Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Notas » Institucionales
Un problema recurrente: los accesos de pesca
El día jueves 11 de octubre de 2001 fui personalmente, en misión oficial, a inspeccionar un predio fiscal...

 

... en compañía de dos de mis colaboradores directos: el Director de Contralor (Jefe de Guardafaunas de la Provincia) y el Jefe de Administración. Terminamos con una denuncia penal efectuada por el administrador de la Estancia Quemquemtreu.

Es una interesante historia que comenzó con un señor que solicitó hace un tiempo el uso de una porción de tierra fiscal para criar algunos animales a la Dirección de Tierras. Como la receptividad de la tierra aparentemente no servía para eso, hizo otra presentación más ambiciosa para realizar un emprendimiento que involucraba la cría de codornices y faisanes, la plantación de frutales para su explotación y la instalación de un camping agreste para, entre otras cosas, atender a los pescadores deportivos.

La Dirección de Tierras giró el expediente a la Subsecretaría de Turismo para ver si el emprendimiento estaba en armonía con la política turística provincial.

Como nuestra Dirección de Fauna está dentro de Turismo, nos comisionaron para hacer la inspección.

Este pequeño campo es una franja angosta de 230 hectáreas a lo largo de unos 9 km de la costa derecha del río Collón Curá, justo cuando éste forma la cola del embalse Piedra del Águila...

La fracción corresponde a la expropiación que la Nación efectuó cuando se construyó la represa de Piedra del Águila. En esa expropiación algunos sectores no quedaron bajo el agua aunque sirven para protección por los cambios de nivel del embalse. Esas fracciones fueron donadas a la Provincia del Neuquén, las que mensuró y escrituró a su nombre.

La fracción en cuestión tiene servidumbre real ya que la única forma de acceder es a través de un camino existente perteneciente a la estancia Quemquemtreu, cuyo campo la engloba por todos los lados terrestres. Ese camino parte desde la ruta Provincial Nº 49 (ex-Ruta 40) que une la ruta Junín-San Martín de los Andes con la ruta a Bariloche, pasando por el puente sobre el río Caleufú.

Tras un invierno muy lluvioso, esperamos para hacer la inspección algunos días de buen tiempo. Como no conocíamos el lugar invitamos a la inspección al personal que había participado en la mensura del predio con asiento en San Martín de los Andes.

Por ello fuimos allí en primer lugar, desde Junín. Por diversos motivos (que voy a tratar de aclarar) no pudimos encontrar a alguien que pudiera ayudarnos.

Como debíamos ingresar al predio provincial a través del camino de servidumbre de la estancia, por una cuestión de ética llamamos por teléfono a la misma para avisar que iríamos. Una voz femenina en el contestador automático nos indicó que no estaban, grabamos el mensaje avisando que iríamos y partimos a eso de las 11 de la mañana.

La primera sorpresa fue encontrarnos una tranquera de la estancia Quemquemtreu ¡sobre la Ruta Provincial Nº 49! Por suerte no tenía candado, la abrimos, pasamos el vehículo oficial y la cerramos nuevamente, no sin intercambiar comentarios sobre la legalidad de una tranquera privada sobre una ruta pública...

Seguimos hasta el desvío del camino de servidumbre.

No estoy muy seguro de esto, pero aparentemente la traza de este camino fue hecha por Hidronor cuando pensaban hacer la represa Collón Curá (a la que, dicho sea de paso, nos opusimos fuertemente en su oportunidad). No importa ahora. Tomamos por ese camino y nos encontramos con otra tranquera. Desde la camioneta se veía cerrada con una cadena con candado. Dijimos que si estaba cerrada debíamos ir a buscar la llave para poder abrirla. Pero cuando bajaron mis dos acompañantes se dieron cuenta que, si bien el candado estaba cerrado, en realidad la cadena tenía una especie de gancho que permitía quitarla con total facilidad.

Abrimos la tranquera, pusimos la cadena tal como estaba y pasamos hacia el predio provincial.

En él nos encontramos con un lugar en el que las ramas de los sauces de la costa estaban convenientemente cortados como para, aparentemente, por ejemplo, permitir la extracción de embarcaciones desde el río...

Nos encontramos que en el predio de propiedad del Estado Provincial hay una bajada al río muy interesante... evidentemente utilizada para extraer balsas.

En fin... nos encontramos con un inmenso potencial de desarrollo para Junín y San Martín de los Andes.

Cuando estábamos buscando los mojones de la mensura y a eso de las dos de la tarde apareció una camioneta doble cabina por el mismo camino que nosotros habíamos hecho. Nos dirigimos caminando hacia la misma y se bajó el que la manejaba. Era el encargado de la estancia Quemquemtreu a quien dos de nosotros conocíamos desde hace algún tiempo.

Sinceramente me faltan palabras para explicar el grado de histeria que tenía. Nos comenzó a insultar, nos acusó de romper la tranquera, nos trató de mentirosos, de funcionarios que no cumplíamos con nuestro trabajo, nos siguió insultando en forma un tanto extraña.

Recuerdo una frase que me quedó textualmente grabada y que dirigió directamente a mi persona apuntándome con el índice. En su aparente enajenación y paroxismo me dijo: "Yo sé a lo que venís vos, venís a joder para hacer un acceso de pesca".

