Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio
Lago Queñi

Como estaba el tiempo muy bueno y firme se nos ocurrió a Mezza y a Esteban internarnos muy a dentro del Parque Nacional Lanin y para eso fuimos al lago Queñi.

 

Es un pequeño lago que se encuentra casi en el límite fronterizo. Su orientación es de oeste a este rodeado de montañas y con unos bosques muy densos de roble pellin, colihue y raulíes enormes debido a las excepcionales características del sitio, con un régimen de lluvias de 3000 mm anuales.

Enganchamos la balsa en el jeep y salimos de San Martín temprano, paramos en Yuco donde se encuentra una guarda parques para preguntar por el estado del camino y seguimos. Para los que no conocen Yuco es un muy buen paraje para pasar el día contando con una hermosa playa. Se encuentra sobre el lado norte del lago Lacar más o menos al medio de su largo total.

El camino estaba bueno nos había dicho la guarda parques comentándonos que no sabía con certeza si podríamos cruzar el ultimo vado... Depende de su caudal que ahora es mucho, nos dijo. Nos fuimos igual, luego de transitar el Lacar y el Hua Hum por un muy buen camino.

Atravesamos el puente sobre el río Hua Hum y ya internados en ese hermoso bosque recorrimos un camino bastante accidentado, cruzado en este momento por varios arroyos que traían mucha agua. Luego de 1 hora llegamos a la casa del guarda parques y continuamos unos cientos de metros hasta el vado anteriormente mencionado. Allí había tres autos que no habían podido pasarlo.

Mezza puso la baja de nuestro jeep y lo cruzamos no sin sentir como nuestro trailer era arrastrado un poco por la fuerza de la corriente.

Llegamos, botamos la balsa, cargamos la heladera de provisiones y salimos, para esto serían las 9 de la mañana. Comencé a remar con dirección este, hacia donde desagua el lago, yendo por su margen norte observando la costa mientras nos trasladábamos hacia nuestro objetivo.

Comenzamos lanzando con líneas de hundimiento en los arroyos y caídas de agua que eran varias sin resultados muy buenos, estábamos tirando streamers y ninfas sin obtener resultados. De pronto aparecieron de la nada una cantidad muy grande de libélulas y las truchas no se hicieron rogar, saltaban por todos lados.

Cambié rápidamente de línea, colocando la de flote y leaders largos y finos, yo tenía tipet 6x y una caña 4 de 8 pies, Mezza por su parte tenóa una caña 6 de 9 pies cambiando de inmediato por una línea de flote; Esteban con su caña 5 de 8 pies también cambio su shooting por una double taper.

Até una humpy numero 10 porque no tenía libélulas y comencé a castear hacia una barrera de juncos. Los piques no se demoraron pero todavía para mí eran muy espaciados. Decidí mover la mosca o hacerla patinar un poco, sólo un poco sobre la superficie del agua. Bueno la cosa cambio notablemente, apenas la movía las arco iris se le tiraban y salían de abajo del agua de una manera increíble, alucinante.

Los piques se sucedieron unos tras otros, muy cerca de los juncos, esto era un festival. Paramos a almorzar como a las 13hs. Luego del asado de rigor, siesta, café y a retomar a las 17hs. Toda la tarde fue igual, calculamos haber pinchado entre los tres unas 40 truchas o más. El tamaño bueno entre 800 gr y 1500 gr. Regresamos como a las 22h al campamento, comimos algo y a dormir.

Por la mañana desarmamos y nos volvimos a S.M.Andes, pues era 31 de diciembre y teníamos que festejar por la noche... Pero estaba para quedarse.

Resumiendo el Queñi es una muy buena opción sobre todo para aquellos que les gusta pescar con secas. La mejor forma de pescar es en balsa, pues sus costas son prácticamente inaccesibles.

Buen comienzo de año para todos.

por Muddler Minnow
San Martín de los Andes 30-12-00.



Categorías

Buscador