Acceso Premium

    Usuario:
    Contraseña:

Inicio » Notas » Ecología
Didymo, el alga tan temida

La primera noticia que trajo consigo esta temporada fue el descubrimiento en las aguas del Río Grande (Futaleufú) de un alga invasora llamada Didymosphenia Geminata (alias) moco de agua.

Cara de asombro y desesperación al ni siquiera existir datos en Wikipedia, pero pasado los días nos fuimos enterando que es una especie de alga que genera en su floración un desagradable efecto en las cristalinas aguas de los ríos y arroyos, haciendo que los nutrientes y hongos que transportan las aguas, al ser detenidos por una microscópica red de tallos, que adhieren las citadas algas al lecho rocoso, generan a partir de la descomposición de los mismos, algo similar a un curso de aguas servidas.

Por suerte ante la alarma temprana de su descubrimiento en el mes de mayo en la región del Río Espolón en Chile, las autoridades de la provincia del Chubut a través del Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable, se informaron y lanzaron un plan de Prevención y Monitoreo de Didymo en todas la cuencas de la cordillera.

Actualmente, se monitorean unos 50 lugares en la provincia y se coordina una media docena de puestos sanitarios de desinfección de embarcaciones y equipos de pesca con la intención de evitar se expanda la plaga a través de las esporas que pudieran estar adheridas en la humedad de prendas y elementos.

Según los dichos del Biólogo Gabriel Bauer, responsable del relevamiento, todas las medidas tomadas hasta el momento, son la única respuesta a la problemática y si bien por cuestiones de tiempo pueden ser interpretadas como apresuradas aunque bien intencionadas, los resultados recién estarán visibles en no menos de cuatro o cinco años a la fecha.

Por último se nos hizo saber la falta de articulación con otras provincias que desconocen o bien soslayan el problema ya que la emergencia no alcanzó carácter nacional ni hubo respuesta de la cancillería ante la necesidad de coordinar con el vecino país trasandino una acción conjunta.

Sabiendo que en la portada centro del Parque Nacional Los Alerces se estaba procediendo a la desinfección de equipos, partimos presurosos para vivir la experiencia y poder relatarla en esta nota.

La guardaparque después de los saludos de rigor, nos preguntó si traiamos equipos de pesca indicándonos un lugar en donde se nos lavarían con agua salada el copo, los waders, botas, reeles, cañas y cajas de moscas.

El trámite llevó aproximadamente unos veinte minutos, por suerte no fue necesario mojar el wader por dentro, después de escurrir un poco los elementos lavados, con las cajas de moscas abiertas en la luneta trasera del auto, partimos presurosos al encuentro de las primeras arco iris de la temporada.

La naturaleza se abre paso y forcejea con la interacción del hombre en la búsqueda de la preciada armonía de un ambiente saludable y sustentable, muy a pesar de algunos, este nuevo actor se incorpora a nuestro cotidiano, sólo cabe entenderlo y convivir en conformidad.

Horacio Eliseo Galván
Staff de flyfishing-argentina.com
Patagonia, noviembre de 2010

Como es ético y de forma nombrar las fuentes, agradecemos, por el uso de algunas imágenes en esta nota, al sitio http://organismos.chubut.gov.ar/ambiente

Agradecemos además haber impreso en el folleto informativo, la imagen de un gran kaster esquelence perteneciente al staff, foto publicada en una nota del sitio http://www.flyfishing-argentina.com

 



Categorías

Buscador