Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Flyfishing » Historia del Flyfishing
La arcoiris de río y la steelhead

La trucha arcoiris de río, tan preciada por su brillo iridiscente, comparte la mayor parte de las aguas que habita con su pariente que va al mar, la steelhead, y ambas son clasificadas como Salmo gairdneri.

 

En la mayoría de las aguas, las steelhead dominan a las truchas residentes tanto en tamaño como en número. Sin embargo en algunos ríos alrededor del lago Crescent en el estado de Washington y los lagos Kamloops de la Columbia Británica, y en los ríos Apache, Gila y McCloud de California, la forma migratoria se ha perdido porque a las truchas de estos ríos se les impide ir al mar mediante barreras físicas, tales como represas.

El rango natural de la trucha arcoiris se extiende desde el la región del río Kuskokwin en Alaska hasta la península de Baja California y los ríos costeros de México. Dentro de esta región, muchos de los ríos que desembocan en el Pacífico todavía mantienen a la cabeza a la trucha salvaje residente, incluyendo los ríos MacKenzie de Oregon, McCloud y Kern de California, Henry's Fork del sistema del río Snake de Idaho, el río Babine de la Columbia Británica y el sistema del río Kenai-Russia de Alaska. Sin embargo, durante los últimos 100 años, las truchas arcoiris han sido introducidas en otras incontables aguas por todo el mundo. Hoy en día muchos ríos cercanos al rango original en los Estados Unidos y Canadá tienen reservorios de truchas arcoiris; pero estas no son reservorios de truchas salvajes nativas.

En los ríos que tienen tanto truchas arcoiris residentes como steelhead, puede ser dificil distinguir entre las dos. Cuando la steelhead adulta vuelve al río de su morada temporal de alimentación en el Pacífico, es de color gris acero o plata, pero pronto aparece un reflejo verde, rojo y azul y las steelhead se mezclan con las truchas arcoiris de río. Muchos mosqueros resuelven el problema llamando steelhead a las truchas grandes, mientras que los peces más chicos se denominan arcoiris. Esto es probablemente suficiente, ya que ningún río puede producir la cantidad de alimento disponible en el océano, y pocas si es que alguna de las arcoiris alcanza el tamaño promedio de las steelhead. La trucha arcoiris de río desova a fines del invierno o la primavera, al mismo tiempo que las steelhead migratorias. No sabemos si alguna vez se entrecruzan. Con seguridad no lo hacen en los ríos del estado de Washington y la Columbia Británica, que producen las steelhead más grandes. Ahí, la grava, escogida por las steelhead cuando cortan sus camas es demasiado grande para las arcoiris más pequeñas, y usualmente la corriente en las correderas del río elegidas por las steelheads en desove es demasiado fuerte para las truchas más pequeñas como para aparearse. En otros ríos posiblemente se entrecrucen, ya que se ha reportado steelhead y arcoiris en las mismas camas de desove.

Las truchas arcoiris de río son devoradoras vigorosas. Al contrario de las truchas marrones de río, que pasan mucha de su temporada de no-apareamiento en forma pasiva esperando que la corriente les traiga comida, la arcoiris de río va en busca de la comida. Cuando la corriente acarrea poco, la trucha lentamente se desplazará alrededor del pozón o se dirigirá corriente arriba, devorando cualquier cosa que sea comestible. En una pequeña corredera del Kenai de Alaska se vio que una trucha arcoiris alimentándose, recorría casi una milla en 2 horas.

La arcoiris de río también toma un rango mucho más amplio de comida. Luego del estadio de fry la trucha marrón ignora pequeños bocados como algas y pequeñas larvas y pupas de insectos. Las truchas arcoiris los comerán durante toda su vida, y también toman una gran proporción de su alimento del lecho del río: ninfas de plecópteros, efemerópteros y larvas de tricópteros. Un corto lapso de alimentación, del fondo o de los insectos de la superficie, saciará a la trucha marrón pero no a la arcoiris.

