Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Flyfishing » Técnicas de Pesca » Avanzados
Saludable: Los Chinooks, no están solos...

3.CHINOOK DEL RIO FUTALEUFÚ

 
En cuanta oportunidad que he tenido, siempre he reclamado la necesidad que las determinaciones que se tomen o establezcan ya sea en leyes, decretos o reglamentaciones que se encuentren estrechamente vinculadas con el recurso natural salmónido, sea en base a conclusiones apoyadas legítimamente en el rigor científico y no en un caprichoso e interesado "porque sí" como lamentablemente ocurre con varios de las disposiciones de los actuales reglamentos de pesca "deportiva", fundamentalmente en Chubut. Sino que me expliquen cual es la apoyatura investigativa que obliga a que el 1º de marzo de cada año se ponga fin a la captura de fontinalis en el sistema de lagos del Engaño y diez km. mas allá -en el nacimiento del Corcovado- se permita la captura de fontinalis hasta el 1º de Mayo, es decir DOS meses de diferencia entre un ambiente de pesca y otro, en menos de 10 km! . Y que me digan entonces porque si termina dos meses antes, no comienza también dos meses antes?

Y cuál es el rigor científico que hace que cada vez haya más ambientes de pesca donde se permite la navegación a remo únicamente (léase balsas de guías de pesca) en detrimento de otras embarcaciones, aunque éstas tengan motores de bajo caballaje (ecológicos, cuatro tiempos, eléctricos, etc.etc)? Este es el caso de un amigo entrado en años y con dificultades físicas para pescar. Primero era con motor fuera de borda de cualquier caballaje. Después lo obligaron a bajar a 35 hp para navegar en algunos lagos. Luego le dijeron "No, mire, a partir de ahora tiene que usar un motor de 4 tiempos o ecológico" el tipo rompió el chanchito y con esfuerzo llegó a su four stroke, para vivir dentro de la ley. Pero a la otra temporada le dijeron."Si, cuatro tiempos, pero en este o aquel ambiente de pesca sólo hasta 30 hp".

Y finalmente le dijeron "sabe que, ahora ya no puede utilizar más motor, ni siquiera eléctrico, ahora sólo puede utilizar embarcación a remo".... Estoy convencido que la próxima vez, este buen hombre en lugar de remos, va a llevar una ametralladora.. Quienes son los que mayoritariamente emplean balsas neumáticas..los Guías de pesca.. comercial, obvio. Es tan evidente que este tipo de medidas restrictivas, carentes de toda apoyatura científica, se toman más que para favorecer al recurso natural, para favorecer a un sector comercial. Obvio. Y cual es el argumento con rigor científico que permite pescar salmones del pacífico en determinada zona del río Corcovado " únicamente con cuchara voladora mayor a nro. 5 o ondulante superior a 40 gramos" en detrimento de la pesca con mosca? Sí, leyó bien. Se puede pescar con equipo de spinning pesado, pero no con equipo de mosca apropiado.

Y cual es la apoyatura científica que obligaba a pescar de aquella forma (únicamente con cuchara voladora mayor a nro. 5 o cucharón de mas de 40 gramos) del 1 al 30 de abril en el río Futaleufú, en corredera como la de Gendarmería y no se puede hacerlo con mosca? Afortunadamente, este dislate fue modificado y también se permitió pescar los salmones con equipo de mosca. Me pregunto quienes son los "iluminados" que toman estas determinaciones absurdas. Che, y el rigor científico? Como diría el genial Alberto Olmedo...De acaaa!! Y podría seguir enumerando varios "porqué" de los reglamentos donde cada vez hay más medidas restrictivas a la pesca recreativa (en navegación, en modalidades, en motores, en señuelos, en capturas, en ambientes) cuando la práctica de este pasatiempo es algo tan simple y sencillo, habida cuenta que es para recreación y esparcimiento del hombre.

Entonces, creo que hay que procurar que reglamentaria hay cada vez haya menos capricho, menos favoritismo, más sentido común y más apoyatura científica. Pues en las actuales disposiciones, se lee demasiadas veces la palabra "prohibido" asemejándose cada vez más a un reglamento carcelario que a un reglamento de pesca. No hay que tener muchas luces para deducir que cada temporada hay mas decisiones consensuadas donde esas prohibiciones son tomadas en beneficio de intereses sectoriales, produciendo discriminaciones por acción u omisión poniendo como escudo protector la "necesidad de procurar un manejo sustentable" Porqué?... Porque sí. Tengo ante mí un reglamento de pesca continental de hace 30 años. En la esencia de lo que debería ser el manejo genuino de la pesca recreativa, prácticamente no hay cambios significativos desde aquel entonces hasta ahora.

