Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Cuando florecen los lapachos...

Dicen que cuando florecen los lapachos, aparecen los dorados. Viajaba por la ruta admirando esos lapachos rosados florecidos.

 

Y por cada árbol, me imaginaba un pez en el río...

Como primer medida, quiero aclarar que no es mi intención la de realizar un compendio de pesca del dorado en el río Dulce, ya que usted puede estar mucho más capacitado que yo para hacerlo. Mi única, sola y sana intención es, sobre la base de mis observaciones y experiencia, la de darle una idea más acabada de con que se va a encontrar Usted, si algún día se decida enfrentar esta pesca.

Viaje en un par de veces este año hacia Santiago del Estero, y tuve la oportunidad de pescar en el río Dulce. Un ambiente espectacular para la pesca del dorado, especialmente para el que busca engañarlo con plumas y pelos. Es un placer vadear ese río, con fondo de arena, aguas templadas, botitas de neoprene, casi como en el Caribe... pero en Santiago del Estero.

Antes que nada, deberíamos ubicarnos geográficamente, para entender la fisonomía y estructura de este cauce. El río Dulce corre en dirección NO-SE, nace en el Embalse de Termas de río Hondo y desemboca en la extensa laguna de Mar Chiquita, en Córdoba. Corre en casi su totalidad sobre territorio Santiagueño, y cruza las ciudades más grandes de la Provincia, Termas y Santiago Capital. Es prácticamente un río de llanura, cuyo caudal esta regido principalmente por las erogaciones de agua de la represa, el consumo de los canales derivadores de riego, y las lluvias.

Este río se pesca casi en toda su extensión, desde las termas hasta Telares, dependiendo principalmente de la altura del mismo y de la época del año, para ubicar al dorado en los diferentes pesqueros.

Les sigo describiendo el ambiente... El Dulce, rebalsa de vida. No importan los millones de robadores de los lugareños desperdigados por el río, no importa la represa, o los canales sin planificación alguna, no importa la basura y efluentes que arrojan Santiago y Termas, no importa el avance de la frontera agrícola y sus pesticidas, acá nada importa..... El río está lleno de vida y demuestra su poder de recuperación. Pero hasta cuando podrá soportar? Ese es otro tema. Hay sábalos y bogas para hacer dulce, haciendo honor al nombre. Y es común "robar" alguno al recoger la mosca... Los sigo ubicando, un río lleno de pescados, con costas barrancosas, entre 50 y 100 metros de ancho, vadeable y hasta "cruzable" muchas veces. Es el pesquero perfecto para el que le gusta caminar y pescar. Los accidentes en el río lo conforman los enramados, troncos, raigones, que, atrapados por la arena, conforman excelentes apostaderos para el Dorado.

Y dale con el ambiente... El dorado aquí, más alto que nunca en la Cadena Alimenticia. No hay quien lo joda (palometa), y no hay quien nos joda al vadear (raya de río) Por eso el lugar es bárbaro. El dorado tiene unas bogas y unos sábalos para morfarse que son un manjar. Es difícil tentar a un pez en estas condiciones, y creo que este es el primer reto. Aquí intentamos "irritarlo" mediante obsecuentes lances al punto donde creemos "verlo". Obsecuente quiere decir tirar por lo menos 10 veces atrás del mismo palo, antes que buscar el siguiente. La experiencia de pesca en el Paraná nos dice, que si hay un dorado cerca cazando, tirále con lo que sea, que agarra. Es la situación lógica de un pez que compite en mayor medida por su alimento. Acá la situación es diametralmente opuesta. En este caso, debemos tentar a un dorado más huidizo, más desconfiado a la hora de comer, que se oculta en los enramados buscando protección, oxigenación, alimento, y que lo podemos ver cazar a intervalos más o menos regulares. Claro, lo vemos mandarse un sábalo de kilo y medio, y después queremos tentarlo con 5 gramos de plumas de lomo de gallo mal atadas... Que fe que nos tenemos los mosqueros!!!