Como resultado las arcoiris de río crecen mucho más rápido que otras truchas en aguas igualmente productivas. En arroyos ricos ingleses, la trucha marrón alcanza de 12 a 14 pulgadas de largo solo a los 3 años de edad. En los ríos más productivos de Idaho y Montana, las truchas arcoiris superan ese tamaño a los dos años. Una arcoiris pescada en Jackson Hole Wyoming, en 1976 peso 6 libras con solo 4 años de edad: aunque este pez se alimentó principalmente de alga Cladophora y de pequeñísimas larvas de tricópteros y ninfas de plecópteros.

Con un crecimiento rápido, las truchas arcoiris alcanzan la madurez sexual antes que las truchas marrones. Las arcoiris tienden a desovar por primera vez cuando alcanzan las 12 a 16 pulgadas de largo, normalmente al final de su segundo año. Las truchas marrones pueden no madurar hasta su tercer o cuarto año. Sin embargo, pocas truchas arcoiris salvajes sobreviven más de dos o tres desoves: su mayor expectativa de vida es de cuatro a cinco años. Las truchas marrones de río pueden vivir hasta ocho, nueve o inclusive diez años.

La trucha steelhead

Hasta hace poco los científicos clasificaban a la trucha steelhead Salmo gairdneri separado de la trucha arcoiris de agua dulce de la región costera del Pacífico de América del Norte, a la que llamaban Salmo irideus. Sin embargo, la steelhead es ahora considerada simplemente como una trucha arcoiris que pasa parte de su ciclo de vida en el mar. Por lo tanto, la steelhead y la trucha arcoiris de agua dulce se agrupan juntas en la especie Salmo gairdneri. Sin embargo aquellos que hayan pescado tanto la arcoiris de agua dulce como la steelhead afirmaran que las dos variedades son bastante diferentes en su apariencia y comportamiento.

Las steelhead adultas desovan a fines del invierno y en la primavera, cuando la crecida en los sistemas fluviales, luego de los primeros deshielos, permite que el pez alcance las aguas principales rápido y fácilmente. Durante el invierno estos arroyos están usualmente congelados; en verano, el flujo puede ser demasiado poco para que el pez complete su migración río arriba. Los huevos fertilizados, escondidos hondo en las camas de grava, se aseguran un buen suplemento de agua helada rica en oxígeno mientras continúa el deshielo durante la primavera y principios del verano. Para el momento en que el fry de steelhead comienza a buscar comida en verano y principios del otoño, el río esta en su fase más productiva en lo que a insectos se refiere.

Las truchas steelhead jóvenes crecen rápido. Para el final del año podrían haber alcanzado cinco pulgadas de largo y para su segundo cumpleaños siete pulgadas o mas. En este estadío el parr de stealhead no se distingue del parr de arcoiris de agua dulce que nunca irá al mar. Al año siguiente, cuando tienen entre siete y diez pulgadas de largo, los parr de stealhead se convierten en smolts. Pierden su color rosa-lavanda y adquieren un tono plateado; rápidamente se dirigen río abajo hacia el agua salada.

Mientras que las truchas "cutthroat" que van al mar tienden a permanecer en aguas costeras cerca de los estuarios de sus ríos natales, los cardúmenes de steelhead frecuentemente viajarán unos pocos cientos de millas de su río de origen en busca de alimento marino. Algunas steelheads marcadas como smolts en ríos de la Columbia Británica han sido detectadas en los mares de las islas Kodiak en Alaska, y barcos pescadores comerciales han informado de otras en el Pacífico medio hasta 2500 millas de sus ríos natales.

Algunos ríos tienen la reputación de producir steelhead grandes, otros producen peces más pequeños. Aunque todas son steelhead, el patron sugiere que cada sistema fluvial tiene su propia variedad de steelhead. En su gran trabajo Trucha (1979), Ernest Schweibert destacó que los smolt de steelhead de los "ríos de peces grandes" emprenden migraciones mas largas y pasan un año extra en el mar alimentándose. De ahí el mayor tamaño de ese pez. Sin embargo también decía que la ecología de los ríos como los de Columbia y Skeena influenciaba el tamaño de la trucha, porque la fuerte corriente de estos ríos y las piedrs sumamente grandes del lecho del río hacían que las steelhead mas pequeñas no se pudieran reproducir eficazmente ahí. Solo las steelhead mas grandes y viejas podían aparearse, montar las camas y desovar en estas condiciones.