Entonces, además de prohibir sin ton ni son, poco o nada es lo que se ha hecho en estas décadas en cuanto a los estudios serios y científicos, efectuados por profesionales en el campo, para lograr en forma genuina y veraz, la revitalización, conocimiento y manejo sustentable del recurso natural salmonido. A que pescador patagónico no le agradaría leer o conocer que ciertamente, tal o cual lago o río, está siendo estudiado científicamente para determinar su capacidad biogénica y establecer que carga de peces puede este soportar. Y a partir de ahí, entonces si establecer las normas que deberían regir para su aprovechamiento racional y sustentable.

Tenemos en nuestra Provincia material humano, profesional y altamente calificado como para hacer aquellas tareas reclamadas. Por eso, me provoca enorme satisfacción y aplaudo el trabajo que desde el año 2010 viene realizando la Dra. Cecilia Di Prinzio - Licenciada en Ciencias Biológicas, Doctorado en Biología y varios postgrados- con los salmones de pacífico en el Chubut, particularmente en el río Futaleufú. No quiero abundar en su trabajo profesional, pues quien quiera conocerlo puede ingresar a http://salmonchinookfutaleufu.blogspot.com y podrá observar todo lo que se lleva trabajado con la presencia de los salmones en el Futaleufú.

Es cierto que dicho estudio está orientado para conocer en profundidad la vida de los Chichu en nuestras aguas y la magnitud del impacto ecológico que dicha presencia puede significar, pero no es menos cierto que de las conclusiones finales, se podrá conocer profesionalmente sobre su vida en nuestras aguas de estos aparato y entonces sí, con conocimiento de causa legislar en consecuencia. Pongo en relieve, que el trabajo de la Dra. Di Prinzio está solventado por Organismos Nacionales, como el CONICET más Laboratorio de Ecología y Sistemática Animal de la Universidad Nacional de la Patagonia, recibiendo una famélica ayuda del Gobierno Provincial materealizada en colaboración a través de la dependencia oficial de pesca continental.

También tiene similar ayuda de Parques Nacionales, más el firme compromiso de algunas empresas privadas de Trevelin y Esquel, buzos y un puñado de pescadores locales entre los que se encuentra el amigo Henry. Hace muy poco, tuve la oportunidad de mantener una charla amena con la Dra. Di Prinzio, no sólo para recurrir a la fuente genuina del tema salmón, abrevar de sus conocimientos e intercambiar opiniones, sino también para conocer algunas cuestiones sobre los Chinook en nuestras aguas. Primordialmente vinculado a la cantidad de ingresos de estos al Futaleufú, teniendo en cuenta que para el año 2010 se habían censado 422 ejemplares y para el año 2011 sólo se habían censado 94 salmones aunque mucho más grandes que los anteriores. La Dra. me compartió de un gráfico de su autoría donde acusa que para el año 2012 se habían censado 165 salmones y para el 2013 ya se llevaban censado algo así como 330 Chinook. Según su apreciación -que también sería compartida por sus pares chilenos- existirían tres tipos fluctuantes de ingresos al Futaleufú.

Este ingreso de salmones al río, un año es bueno, el otro año es muy bueno y el subsiguiente es excepcional. Tal puede deducirse que, en mérito a la cantidad censada y calidad de los salmones que llegaron a desovar hasta el Futaleufú, esta que pasó sería una temporada muy buena y la que viene, debería ser excepcional. Asique a los que les guste conectarse con estos aparatos la próxima temporada, este dato cobra vital relevancia. La idea de la profesional, para ahondar en su investigación, en un futuro cercano y para conocer más de la vida y costumbres de los Chichu sería marcar estos salmones en el estuario, previo al ingreso al río Yelcho en Chile y conocer aspectos del "run" sobre todo en cuanto a permanencia en el lago homónimo en suelo trasandino. Otro de los aspectos interesantes que conversamos con la profesional es el "mix" de cepas registradas y que han ingresado al río hasta la fecha, teniéndose censadas a doce de ellas, lo cual resulta muy interesante para el pescador recreativo. Alguien echó a correr la bola por acá que en mérito a que la aparición del alga Didymo en varias aguas continentales del Chubut, coincidente con la presencia de Chinook en esas aguas, sería adjudicable a éstos.

Al respecto se enviaron escamas limpias a analizar por parte de los profesionales que están en este tema, siendo su resultado negativo. Me interesó la opinión de la Dra. respecto de los efectos vinculados con la gran carga orgánica que recibía ese tramo del río (el de gendarmería) al momento de la muerte de todos estos salmones y según su evaluación, en realidad no era tanta. Ello así porque el cauce del Futaleufú es artificial y como lo dije, sube y baja de acuerdo a las necesidades de generación. Esto hace que esa imagen triste y desagradable - común a los sitios de desove de este tipo de salmones- contemplando tantos cadáveres de salmones en descomposición y esparcidos en las orillas de los ríos- acá sea imposible de observar, ya que al variar el cauce del río periódicamente, este mismo hace el "operativo limpieza".

