Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Flyfishing » Historia del Flyfishing
Mi relación con la pesca con mosca

Hospital Fernández, desde el 2/08/02...

 

Nacido en Yugoslavia a pocos kms. de Belgrado, de familia con raíz y habla materna alemana y apátrida en la post guerra de Josip Brosz Tito (Mariscal Tito).

Llego al país dando mis primeros pasos, aprendidos a los tumbos en el transatlántico Augustus. Desde los ocho años, siendo ya un fiel riverplatense, empecé ese largo recorrido del pescador de todas las pescas.

Sin embargo mi acercamiento a la pesca con mosca es fruto de la más pura casualidad...

Fue en un viaje técnico a STH, en Junín de los Andes, para la puesta en funcionamiento de un equipo, todavía recuerdo ese domingo, primeras horas de la tarde, 33º C en Aeroparque y en un instante sobrevolando ese hermoso valle que enfila a la pista de Chapelco; el contraste, 13º C con los leños del hogar encendidos.

Cuando finalizo la instalación esa misma tarde, Roberto Sacconi me muestra minuciosamente todo el proceso de fabricación de los reeles partiendo desde el bloque de aluminio, el mecanizado con el torno de control numérico y el perforado múltiple. Las novedosas cañas de grafito hexagonal, los chalecos y muchos otros enseres de la pesca con mosca que comercializa la fábrica.

Al anochecer me deja en manos de Doña Elena en la Hostería Chimehuin, muchas imágenes de trofeos de pesca, un ambiente hogareño y pintoresco, algunos relatos contándome sobre la vida del Turco José Julián. En mi entorno todos los comensales eran americanos, a varios ya los había visto en el avión con un extraño tubo en la mano..... Una sopa casera de tomates, los fideos con estofado y la botella de Point Levec, un cuarto sencillo muy cálido. El amanecer con el jardín escarchado y el pico del Chapelco plateado; era un 18 de Enero de 1988.

Luego el desayuno, muy temprano pasa Roberto para llevarme al aeropuerto, grande fue mi asombro cuando me cuenta la nueva, un tal Tte. Rico había tomado Aeroparque. Fue un largo día de espera en el que Roberto gentilmente me acompañó conversando recurrentemente sobre la pesca con mosca.

Un paseo por "La Boca", tengo fresco en la retina el altisonante cartel de Di Tulio, un fenomenal viento con una llovizna horizontal, el lago plagado de "corderos" en lo que parecía un temporal. En los relatos la trascendencia para la zona de la difusión realizada por Joe Brooks, El Bebe Anchorena y otros muchos pescadores. Almuerzo en el restaurante de la plaza, y la tarde matizada por anécdotas esperando la finalización de la revuelta.

Partimos a las 21 hs. con destino final incierto, escala en Neuquén y a la 1 hs. fue la primera nave en ingresar al espacio aéreo de Aeroparque......

El año entrante en Enero regreso con mi cuñado Teo y familia y acampamos a orillas del "Huechu" en Bahía Cañicul, y la punta noreste del Lago Meliquina en donde comienzo con los primeros intentos de mosca utilizando el bulbo en spinning.

Reincido con Kuki en febrero del 90, 40 hs. de remo en canoa canadiense recorriendo los lagos Paimun, Meliquina, Filo Hua Hum, Gutiérrez, etc.. .

Ya me voy impregnando en los paisajes, los aromas y la majestuosidad de los veriles y la plataforma subacuática de estos lagos.

Kuki parte para radicarse en el sur de Alemania, muy cerca de Basilea (Suiza) y fue el primer jueves de Mayo que a requerimiento de mi cuñado vamos a la clase de iniciación del curso de pesca con mosca del Club San Huberto. Mientras que mi cuñado nunca volvió a ir yo muy pronto caí en las redes del "engaño" sutilmente preparado por Darío Pedemonte, tan buena resultó esa charla que en los años sucesivos comprobé como nadie, ni siquiera los más antiguos, se perdía este rito: "La clase de iniciación".

Finalizado el curso, el 15 de Noviembre de 1990 mi primera salida de pesca con mosca junto a Miguel Dropulich y Fredy al Meliquina, Filo, Caleufu; fueron 10 días de lluvia inclemente y aguahielo, aunque fue de campamento tuvimos la ayuda de un ambiente de una cabaña en construcción. Pese a la rigurosidad de la inclemencia climática, fue una excelente experiencia a la par de una muy buena pesca.
A fines de mayo siguiendo los consejos de mi vieja: "vos te pensas una mina así la vas a encontrar a la vuelta de la esquina...", le pedí a Kuki que vuelva a Buenos Aires, mientras iba llenando la cabeza con pesca con mosca.

Kuki inicia el curso en Mayo de 1991.

Recorrí los dos niveles repitiendo el último en 2 oportunidades y luego empecé a colaborar en este nivel, a la par Kuki lo hacia en el primero.

El año 95 encuentra al club en su apogeo, récord de inscriptos, concurrentemente llega el apogeo, las desavenencias entre instructores y demás colaboradores de la escuela como resultado, probablemente, de celos comerciales por la actividad a la que se volcaron varios de ellos. Esto provoca hacia fines de octubre una importante escisión, la que tendría una preponderante relevancia en el funcionamiento de la escuela del Club San Huberto.

Esta escisión con la partida de varios instructores: Andrés Morenza, Adrián García, Diego González, Miguel Dropulich, Juan Di Liscia, Eduardo Garaffa (algunos involucrados directamente en las diferencias y otros haciendo causa común) y otros colaboradores y amigos: Ramón San Roman, Luis Sonsogni, Carlos, Abelardo, Kuki y Esteban. Estos formarán la semilla que gestará el nacimiento de la A.M.B.A.

El nacimiento de una asociación, como ya lo había expresado en otra oportunidad, nace de la inquietud de un grupo de amigos. Apenas sucedido este hecho que viví con una profunda depresión y una gran angustia, comenzamos a sentir una sensación comparable al síndrome de abstinencia, que íbamos a hacer ahora los miércoles, después de 6 años de asistir todo el año a encontrarse con un sinfín de amigos, aprendizaje y colaboración.... .

Así fue como nos empezamos a reunir en los fondos de "El Jabalí" de Adrián García en Caseros, estábamos en Diciembre del 95 y éramos 12 almas en pena.

Aquí se va esbozando la idea de una continuidad tanto en las reuniones como así también en la difusión e instrucción de la pesca con mosca, el mismo perfil del San Huberto. Teníamos el convencimiento claro que para que no sucediera en un futuro lo mismo que había pasado en el San Huberto, escuela que era una subcomisión del Club, necesitábamos de una estructura autónoma e independiente del lugar en que estuviésemos.

Y es así que reunión tras reunión se va delineando la carta fundacional, los principios y objetivos. El estatuto inspirado parcialmente de la Asociación Argentina de Pesca (A.A.P.), pero fue justamente el nombre que nos llevó 4 reuniones y el símbolo que nos identificaría sólo 2.

A principios de Febrero quedó constituida legalmente como Asociación civil sin fines de lucro. Los doce miembros fundadores cubren los cargos de la Comisión Directiva, Andrés Morenza siendo el mas joven del grupo es elegido presidente...........

Hospital Fernández, antes del 17/09/02...

por Esteban Kutsch
Presidente de la AMBA, fallecido el 17 de setiembre de 2002



Categorías

Buscador