Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Flyfishing » Técnicas de Pesca » Avanzados
Las variables y el equilibrio en el lanzamiento

Existen variables fijas y móviles que necesitan ser observadas, siendo elemental conocer como se alternan y complementan entre sí.

El entrenamiento aeróbico lo realizaba dos veces por semana, siempre un poco antes del mediodía y en la costanera, frente al aeroparque de Buenos Aires. Los domingos, elegido día favorito por la tranquilidad, solía trotar en silencio por la vereda del circuito KDT e invariablemente la mirada se dirigía a una multitud de gente que practicaba lo que parecía ser un rito, el lanzamiento de la mosca.  

¿Por qué repetirán siempre los mismos movimientos?. Imaginaba que estando en el lugar de ellos, el aprendizaje sería mucho más sencillo y no necesitaría tanta práctica.

Como pescador tradicional de otra modalidad, y curioso por la nueva técnica, decidí inscribirme, comenzando la instrucción a la semana siguiente. Lógicamente, apenas tuve contacto con la realidad, los razonamientos se desmoronaron. Entendía en forma estupenda la teoría del instructor, pero mis brazos se negaban a seguir la maniobra justa".

La deducción de Juan es común a infinidad de pescadores cuando ven a otros realizar los movimientos: Creen en la sencillez del lanzamiento. ¿Cómo es posible que un simple balanceo de ida y vuelta pueda tener tantas complicaciones?. La realidad es muy distinta y al principio cuesta bastante encontrar el punto justo. Si uno está dispuesto a esforzarse para cambiar la terca impulsión intuitiva que concentramos y se advierte la complejidad de factores que intervienen, la senda del éxito tiene el futuro asegurado.

Mel Krieger, prestigioso instructor norteamericano, dice: Hay que formar el loop, cargar la caña. ¡Exacto!, Es el objetivo, la culminación; quién lo logra aprendió. También menciona a los poetas, si usted está entre ellos y tiene aversión por los datos técnicos, evite seguir con la lectura, ingresaremos a un universo de argumentos específicos con variables fijas, móviles, peso, velocidad, potencia y equilibrio. Creo oportuno señalar, para que quede claro, que se apela ex profeso a un lenguaje simple y explicable, evitando todo lo posible la terminología de la ciencia física, para que su lectura pueda ser totalmente accesible.

Soy un convencido que con teoría solamente es imposible capturar un pez y que también, cada uno lanza y pesca como quiere y puede. Sin embargo, me gusta comprender los porqué de la pesca con mosca y quiero difundirlo compartiéndolo sin egoísmos. El objetivo principal de la nota es ayudar al mosquero experimentado a separar la esencia del estilo. Conocer todas las variables es fundamental y como cada uno lo implementa, incumbe a la táctica o el estilo.

Es bastante confuso descifrar la dinámica del movimiento y transmitirlo sin cometer errores, las combinaciones que intervienen son prácticamente infinitas. Puede relacionárselo a un gigantesco rompecabezas con cantidades enormes de fragmentos que tienen que encajar, ó a un juego de azar: ¿Se acuerdan del famoso y ya desaparecido prode, trece partidos con tres variables cada uno?. Por qué no el ajedrez, cada vez que movemos un trebejo, se modifica la partida.

Existen los lances para pescar, de práctica y también los de exhibición, con objetivos muy disímiles en cada uno. Por ejemplo: Presentación, distancia, estilo, etc.

Es común oír a numerosos mosqueros argumentando sobre un lanzamiento, mezclando al mismo tiempo y al voleo todas las variables y sin elegir de antemano un tipo de lance con un objetivo determinado. Son razonamientos sin fundamentos mínimos, cuando se analiza un lance o parte de él, es preciso el anclaje de todas las variables menos una. Es el único método que existe para comprobar como funciona un elemento con respecto al todo.

Alterando un solo componente, puede investigarse como reacciona el resto del conjunto. Por ejemplo: Para saber quién alcanza mayor distancia entre cuatro lanzadores, tengo que hacerlos tirar a todos con la misma caña, línea, líder, mosca y en breve tiempo, para que las condiciones ambientales permanezcan estables. En cambio, al dejar que el equipo lo elija el lanzador, a la aptitud de tirar, se suma el talento y la sensibilidad para elegir, y el resultado puede ser distinto.
Existen variables fijas y móviles que necesitan ser observadas, siendo elemental conocer como se alternan y complementan entre sí. La caña, línea, líder y mosca pertenecen al grupo de variables fijas, (suponiendo que el lanzador pueda usar un solo equipo a la vez). En cambio, las variables móviles son el viento y fundamentalmente el pescador, quién, por su ductilidad, está capacitado para amalgamar todas las combinaciones posibles.