Debido a su tamaño y los ríos espectaculares que habitan, las steelhead son posiblemente las truchas más emocionantes para atrapar. Sin embargo, esto ha sido hasta cierto punto su ruina. Durante el siglo 20 los ríos de Oregon, el estado de Washington, Columbia Británica y Alaska han atraído pescadores de todo USA y Canadá, y de Europa y el lejano Este. Las steelhead han sido una presa popular: se han extraído gran número con poco reconocimiento de que la población puede algún día sufrir de sobrepesca.

El resultado es que la reserva de steelheads de muchos ríos es ahora soplementada con peces de criadero. Bill Luch, autor de "Steelhead Drift Fishing" (1976) lo puso de esta forma: " Hay muy pocos ríos de truchas steelhead salvajes en los Estados Unidos. Debido en su mayoría a la depredación enferma del hombre, se ha vuelto necesario propagar artificialmente a este pez para conservar estos ríos. En otras palabras, la mayoría de las steelheads hoy no son peces salvajes, sino el producto del criadero.

Una solución mucho mejor al problema de la sobrepesca es reducir la presión de pesca. Se necesitan a la fuerza medidas para lograr esto en muchos sistemas fluviales: algunas áreas son de pesca y devolución; en otras a los pescadores se les restringe el número de peces que pueden llevarse; y en algunos ríos (por ejemplo el sistema del río Dean de Columbia Británica) el número de permisos está severamente restringido. Seguramente esta es la respuesta para conservar las poblaciones de truchas salvajes: mantener la presión de pesca a un nivel al que las reservas de truchas puedan soportar.

La trucha del Atlántico

Para los pescadores y naturalistas, la trucha del Atlántico es bastante diferente de la trucha marrón de río o lago. Cuando vuelve del mar es una barra brillante de plata (...). Los especimenes más grandes nunca pueden confundirse con las truchas de agua dulce: de hecho, para las no iniciadas, estas se parecen más al salmón del Atlántico. Más de un pescador ha presumido un salmón de 5 libras, sólo para darse cuenta de que la cola cuadrada, las largas mandíbulas y la estructura de la aleta caudal, mostraban que era una trucha de mar.

Los naturalistas del siglo 19 describieron varias "especies" de trucha del Atlántico. Además de Salmo trutta, la trucha de mar de Escocia e Irlanda, identificaron la Salmo cambricus, el encerrado de Gales, el sur de Inglaterra y Escandinavia; Salmo gallivensis, la trucha de mar de Galway; Salmo brachypoma, la trucha del mar del este de los ríos británicos Tweed, Forth y Ouse; y Salmo argeneus, el salmón plateado de los ríos del Atlántico de Francia.

Estas "especies" tienen poco en lo que se refiere a mérito científico, ya que su identificación, y descripción fue sobre muy pocos ejemplares y en terrenos bastante dudosos. El mismo reverendo Houghton no pudo obtener un ejemplar de trucha del mar del este a pesar de lo mucho que trató, y se vio obligado a pedir prestado el ejemplar en conserva de Gunter para el Museo de Historia Natural. Eventualmente a todas las truchas del Atlántico se las llamó Salmo fario; pero los biólogos actualmente han considerado que la trucha marrón y la trucha del Atlántico son una sola y la misma especie; así es que ahora se las agrupa oficialmente como Salmo trutta.

(de la página www.wild-trout.co.uk basada en el libro 'The Wild Trout - the natural history of an endangered fish' de Rod Sutterby y Malcolm Greenhalgh publicado por George Philip Ltd, Londres, 1989).

Traducción de Ana Kobrak



Categorías

Buscador