Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Flyfishing » Historia del Flyfishing
La historia de la pesca con mosca (Parte II)

Poco y nada se sabe sobre la pesca con mosca durante el período que va desde la publicación del Tratado hasta el final de la Guerra Civil en Inglaterra (1642-1651).

 

La buena noticia es que el señor Isaac Walton , un inglés nacido en 1593 en un pueblito cerca de Stafford, luego de la Guerra Civil decidió dejar su trabajo y dedicarse a la literatura y a la pesca y escribió su gran obra, The Compleat Angler, el libro más conocido y más apreciado de toda la literatura mosquera. Para que se den una idea, ya lleva más de 400 ediciones!!!. En el condado de Hampshire, a dónde se mudó, tuvo la oportunidad de pescar los arroyos de la zona y trabar amistad con otro mosquero, Charles Cotton (quien escribiría un capítulo de su libro en la 5° edición sobre técnicas de pesca, atado de moscas, construcción de las alas, correcto empleo del dubbing, además de publicar alrededor de 65 modelos de moscas para pescar las aguas locales), y se convirtieron en grandes compañeros de pesca a pesar de sus personalidades y gustos tan dispares, nada como la pesca con mosca para hacer amigos, verdad ?

A decir verdad, no había mucha novedad en el libro de Walton sobre detalles del equipo y tácticas de pesca. Adoptó las 12 moscas enumeradas en el Tratado de la Abadesa Berners, las cañas no habían sufrido modificaciones significativas desde esas épocas así que aquí tampoco encontramos cambios sustanciales: se pescaba con cañas de una o dos manos, de unos 20 pies de largo y constaban de seis a ocho tramos unidos entre sí y eran construidas de maderas exóticas traídas de selvas como las de Guyana. Las líneas seguían siendo utilizadas fijas a la punta, los reels no habían aparecido; la primera mención de su existencia en Europa data de 1651. Estos primeros reels se utilizaban para hacer trolling y para pescar salmones. En realidad no fueron muy necesarios hasta que las mismas líneas evolucionaron, y esto ocurrió en los albores del 1800.

Hasta aquí, las líneas continuaban siendo construidas de pelos de cola de caballo trenzado. La característica esencial estas líneas es que flotaban y muy bien, haciendo que las moscas fueran clasificadas irremediablemente en "secas" o a lo sumo podían llegar a hundirse un poco, de modo que hasta la aparición de las líneas de tripa hacia finales del siglo XVIII no existía la clasificación de las moscas en "secas" y "húmedas". Y no faltaban los debates sobre la cantidad de pelos a emplear: parece ser que muchos insistían en construir líneas que terminaran en la menor cantidad de pelos posibles para complicarse la vida a la hora de sacar un pez fuera del agua y merecer el título de verdaderos pescadores. Sofisticación que le dicen.

El siglo XVIII

Esta etapa puede ser considerada como de consolidación y cambio. Tomemos la caña: ya hemos mencionado que ellas no conocían los pasahilos; en realidad no se sabe exactamente cuando se empezaron a utilizar pero se conocen cañas que tenían un pasahilos en la punta que datan de los albores del siglo XVII. Aparecieron por primera vez hacia finales del siglo XVII, lo que le permitió a los pescadores obtener un mayor control sobre la línea cuando tenían atrapado un pez en la punta, aunque no se mejoró en el tema de la distancia debido a las características de las líneas utilizadas en la época. No es que los pasahilos que se utilizaban fueran muy confiables, pero al menos nada pudo detener su definitiva imposición.

A finales del siglo XVIII empezaron a hacerse evidente las diferencias entre tipos de cañas y los materiales utilizados comenzaron a ser cada vez más sofisticados. Igualmente seguían siendo muy largas, entre 15 y 17 pies, aunque la mayoría eran más cortas que esto. La medida standard era de aproximadamente 12 pies para pescar con líneas de pelo de cola de caballo que terminaran en dos pelos o más; cañas de 9 pies para líneas de un solo pelo "para moscas pequeñas", y de 17 pies para pescar salmones. La caña de bambú empezaba a utilizarse para la construcción de tramos superiores, especialmente para cañas salmoneras.

Hablando de las líneas, y teniendo en cuenta que la Revolución Industrial no ignoró a la pesca con mosca, se acabaron las épocas en que los pescadores tenían que trenzar sus propias líneas. Las nuevas líneas fabricadas eran ahusadas, permitiendo precisión y distancia. Hacia fines de siglo hacen su aparición las líneas combinadas con pelos de cola de caballo y seda, tal vez no era la mejor combinación del mundo ya que los dos materiales tienen propiedades muy dispares: eran líneas caras, se gastaban rápido, no tenían resistencia y como no eran lisas se enganchaban en los pasahilos, en realidad eran un desastre pero eran de uso corriente.

Los reels no fueron demasiado útiles hasta que la calidad de las líneas mejoró. Los primeros y rudimentarios reels se denominaban "wind", "wheel" o más comúnmente "which" y en un principio su función era mantener la línea que no se usaba en un lugar seguro. Como ya mencionamos, la primera mención del "reel" data de 1651 y aparece en un libro de Thomas Barker llamado "The Art of Angling". Las ilustraciones que allí aparecen muestran un reel de madera bastante bizarro, y como ya dijimos, se utilizaban para hacer trolling y pescar salmones. Si pensamos en la utilidad de pescar truchas utilizando un reel, veremos que se podía vivir sin él: por empezar las truchas eran bastante chicas como lo son ahora en esas regiones de Europa como para tener que servirse de un reel para traerlas; en segundo lugar, las líneas no corrían muy bien que digamos por los pasahilos, así que dejar que el pez pegara una corrida no era un muy buen negocio: se corría el riesgo de armar una galleta o de romper la línea, así que el pescador tenía varias opciones: esperar a que el pez se cansara; correr por la orilla siguiendo al pez; tirar la caña al agua y recogerla después; o dejar que el pez cortara. Otro punto en contra de los primeros reels era su mala calidad, pesaban una tonelada y las aleaciones de cobre que se usaban tenían un alto contenido de zinc y se rompían muy fácilmente.

Con respecto a las moscas, muchos pescadores comenzaron a servirse de los comerciantes del ramo para abastecerse de moscas en lugar de atarlas ellos mismos. Si comparamos la evolución de las moscas con las de las cañas y las líneas, notamos que las moscas utilizadas eran básicamente las mismas que podrían haber utilizado Walton y Cotton. Pero la revolución no tardaría mucho en llegar.

Para este siglo, los comerciantes dedicados a la pesca con mosca estaban bien asentados en sus negocios, vendiendo todo lo que pudiera serle útil al pescador...y otras cosas que seguramente no le sirvieron nunca, les suena esta historia?.

por Silvia "Sirenita" Bergamasco

Bibliografía:
-www.flyfishinghistory.com
-The Classic Guide to Fly-Fishing for trout: Charles Jardine
-homepages.enterprise.net/davefink/history.html
-Del Pasado al Presente: Marcelo Morales (Revista Auto club)




Artículo Relacionados
La historia de la pesca con mosca (Parte I)
Puede pasar que a muchos la historia les resulte aburrida rememorando las épocas del colegio

Categorías

Buscador