VARIABLES FIJAS

Cañas:
Tres acciones: Lenta, media y rápida = 3 variables
Pesos distintos: de 0 a 12 = 13 variables
Largos diferentes: 7', 71/2', 8', 81/2', 9', 91/2', 10' = 7 variables

Líneas:
Por diseño y función.
Diseño: L, WF, DT, TT, ST, Teeny = 6 variables
Función: Flote, Intermedia, Hundimiento = 3 variables

Líderes:
Por el material de construcción. Monofilamento, Braided, Polytips = 3 variables
Por la longitud. Corto, normal, largo = 3 variables
Puede agregarse la resistencia, la rigidez o elasticidad del material, y si son hechos con o sin nudos

Moscas:
Por tamaño. Grandes, medianas y pequeñas = 3 variables

Recopilando las variables fijas básicas que descartan a los numerosos puntos intermedios y sin tener en cuenta los productos nuevos que puedan aparecer mientras escribo, se obtiene la siguiente cifra:

Cañas 3 x 13 x 7, más líneas 6 x 3, más líderes 3 x 3; más moscas 3 Total = 132.678 variables.


VARIABLES MÓVILES


Condiciones ambientales:

Principalmente el viento, a veces es constante en su velocidad y otras se presenta con rachas, modificando instantáneamente un lance.

Lanzador:

Es el único que puede maniobrar y balancear todas las variables, tanto fijas como móviles: Interviene en el arco de lanzamiento para formar distintos loops, modifica el peso de la línea, cambia la velocidad de la misma, regula la potencia del disparo y va en busca del equilibrio para armonizar el lanzamiento.

Vale la pena detenerse en el presente trayecto del escrito para mezclar las dos variables y multiplicar. ¿Cuántas pueden estar presentes en un solo balanceo de ida y vuelta?

El Loop

El loop es parte del mecanismo propulsor, concentra energía cinética (masa en movimiento) en la línea continuamente decreciente que está por encima de él. Chiche Aracena describe: "La energía está almacenada en la línea que está detrás de la caña. Podemos imaginar toda la energía cargada, como una sucesión de puntos, donde cada punto tiene una carga de energía cinética que tiene un vector de dirección dominante. Cada punto va girando a medida que se traslada desde el plano superior al inferior, pero el vector continúa el impulso con su dirección original. En este movimiento de traslación de los puntos se forma el loop".

Ver imagen 1

Ante el impulso inicial del lanzador, la masa de la línea, no puede variar de energía cinética, (ignoremos en este caso la resistencia del aire y la ley de gravedad), permaneciendo constante, por lo tanto, al decrecer la cantidad de masa en movimiento, debe aumentar la velocidad con el objeto de conservar la energía. Esto quiere decir que la parte de línea que está por encima del loop y la mosca se aceleran y finaliza el movimiento cuando la mosca atraviesa el loop. De hecho, es un caso de conservación de energía cinética: E=(mv² (Energía = ( masa x velocidad al cuadrado) que produce aceleración a medida que disminuye la masa.

Alejandro Viñuales desde España, describe el funcionamiento del loop con características muy poco difundidas en nuestro medio:

"La poca velocidad que se aprecia en un lanzado con un seno abierto (un gran "loop") frente a uno con un seno cerrado se debe fundamentalmente a las leyes que rigen el movimiento angular, el viento tiene poco que ver en el asunto, y lanzando en el vacío ocurriría lo mismo".

"Para que me entendáis, y simplificando (así que ruego a los que sepáis física que no me corrijáis por lo que dejo de decir), la línea que forma parte del "loop" en cada momento está animada de un par de fuerzas: una empuja "arriba" y la otra empuja "adelante". Si aumenta el radio del círculo (del "loop") y ninguna otra cosa cambia, la fuerza que empuja hacia "arriba" aumenta y la que empuja hacia "adelante" (que es la responsable de la velocidad a la que se extiende la línea) disminuye, y viceversa".

