Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Un río truchero

Una nube es vapor de agua, el hielo es agua congelada,

 

la lluvia es agua en gotas que alivia las nubes cargadas, la nieve es lluvia fina que quiso ser hielo en la bajada y el mar, ese hermoso mar es bastante más que horizontes de agua salada.

Pero un río truchero, es agua clara que baja de la montaña, es nieve, es lluvia, es hielo, viene desde las nubes cargadas y viaja cambiando de ánimos hasta mezclarse en el agua salada. Y eso de más que tiene el mar, son todos los ríos que llegan a volcarle sus aguas.

Un río truchero siempre baja, aunque tenga que ser cascada, siempre sigue aunque tenga parte estancada, esquivando los cerros, encarando las llanuras, internándose en los bosques embellece todo lo que toca, a veces triste y profundo y a veces como un alegre saltarín de rocas.

Se mueve como si estuviera vivo, si dar vida es tenerla entonces un río truchero la tiene, vida para la vida y para toda la vida, si como el indio supo quererlo, el blanco quiere tenerlo.

Las nubes adornan los cielos; glaciares de hielo y nieve; la cima de las montañas; la lluvia hace más verdes los montes y lava con esmero los paisajes; el mar, el mar siempre va a ser más que horizontes de agua salada.

Pero un río truchero, es agua clara que baja de la montaña, es poesía en movimiento, es vida, es paz, es calma y consuelo, es la mayor expresión de Dios, cuando lo hace a través del agua.

por Flyheart



Categorías

Buscador