Siguió insultando completamente sacado (como dicen ahora). Tuve miedo. Recordé los disparos intimidatorios que hace algún tiempo le hicieron a mi Subsecretario en el Chimehuín. Pensé que la cosa iba a mayores por su exaltación extrema. En un momento dijo: "Mejor entro (en la camioneta) porque no sé lo que puedo hacer".

En un instante pensé que la situación, por su exclusiva culpa, podría derivar en algo muy malo. Pero su furia, aparentemente impostada, no llegó a tanto.

Los que me conocen bien saben que cuanto más ardua es la discusión mayor es mi calma. Traté, suavemente, en medio de la estepa y al lado de unos de los mejores pesqueros de la Patagonia, de poder hablar en forma civilizada con esta persona alterada. Fue imposible.

Le mostré el expediente, le mostré el plano de mensura donde claramente se ve lo de la servidumbre, le pregunté si había escuchado el mensaje que le dejamos en el contestador (dijo que no). Fue imposible, siguió insultando histéricamente.

Él estaba acompañado por un muchacho que no conozco, aunque creo poder identificar sin inconvenientes. No lo escuché decir una palabra. Pero íntimamente sé que él puede dar fe de lo que digo. Inclusive, creo que sin pensarlo, el insultante me dijo que él iba ser testigo de sus propios insultos hacia mi persona. Creo que no va a declarar esto.

Antes de encontrarnos el encargado había llamado por radio a la Brigada Rural de la Policía Provincial. Cuando se comunicó otra vez, estábamos todos juntos. El Oficial de la Policía le preguntó por radio si nos había identificado y este señor le dijo que no, que no nos había identificado. A dos de nosotros nos conocía perfectamente, absolutamente. Insistentemente le dije "¡decile que soy Alejandro del Valle, decile quién soy!". Negativo, le dijo que no nos conocía. Otra gran mentira del encargado de la estancia Quemquemtreu (la primera fue que habíamos roto la tranquera).

Cuando le pregunté por qué no había dicho quién era siguió con los insultos y alaridos histéricos.

Hace muchos años que me di cuenta que cuando uno no quiere, no se puede. Le dije que no se podía hablar civilizadamente en esas circunstancias porque estaba muy ofuscado y que mejor sería esperar a la Policía. Nos retiramos a nuestro vehículo para esperar, pero él se volvió impensadamente con su vehículo en dirección a la tranquera.

A esa altura de los acontecimientos debe haber estado desesperado ya que volvió a mentirle a su propia esposa que apareció por allí en otro vehículo diciéndole textualmente "los Guardafaunas ahora rompen las tranqueras". Seguidamente volvió a mentir y nos dijo: "la Policía no va a venir, pueden irse".

No lo sé, pero quizás esperaba simular un escape nuestro, ¡nada más equivocado! A 30 km/h y con las luces prendidas (de día, a media tarde) regresamos a Junín. A mitad de camino nos encontramos con la Policía, que sí venía como corresponde. Hasta traían un Guardafauna nuestro, por si se trataba de un caso de furtivismo!!!

Nos tomaron los datos y el Oficial nos corroboró que el encargado había mentido ya que había dicho que no nos había identificado y que nos podíamos ir ya que no iban a venir... Nos dijo que no podía darse una orden radial para dejar ir a quienes teóricamente estaban cometiendo un delito.

Fuimos directamente a la Regional de la Policía de la Provincia e hicimos nuestra exposición contando los hechos tal como sucedieron.

La Policía cumplió con su trabajo en forma perfecta como siempre lo hacen ayudándonos en nuestro trabajo de combatir al furtivismo. Ahora tenemos que notificarnos de la denuncia hecha por el encargado de Quemquemtreu y él debe notificarse de nuestra exposición. Ya habrá tiempo de hacer nuestra contra-denuncia.

Alguien debe hacer que un recurso público sea accesible para el público. A nosotros nos paga la comunidad con sus impuestos para que el recurso sea protegido y, al mismo tiempo, para que brinde las mayores posibilidades recreacionales y económicas para toda la comunidad. Seguiremos trabajando para ello.

Actores de esta historia:
Yo: Alejandro del Valle - Director Provincial de Recursos Faunísticos de la Provincia del Neuquén.
Acompañante 1: Gustavo Ivanoff - Director de Contralor.
Acompañante 2: Jorge Romero - Jefe del Departamento de Administración.
Encargado de la estancia Quemquemtreu: Martín Zimmerman.
Acompañante del encargado: Aún no sabemos, pero seguramente debe figurar en la denuncia.

Lugar de esta historia:
Predio provincial en el río Collón Curá inferior. Extraordinario ambiente pesquero deportivo público. Futuro impresionante para Junín y San Martín de los Andes.

por Alejandro del Valle




Artículo Relacionados
“Los unos y los otros”
Accesos públicos. Accesos restringidos. Alambrados. Abusos y Amenazas
Accesos públicos de pesca en Neuquén
La Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Neuquén elaboró este trabajo sobre los accesos públicos a lugares de pesca.
Depredación en el Collón Curá
Hace pocos días el diario Río Negro daba cuenta de una noticia sobre el arresto de un grupo de personas.

Categorías

Buscador