Ver imagen 2


"Es algo parecido a lo que ocurre cuando un patinador se pone a girar y abre o cierra los brazos: si cierra los brazos el radio de giro es más pequeño y el patinador gira más deprisa, y la resistencia del viento no tiene nada que ver en el asunto".

"A pesar de lo anteriormente dicho, lanzando moviendo la mano (y por ende la caña) en un arco amplio se puede conseguir un bucle estrecho. El motivo es que, si ese tipo de lanzado se realiza correctamente, aumentan las fuerzas que desplazan la línea horizontalmente tanto o más que las que desplazan la línea verticalmente, en comparación con un lanzado tradicional de arco más cerrado, lo que cierra el bucle de la línea. Esto echa por tierra la vieja teoría, que sólo sirve en determinadas condiciones, de que el arco de lanzado no debe superar los sesenta grados si se quiere conseguir un "loop" estrecho."

Analizando con minuciosidad el último párrafo, emerge la siguiente perla: Si se acompaña lentamente la tensión de la línea en el primer tercio de un arco amplio, y luego se aplica un movimiento de aceleración progresiva normal, se obtiene el efecto deseado, "un loop cerrado". También puede lograrse fácilmente con poca línea en el aire, complicándose en la medida que aumenta la cantidad de línea. En este caso, hay que ampliar el arco de lanzamiento, optimizándolo, y pedir ayuda a la mano opuesta para aplicar mayor velocidad.

Ver imagen 3


Descripción de un lance completo: Comienza con un impulso inicial, aplicando una fuerza progresiva, que primero acompaña a la línea con la sensación de empuje, para luego acelerar rápidamente hasta parar. Espera (pausa) para la tensión de línea (cargar la caña), y el movimiento se repite en el sentido inverso.

Variando el ángulo de la caña para adecuarlo a la cantidad de línea en movimiento y con un plano de lanzamiento que desliza a la línea paralela al piso, tanto ésta como la mosca, pasan por encima de la punta de la caña. Con el método señalado, es casi imposible hacer los llamados nudos de viento o tailing loop, aún con mucho viento (siempre que sople con fuerza desde un lugar concreto. Vale reconocer que con ráfagas de viento de dirección variable es difícil evitarlos, incluyendo a los lanzadores experimentados.

Ver imagen 4


También puede variarse el loop (cerrado o abierto), dependiendo de un arco de lanzamiento estrecho o amplio respectivamente, y de cómo apliquemos la fuerza.

CLAVES: PESO Y VELOCIDAD

La combinación de ambos elementos forma el eje principal para lograr un buen lanzamiento.

El peso (masa) está repartido a lo largo de la línea y sólo estamos en condiciones de percibirlo cuando la línea está tensa. La sensación inicial al comenzar el movimiento es el empuje, voy tensando la línea, empujándola y acelero progresivamente hasta parar.

La velocidad progresiva es esencial para manejar el peso de la línea y su cadencia, presentando grandes complicaciones a los iniciados. Suele apurarse el movimiento desde el principio por un temor inconsciente a que la línea toque el piso.

El Peso

Ver imagen 5

Es vital, sentir el peso de la línea en todo el recorrido del arco de lanzamiento, esto quiere decir, desde el impulso inicial hasta la parada. Cuando hay peso, se conserva el control de la línea, es imposible sin él.

¿Y cómo se logra? ; Manteniendo a la línea con tensión siempre que la caña se mueva. Imaginen a la línea estirada sobre el agua y a la caña como una continuación de la línea, al iniciar el impulso inicial, la línea viaja tensa desde el arranque y transmite todo su peso.

En cambio, si la caña está paralela al agua o la puntera apunta al cielo, se produce un quiebre del eje línea-caña, apareciendo una zona ineficaz o negativa. Al iniciarse el movimiento, la caña avanza un trecho sin tensión de la línea y cuando aparece la tensión, el tiempo faltante de aceleración resulta muy escaso. Por lo tanto, es un momento con falta de peso, que impide controlar el lance.