En mi caso particular, la pesca la realicé de Santiago Capital, hacia el Sur, hasta Villa Atamisqui. El fondo, principalmente compuesto de arena y limo, es terriblemente sensible a las crecidas y a los vientos. Pescando llegue a ver la mosca, algunos días a más de 50 cm de profundidad, y en otros, a 5 cm de profundidad. Esto es lo que más me asustó del río: La tremenda volatilidad de sus condiciones de pesca. Pero es parte de la pesca, y hay que entenderlo. Este fondo, compuesto de materiales tan livianos, es también el que permite que el río modifique su cauce constantemente, y que haga "reposicionar" al dorado después de cada variación de caudal, permitiéndonos ver sus características "lomeadas". Los consejos de un buen guía nos pueden llevar a ubicar estos preciosos lugares, cuando la situación se pone adversa.

Que quede claro que no venga a decirles: "para sacar este dorado hay que tirar una Andino en chartreuse, atada sobre un 2/0 de Daicchi, con lideres de 85 cm lastrados cada 30". Yo me estoy limitando a comentarles mi experiencia. Les comentare sobre mi equipo, pero creo que es tan personal como mi calzoncillo boxer con Winnie-the-pooh, que me da suerte. Por el tema del equipo, de todos modos, es lo normal para pescar dorados en cualquier río, cañas entre #6 y #8, y líneas de, líneas de... Tengan en cuenta que ramas, trampas, robadores y troncos hay por todos lados... así que mucho no podemos bajar. Es para pescar con flote, aunque es necesario bajar la mosca en ocasiones (metro, metro y medio, no más) en lugares donde la fisonomía del Río lo permita. Una sinking tip es una buena opción. A falta de esto, le agregamos un polyleader de hundimiento a la de flote, o con un pedazo de línea de hundimiento vieja, hacemos una extensión de 1,20 mts. Para tirarla, es tan fea como una sinking tip. Podemos usar las de hundimiento, pero con mucho cuidado y en lugares donde el Río lo permite, ya que existen pozones más o menos largos. No se necesita una excelente presentación, pero si un correcto desenvolvimiento de la mosca y el tiro debe ser muy preciso. Además, necesitamos colocar un "fusible" ya que los enganches son reiterados, y con el 3 a 1 no está para perder líneas. Mis líderes los hice para tirar con un anzuelo 2/0: Maxima del 60, 60cm; Orvis S/S del 43, 40 cm; Orvis S/S 0x (0,28/15 libras) 20 cm, y 15/18 cm de cable de 20 libras. Las moscas... Andinos, Andinos flacas, Andinos, Andinos largas, Andinos, Sea Ducer, Hi-Ti, Lefty's Deceiver, y más Andinos... JaJaJa! Esas son mis moscas. Colores, los colores que le gustan al dorado! No fui claro?

Quería llegar a lo siguiente:

Medianamente describirles el lugar para que ustedes puedan elegir como encarar esta pesca.

Comentarles las características de un pesquero de excelente calidad, tremendamente volátil (ténganlo en cuenta), y tremendamente desafiante.

Decirles, que a 1.000 Km. de Buenos Aires, tenemos un pesquero, que los mosqueros no podemos dejar de conocer.

Avisarles que esos dorados son verdaderos héroes, sobrevivientes en ese río.

Mencionarles que tengo la impresión de que si no devolvemos vivos todos los dorados que pescamos en todos los ámbitos, de que si no luchamos por leyes que lo protejan, esos dorados del Dulce, pronto van a ser un triste recuerdo. Tan triste, que sentiré tanta vergüenza por mis acciones y mis inacciones, que jamás le podré contar a mis hijos que había dorados en un río que se llamaba Dulce.

Disfruten la pesca.

por Hernán "Pelado" Pereyra

Nota: Esta pesca en el río Dulce, no la podría haber realizado de no haber sido por la generosa colaboración de César Neme (flycastingsantiago@yahoo.com.ar), mosquero y guía del Dulce, que me llevó y acercó a lugares a los que jamás hubiera llegado. Gracias, César.




Artículo Relacionados
Dorados y algo más
Aproximadamente a mediados del mes de marzo decidí llamar por teléfono a Goya, Corrientes

Categorías

Buscador



Relacionados


 
César en el Dulce
César en el Dulce
Hernán con un Dorado en el Dulce
Hernán con un Dorado en el Dulce
no sólo las truchas se devuelven
no sólo las truchas se devuelven