tres tubos cortos, para hacer un "tren" de tubos de colores contrastantes, o de mayor peso, o de distinto volúmen a la vista de la trucha, o la variación que se nos ocurra en ese momento.

El anzuelo que generalmente se utiliza es uno de pata corta, simple, aunque, en los lugares donde se permite, podría utilizarse un anzuelo triple con una de sus patas recortadas, dejando un anzuelo doble. Si el anzuelo doble es chico, digamos un tamaño 10, produce menos daño que un anzuelo simple mas grande el cual, en el medio de la pelea, gira y se retuerce en el sitio donde está clavado, produciendo una herida grande, muchas veces desgarrando. El anzuelo doble, en tamaño chico, se clava en dos puntos impidiendo que gire o se mueva "loco" en el medio de la pelea y se sujeta mejor a la mandíbula del pez. Al ser retirado de la boca de la trucha produce menos daño también.

La forma de pescar y lanzar este tipo de moscas tubo es idéntica a la de cualquier otra mosca común, con la ventaja de presentarle a la trucha o salmón, siempre la misma silueta por mas que el agua y su movimiento la hagan girar sobre su eje, lo cual es difícil por su construcción aerodinámica, si se me permite esta expresión.

El único problema que le encuentro a estas moscas tubo es que, todavía, no existe una caja adecuada para guardarlas. Siempre están desordenadas!!

por Marcos Juan Czerwinski



Categorías

Buscador