Comúnmente, el aprendiz reemplaza el recorrido estéril mencionado, compensando con un golpe de muñeca y llevándolo a un lance deficiente y sin control. Otros provocan la deriva negativa después de parar la caña en el back cast, obteniendo un lance con idénticos resultados; defectuoso. Cuidado, la deriva negativa es la que se produce en el interior del ángulo de tiro (impulso inicial y parada), la exterior es una deriva positiva (drift), recomendable en la obtención de distancia, presentación de la mosca o para minimizar la vibración de la punta de la caña en el lance final.

Para mantener demasiada línea en el aire, resulta inevitable ampliar el arco de lanzamiento e imprimir más fuerza al disparo. A medida que aumenta la velocidad, se incrementa el peso de la línea con el consiguiente peligro de sobrecargar la caña. Puede producirse como un echo erróneo, fortuito o intencional. Cuando ocurre la sobrecarga, por mucha línea y excesiva aceleración, la caña no responde al impulso del lanzador como debiera, corriendo serios riesgos de rotura.

Ver imagen 6


Veamos como van alternándose parte de los elementos. Una variable fija puede ser modificada por una móvil; se sabe que el peso de una WF8 en sus primeros 9 metros es de 13.0 gms. (Variable Fija), Si se sostiene más línea en el aire, aumenta el peso y viceversa si tenemos menos (Variable Móvil). ¿Pero es todo?, ¿Puede considerarse al peso como una masa inerte y que sólo influye la fuerza de gravedad?.

Es así cuando la aceleración es mínima y la línea apenas se estira. ¿Qué ocurre al imprimir el máximo de velocidad?, La línea se tensa y podemos hacerla rebotar, ¿cuánto pesa en ese momento?. Además, entre el rango mínimo y máximo hay considerables alternativas. También el viento (VM) modifica el peso de la línea (VF). Descubrir todas estas diferencias y llevarlas a la práctica es muy atrayente.

Con razonamientos similares, puede inferirse que si a una caña 8, de acción lenta, se la trabaja con 2 números menos de línea, la caña se convierte en rápida. Lo opuesto ocurre, al agregar 2 0 3 números más a una caña rápida, cambia a lenta.

La Velocidad

Se origina por un desplazamiento rápido y uniformemente acelerado del brazo para formar el arco de lanzamiento. Cuando se requiere distancia, es preciso incorporar un desplazamiento de traslación, el doble tirón y los movimientos de corrección. Son todas las herramientas que dispone un lanzador, para facilitar el incremento de la velocidad.

Transcribo un párrafo que Luis Chiche Aracena enviara oportunamente en un intercambio de opiniones y refleja perfectamente como se comporta la velocidad.

"Que a mayor masa (peso) hay más energía es muy cierto, pero sólo es verdad si se mantiene la velocidad. Energía cinética: E=(mv² : (Energía = ( masa x velocidad al cuadrado)".

"La energía para una velocidad dada, es directamente proporcional a la masa, eso quiere decir que si duplicamos la masa y mantenemos la velocidad, duplicaremos la energía. Pero la energía para una masa dada, es proporcional al cuadrado de la velocidad, por lo tanto si duplicamos la velocidad y mantenemos la masa, cuadruplicamos la energía".

Por ejemplo: Cuando el viento sopla con fuerza y especialmente si viene de frente, es indispensable la ayuda de la velocidad. Es un movimiento similar al de un día calmo, pero mucho más rápido y va complicándose a medida que se reclama mayor distancia. La solución adecuada al problema se resuelve con el recurso del doble tirón y la potencia.

Muchos instructores consideran que con un aumento substancial de la velocidad, uno puede lanzar igual contra viento una línea de número bajo # 2 que una # 8. Es cierto, pero solo en teoría, la diferencia de aptitudes que separa a cada individuo, no alcanza para superar un determinado límite biológico de velocidad que puede desarrollar el brazo. ¿Alguien conoce un campeón de lanzamiento que tire con números bajos en sus récords?.

LA POTENCIA Y EL EQUILIBRIO

La posesión de estos componentes junto con la sensibilidad, sumando, además, el peso y la velocidad, establecen los requisitos indispensables para ser considerado un lanzador completo.

La Potencia

Es el poder de la punta de la caña. Se obtiene cuando se inicia el movimiento después de esperar la tensión de línea (peso) para que la punta se doble (cargar la caña con el peso óptimo) e imprimir con la mano de la caña la máxima velocidad (progresiva) posible y parando de golpe la caña. La maniobra es con el antebrazo levantado y el codo adelante, realizando un avance frontal levemente inclinado de arriba abajo, aprovechando al límite la fuerza de gravedad.