Le consulté entonces, si esta abundante carga orgánica diseminada por el río podría ser la causante -desde hace un par de temporadas- de la presencia de grandes truchas marrones y de peso significativo en casi toda la extensión del Futaleufú nacional- siendo la apreciación de la profesional que estas truchas no serían residentes del río, sino anádromas que vienen acompañando a los salmones en su perigrinaje, probablemente para el festín de ovas maduras al momento del desove de estos Chinook. Finalmente la charla giró en torno al estudio para el cual la Dra. fue convocada, por gente de Corcovado con la finalidad de determinar las causas de la merma de salmones del pacífico en el río homónimo, lo cual me parece sumamente acertado y profesional, que el estudio serio de sus investigaciones determine las causas y prevalezca por sobre la creencia popular distorsionada y, naturalmente, se obre en consecuencia. Como debe ser. Con rigor científico.

Como reflexión final -y no hay que ser un iluminado para deducirlo- todos estos estudios científicos cuestan plata y tiempo. Si se tiene lo primero, lo segundo es más fácil de conseguirlo. Y más allá de las partidas oficiales nacionales -que siempre llegan tarde y cuando llegan nunca alcanzan- y las escasas colaboraciones privadas se hace necesario el compromiso fundamental, efectivo, constante y sonante de la Provincia de Chubut. No alcanza la simple colaboración que puedan brindar los organismos oficiales vinculadas a la pesca y el turismo. El compromiso debe ser efectivo y en efectivo. También los municipios que reciben -y recibirán- los beneficios incalculables de las mieles que debería dejar la visita del Chichu, deberían de poner lo suyo para que todo este tipo de investigaciones profesionales llegue a buen puerto cuando tiene que llegar. Pero qué llegue. Sin ninguna duda, así como lo manifesté hace casi 40 años atrás ante la llegada de los primeros salmones al río Corcovado, tanto Trevelin y Esquel verían beneficiadas su economías regionales ante la palpable presencia de un nuevo atractivo turístico-recreativo que podría y debería ser el generador de un desarrollo económico-regional imposible de cuantificar.

Pero además, creo que tan solo aplicando el sentido común, se podría conjugar aquella recreación de pescar estos salmones con una posibilidad cierta de beneficio para muchas personas que muy pocas veces -o nunca- han tenido la oportunidad de recibir el aporte de proteínas con Omega3 que posibilita el comer carne de salmón. Creo que a partir del 20 de abril de cada año fecha en que ya los salmones han desovado y hasta el 20 de mayo -o la fecha que se establezca según sea el estado físico de los salmones- se podría habilitar la pesca recreativa de estos aparatos, únicamente con equipos específicos (spinning o mosca) SIN LIMITE de capturas y con la estricta obligación de entregar a estas a Centros Comunitarios de barrios humildes de la zona. Para ello tendría que haber alguna organización de tipo asistencial que se encargara de todo el procedimiento y para que las proteínas lleguen realmente a su destinatario.

Es decir, con una promoción acorde se podría ofrecer a un mercado nacional significativo un muy buscado atractivo recreacional como sin duda lo es la pesca del salmón del pacífico y a su vez hacer una obra de bien altamente valorable para con nuestros semejantes, favoreciendo a personas carenciadas que de ninguna otra manera podrían llegar al consumo de carne del salmón. No es una idea ni un invento mío. Salvo la parte de captación turística, es lo que hacen algunas aldeas de los países del Norte, procurando un aprovechamiento racional del recurso antes que este sea desperdiciado sin sentido ya que todos estos salmones están condenados a muerte, por imperio de la propia naturaleza. Que la propuesta puede levantar una ola muy elevada de voces en contra, si. Imagino que sí. Pues nunca ha sido fácil derribar pruritos e hipocresías. Sobre todo en una actividad tan elitista y purista como aparenta ser la pesca "deportiva" sureña.

Cuando hay ausencia de neuronas, siempre es más fácil y menos riesgoso "prohibir" que imaginar nuevas posibilidades de utilizar razonablemente el recurso. Ojalá que quien o quienes tienen la potestad de pergeñar el próximo compendio de que se puede hacer y que no se puede hacer en materia de pesca patagónica, consultando con los científicos profesionales entendidos en el tema y con todas las entidades afines, públicas y privadas, puedan considerar lo propuesto. Estoy convencido que vale la pena intentarlo, pues siempre para iniciar un camino de mil km hay que dar un primer paso y de hacerlo, estaríamos ante la presencia de una nueva forma de pesca recreativa, que va mas allá de nuestra diversión y esparcimiento, sino a través de ella, procurar un beneficio palpable a nuestros semejantes. No se trata de experimentos ni de audacia...se trata de sentido común. Tan sólo eso.

>> continúa en >> ¿De qué pesca, me hablás?

Néstor Brizuela.
skelfly@gmail.com

 

 

 

 

 



Categorías

Buscador