Ver imagen 7

Sin temor a ser tildado de exagerado, puedo asegurar que es "la energía suprema" de un lanzamiento. Esencial para los roll cast ó roll cast de potencia con estupendos loops ovales. También para las dos formas de tiros largos, sacando línea en un solo lance o manteniendo mucha línea en el aire.

Ante estas dos maneras de lograr distancia, surge siempre la misma duda: Cuál es mejor o la más cómoda para la ocasión. Al impulso único para sacar gran cantidad de línea lo impone la lógica, la elegancia y el equilibrio, entre la aplicación de energía y el resultado (eficiencia), otros disfrutan al máximo el vuelo de la línea con sucesivos lances. Creo en las razones de temperamento o competencia que forman parte del individuo y prefiero que conozca los dos métodos para que cada uno elija lo que puede o quiere y no lo que debe.

Quien domine la potencia, puede enfrentar prácticamente, cualquier situación real de pesca en ríos, lagos o lagunas.

El Equilibrio

Tiene que ver con el uso de ambas manos en un lanzamiento. La mano de la caña da potencia y velocidad al movimiento, en cambio la mano restante solo puede aumentar la velocidad, acompañando y equilibrando el tiro.

Veamos un poco al doble tirón (variable móvil): Está asociado comúnmente a la posibilidad de lograr distancia, pero no es excluyente. Cuando se pesca o lanza, ambas manos están casi siempre en contacto con la línea y la caña. El impulso inicial tiene que ser seguido por una velocidad progresiva de menor a mayor hasta parar. El tirón acompaña todo el movimiento y puede ocurrir desde el comienzo, a mitad de camino, o en el final. Seguidamente y poco a poco, se irán desarrollando las variables.

En las prácticas, cuando se persigue un lance récord, se utiliza un arco de lanzamiento amplio, acompañándolo con el cuerpo y el brazo en un movimiento de traslación (base de la caña) para finalmente combinarlo con el doble tirón. Sumando arco + traslación + tirón, se dispone de un recorrido para impulsar la línea, de aproximadamente ocho metros de longitud.

Un lanzador hábil, aprovecha toda esta distancia y el tiempo que tarda en recorrerla para obtener velocidad, potencia y la posibilidad de efectuar correcciones (equilibrio) en el trayecto, combinando o alternando los tres movimientos

El tirar de la línea con la otra mano logra algo que es muchísimo más importante que la distancia y que llamaría equilibrio. Cuando la línea está tensa, se siente su peso en ambas manos y puede jugarse con los dos extremos, empujando el conjunto caña-línea con la mayor suavidad posible. También es posible soltar o frenar a la línea que está entre el índice y el pulgar de la mano izquierda para equilibrar un lance determinado.

Otras variantes del equilibrio: Al empezar con tensión, se está en condiciones de empujar la línea a voluntad, pero el lanzador no es un robot y cuando percibe que el impulso dado con la caña es insuficiente para tensar la línea al final del recorrido, aplica el tirón con la otra mano en busca del equilibrio.

También puede ocurrir a la inversa, ante un impulso exagerado está obligado a soltar línea, evitando el rebote atrás. En cambio si el impulso ocurre con la línea floja, es necesario hacerlo desde el comienzo, para tensar la línea y equilibrar el lance. Además, puede modificar su intención de agregar o cortar la cantidad de falsos movimientos, hasta encontrar el que considere oportuno.

Hablo de empuje, aceleración progresiva y tensión, como condimentos valiosos para lanzar sin golpes e imprescindibles para sentir el peso de la línea y tener control sobre la misma.

Una caña larga recorre una longitud mayor entre punta y punta en un lanzamiento dado que una más corta, esto le da al lanzador más tiempo para actuar sobre la línea. Si es demasiado larga obliga a manejarla con excesiva lentitud. Todos estos problemas, los resuelve siempre el pescador

La muñeca es otro ingrediente fundamental que interviene en el equilibrio. Es increíble la velocidad instantánea de corrección de línea y potencia que puede añadir a un avezado lanzador. También es la responsable de la frustración y dificultades de la mayoría de los principiantes.

Invito a comprobar la distancia que recorre la punta de la caña con un leve giro de la muñeca y como influye en un traslado progresivo. Muchos se sorprenderán

Juan sonríe, incorporó todos los movimientos y los tiene mecanizados. Hoy estudia con entusiasmo como pescar un río, cuál es la mosca conveniente para tentar al pez y percibe que lo sucedido es similar a un efecto boomerang. Está como imaginó al principio, ahora todo es muy simple y al fin puede desentenderse de los engorrosos datos técnicos. Tira bien con cualquier caña, va de pesca relajado e incluso, hasta puede darse el lujo de sentirse un poeta.

CONCLUSIONES

Así les sucede a los que deciden transitar el apasionante camino del aprendizaje. Parece muy fácil cuando se es observador, se complica un poco al inicio de las prácticas y mientras se asimila el mecanismo, para finalmente comprobar la sencillez del movimiento.

Un pescador que recorre con entusiasmo y práctica el trayecto del conocimiento, puede ir avanzando lentamente en el dominio de las variables fijas y móviles, adquiriendo, además, la capacidad para elegir la combinación que mejor se adapta a sus necesidades de pesca. Una vez designado el equipo, las variables fijas disminuyen ostensiblemente y queda el pescador con todas las variables móviles

Las cañas modernas, con nuevos componentes y diseño, son aptas para desarrollar novedosas experiencias con distintas líneas. Creo que falta y se aproxima, una significativa renovación en la fabricación de líneas.

Para pescar, es mejor manejar poca línea en el aire. Se logra mayor control, estrategia, precisión y firuletes. Un disparo en busca de distancia, no da lugar a maniobras.

Son pocas las actividades con un crecimiento continuo, y sin deterioro por el paso de los años como la pesca con mosca. Cuanto más se transita por el sendero, más se sabe de él. Todo lo que compramos, una vez obtenido, fue, en cambio, el conocimiento adquirido enriquece y gratifica siempre.

En ocasiones, al razonar con pares en el entorno mosquero, surgen diferencias y preguntas: ¿todas estas explicaciones son útiles para pescar?, ¿Qué importa un lanzamiento largo, yo pesco corto?. También es cierto que muchos son renuentes a profundizar la técnica, creo que el mensaje tiene que ser claro, no podemos discriminar quién sí y quién no. Un dato técnico exacto y amplio permite que cada uno elija hasta dónde quiere llegar, dándole mayor importancia a los que aprenden que a los que enseñan.

Al mosquero le atrae ampliar conocimientos, su curiosidad lo convierte en la primer presa; Antes de capturar un pez, queda atrapado por la modalidad. Desde lo simple hasta la complicación más extravagante, se abre un abanico de variables enriquecedoras, que sólo él, puede limitar.

Es una actividad gratificante asociada por lo general a la pesca deportiva y su práctica obliga al esfuerzo combinado de ingenio, paciencia y técnica. Sin embargo, el concepto puede ser ampliado con adjetivos mucho más acertados y abarcativos:

Recreacional, intuitiva y lúdica.

Percibo el lanzamiento como un juego. A la acción poderosa de la caña, se suma la armonía de distintas velocidades, que logro, combinando las dos manos. El equilibrio es atrayente, siento deslizar la línea por los pasahilos, no hay sonido producido por la caña contra el aire y las vibraciones de la punta son completamente imperceptibles. ¡Es un placer!.

Quiero agradecer expresamente a los Señores Luis "Chiche" Aracena y Alejandro Viñuales, ambos colaboraron con generosa minuciosidad y lúcidos conceptos. También a Marcos Czerwinski, Luis Nasim, Héctor Trape, José "Pepe" Cagliolo, Alejandro Martello y a mis compañeros de la AAPM, quienes sin saberlo, brindaron numerosos chispazos de luz. En definitiva, todos influyeron aportándome fuerzas y sustento para llegar hasta el final.
Además, un reconocimiento especial a Guillermo Tusini por los gráficos.

Bronislao Mech



Categorías

Buscador



 
el loop
el loop
imagen 2
imagen 2
imagen 3
imagen 3
imagen 4
imagen 4
imagen 5
imagen 5
imagen 6
imagen 6
imagen 7
imagen 7